Compartir

Las reformas laborales del PPSOE, la pasividad cómplice de los grandes aparatos sindicales y el fraude patronal en la contratación explican esta situación de crecimiento de la precariedad con el objetivo de hacer caer los salarios.

Algunos datos son reveladores sobre cómo el capital y sus gobiernos han ido abordando la crisis económica generada por la especulación financiera: el año pasado se firmaron casi tres millones más de contratos que en 2007, pero hay 1,2 millones de parados más y un millón menos de ocupados; el peso de los contratos ultrabreves (inferiores a una semana) ha crecido 10 puntos en una década y el empleo a tiempo parcial ha crecido un 72% desde 2007. Las reformas laborales del PPSOE, la pasividad cómplice de los grandes aparatos sindicales y el fraude patronal en la contratación explican esta situación de crecimiento de la precariedad y de caída de los salarios, el objetivo último de ella.

Refiriéndonos al mes de octubre el 36,4% de los más de dos millones de contratos inscritos en los servicios públicos de empleo durante tenía una duración igual o inferior a un mes, según datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

En total, en octubre se registraron 740.200 contratos de un mes de duración o inferior al mes. De esta cantidad, la mayor parte presentaba una duración igual o inferior a siete días. En concreto, el 26,1% de los contratos realizados en octubre (531.613), es decir, algo más de uno de cada cuatro del total de contratos efectuados en dicho mes, tenía una duración igual o inferior a la semana.

Por su parte, 79.243 contratos (el 3,9%) presentaban una duración de entre una semana y 15 días, mientras que 129.344 (6,3%) tenían una duración de entre 15 días y un mes.

Con entre uno y tres meses de duración se efectuaron 175.319 contratos en octubre (el 8,6%), mientras que los contratos de entre tres y seis meses sumaron 119.614 (el 5,9% del total).

Por último, de entre seis y doce meses de duración se registraron 59.462 contratos (el 2,9%), en tanto que 7.127 contemplaban una duración superior al año (el 0,3% del conjunto de contratos).

Asimismo, en el registro del SEPE figuran en octubre 727.920 contratos de duración indeterminada y 202.542 contratos indefinidos, cifra ésta última que equivale al 9,9% del total de contratos efectuados en el décimo mes del año.

En conjunto, sumando todos los contratos de octubre, la duración media de los mismos fue de 55,85 días, la segunda cifra más baja en un mes de octubre desde el año 2006, cuando arranca la serie de esta estadística.

En concreto, sólo en octubre de 2016 la duración media de los contratos fue inferior a la de octubre de este año, con 54,37 días frente a 55,85 días.

En los meses de octubre del periodo 2006-2009, la duración media de los contratos superó los 80 días, alcanzándose el máximo en 2008, con 86,67 días de duración media.

En los años siguientes, se observa, en general, un descenso progresivo de la duración media de los contratos en los meses de octubre: 71,07 días en 2010; 69,19 días en 2011; 63,96 días en 2012; 58,92 días en 2013; 59,26 días en 2014; 58,14 días en 2015; 54,37 días en 2016 y 55,85 días en 2017.

No obstante, si se compara la duración media de los contratos de octubre de este año con la del resto de meses del actual ejercicio, la cifra sale mejor parada, pues es la segunda más alta en lo que va de año tras la de septiembre (58,83 días).

Hasta el momento, el mínimo anual se experimentó en agosto, cuando los contratos registrados en el SEPE presentaron una duración media de sólo 43,03 días.

Kaos en la Red