Compartir

Los Comités para la Unidad Obrera (CUO) de L’Alacantí,  compartimos  luchas durante las huelgas de finales de 2011 y 2012 motivadas por los impagos salariales de las empresas Esabe, primero, y Kluh Linaer, después;  denunciamos el intento de ERE en abril de 2014 y ante el Acuerdo alcanzado para la Firma del Convenio Colectivo de Limpieza de Centros Sanitarios de la Provincia de Alicante no podemos  permanecer en silencio.  Sobre todo,  hay que desenmascarar  las excusas de las organizaciones sindicales participantes en la Mesa de Negociación ( CC.OO. y UGT)  que justifican  la desconvocatoria de la huelga indefinida  prevista  para el  pasado 1 de diciembre y el acuerdo.

En la única Asamblea  celebrada en el HGU de Alicante las trabajadoras manifestaron su apoyo a la  huelga y parece que así ocurrió en todo el sector. Por eso  tras el  raquítico acuerdo salarial muy por debajo del propuesto  por esas mismas centrales sindicales para 2017 (1,8-3%), se  seguirá perdiendo poder adquisitivo, pues no se garantiza la imprescindible cláusula de revisión salarial en caso de que la subida de precios (IPC) supere la inicialmente prevista.

El argumentario desplegado por los firmantes  es  profundamente antiobrero y antisindical. No cabe  imaginar  alegato más eficaz contra la herramienta de la huelga y, viniendo de organizaciones obreras, ni el mayor de los ataques del enemigo de clase puede ser más dañino. Ningún Decreto, Ley, Constitución o Fuero de los españoles puede impedir hacer huelga a un colectivo de trabajadores/as dispuestos/as a hacerla. Pero con este tipo de "acción sindical" nos llevan a una clave de derrota que hace innecesario reprimir una herramienta que nuestras propias organizaciones desprestigian.

Incluso  entrando  en su juego de números, en su cuento de  trileros,  que más parecen los cálculos de la patronal, se ve la manipulación de los datos. Con sus propios cálculos, hubiera salido rentable una huelga de 12 días. ¡12 días, más de 1000 trabajadoras de la limpieza sanitaria en toda la Provincia! Podemos imaginar el impacto y la capacidad de presión laboral y social que eso supone. Manipulan porque ocultan y computan todo el pretendido coste económico de una huelga en el primer año del convenio,  cuando los beneficios en caso de victoria, y luchamos para vencer, serían durante los 5-6 años de vigencia. Si el nuevo contrato con la Conselleria de Sanitat ha incrementado en cerca de un 18% el dinero público para las empresas adjudicatarias de la limpieza sanitaria, comparado con las minúsculas subidas salariales (0-2%), no necesitamos hacer muchas cuentas para saber quién se lucra con nuestra fuerza de trabajo y parasitando los presupuestos generales.

Más allá de los números, lo absolutamente inaceptable es la frivolidad con que tratan la Huelga, sólo en términos de “problemas e inconvenientes” y claudicando para generar “el menor perjuicio posible a la colectividad”. Algunos  olvidaron  que “el derecho de huelga se consigue haciendo huelgas…” ( M. Camacho dixit) y, desde luego no huelgas de mentirijillas, como estos sinvergüenzas y manipuladores se refieren a ellas.

La Huelga no es el único pero sí el más potente instrumento de lucha de la clase trabajadora. Las huelgas muestran claramente quiénes somos las y los que producimos riqueza, que sin nuestro trabajo no se mueve un solo engranaje ni el patrón obtiene un solo € de beneficio. Una huelga correctamente planteada, y decidida en asambleas, cohesiona a las plantillas, colocándolas en una mejor posición para la negociación del siguiente convenio colectivo: ¡Justo lo contrario de los preacuerdos y desconvocatorias efectuadas!

La plantilla puede exigir asambleas y votar la firma o no de la miseria alcanzada y, cuenta si lucha unida con  gran capacidad de presión porque, así lo decía aquella consigna que tantas veces coreamos: ¡SIN LIMPIEZA NO HAY SANIDAD! Si decide luchar, ahí encontrara a hombres y mujeres de los CUO que hacemos del apoyo mutuo – como ya conocen- algo más que palabras.

CUO L'Alacanti