Compartir

El conflicto de las trabajadoras de Residencias de Bizkaia que llevaba ya más de 360 días de Huelga ha finalizado con un buen resultado en sus peticiones laborales. Desde el 17 de Marzo de 2016 en el que comenzaron las movilizaciones de estas mujeres coraje hasta este viernes 27 de Octubre de 2017, no han parado de luchar en sus objetivos de clase y género.

Hoy las calles de Bilbao se teñían de verde como otros días. Por fin la larga lucha de estas obreras de los geriátricos ha llegado a buen puerto. Las más de 5.000 gerocultoras, auxiliares, cocineras y trabajadoras de limpieza han conseguido sus peticiones al hacer firmar a las tres patronales del sector: Gesca, Lares y Elbe. La subida de sueldo, la entrada como tiempo trabajado del bocadillo y descanso, las 35 horas semanales, o el incremento del ratio a negociar con Diputación, forman parte de sus conquistas sociales.

Dos años de lucha diaria por los pueblos y ciudades de Vizcaya. La marcha verde ha finalizado con la V de Victoria y con las camisetas verdes volando por las céntricas calles de Bilbao, a ritmo del Vals del Obrero. Lágrimas en los ojos, la emoción de sus caras entre madres obreras, entre jóvenes trabajadoras; que desde un principio dejaron muy claro que la lucha de clases era una realidad en el País Vasco con su ejemplo a seguir por su doble condición de explotadas. Hay que recordar que la mayoría sindical en este conflicto laboral y en la negociación con las patronales han sido las trabajadoras de ELA, quiénes gracias a su caja de resistencia, han podido aguantar todos estos meses. 

Hay que seguir agradeciendo la colaboración de la asociación de familias de mayores “Babestu” que en todo momento han apoyado y defendido la larga lucha de estas valientes obreras , para poder hacer ver a la opinión pública que los gestores políticos y empresariales mentían cuando hablaban de ellas desde los medios de comunicación del Gran Capital. Y desde un plano humanista hay que resaltar la importancia del tejido de relaciones de solidaridad y de compañerismo que se han creado al unir a tantos sectores de residencias y de gremios. La conciencia de clase adquirida en esta larga batalla supone un claro ejemplo más de aprendizaje para la Historia del Movimiento Obrero, no sólo del País Vasco; sino del resto de nacionalidades y pueblos de España, así como de otros países del mundo. 

La lucha continúa, y ellas están ahí como ejemplo para otras trabajadoras y trabajadores de otros pueblos del Estado y del mundo cómo bien nos explicaron en el mitin del centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre en el Ateneo de Madrid. Recordaremos siempre sus marchas, sus largas manifestaciones en tres columnas, sus visitas a otras residencias en conflicto, pero sobre todo sus lemas como el famoso : “Erresidentziak Borrokan!!!” Desde nuestro Partido y desde nuestra Juventud, desde el PCPE, os volvemos a decir: “¡¡¡Sois un ejemplo a seguir!!!”

EK-PCPE-Gazteria.