Compartir

 

Los días 5 y 6 de Febrero de 2014 se va a celebrar en Barcelona el 1er. Congreso Mundial de la Unión Internacional Sindical (UIS) de Pensionistas y Jubilados de la FSM (Federación Sindical Mundial), acontecimiento histórico donde los haya, ya que dicho Congreso va a reflejar el ascenso ideológico y organizativo de una parte importante de la clase obrera mundial cada vez más combativa, que apuesta decididamente (y a pesar de las enormes dificultades de todo tipo) por la construcción o reconstrucción de un importante y poderosísimo instrumento como es un sindicato de clase, internacionalista, democrático, moderno, que tiene como objetivo central y único la creación de una sociedad sin explotados ni explotadores, es decir una sociedad socialista.

No se exagera cuando se dice que es un acontecimiento histórico ya que la Federación Sindical Mundial estuvo a punto de su desaparición  total como consecuencia de la decisión política de Gorbachov y sus aliados de entregar el sindicalismo de los países socialistas del Este de Europa a la CIOSL (ahora CSI). Solo la acción decidida y decisiva de algunos camaradas lograron impedir la desaparición total, entregándose a la reconstrucción de la FSM de una manera heroica, altruista en el marco de una acción política del imperialismo y sus aliados caracterizada fundamentalmente por el acoso permanente, el ninguneo internacional y la compra de voluntades de todo tipo. Gracias a estos camaradas y a las organizaciones en las que ellos militaban se pudo salvar el espíritu y los principios que la FSM tenía desde su fundación.

Para que se valore en toda su dimensión este 1º Congreso sería conveniente dar  a conocer algunos elementos que permitirán comprender en profundidad la importancia congresual. La Unión Internacional de Sindicatos de Pensionistas y Jubilados (UIS de P y J) sería tras este Congreso la primera Organización Sindical de carácter mundial y de clase que organizaría con voluntad política y sindical a los millones de jubilados y pensionistas que con datos de la ONU, la UE y de distintos gobiernos y organizaciones en torno al año 2025 significaría el 30 % de la población mundial. Por poner un ejemplo significativo en la actual Alemania de 62 millones de personas con derecho a voto 20 millones son jubilados. El peso político y sindical de los votantes de edad avanzada es hoy mucho mayor votando con mucha más frecuencia que los jóvenes. En las elecciones de 1994 el 30 % de los votantes fue mayor de 60 años. Por supuesto la mayoría de los votantes de esta edad eran mujeres.

En España, por recordar datos, más de 42.000 hogares (el 9%) con alguno o varios miembros de su familia en paro están sustentados por un pensionista que en la mayoría de los casos está en ese porcentaje del 54% que cobra una pensión igual o inferior a 450 euros. Estas pensiones suponen el 27% de los ingresos de los hogares españoles. Los 8 millones de perceptores de pensiones y jubilaciones mueven una cifra de 100.000 millones de euros, ello puede explicar, en gran parte, en esta época de crisis del capitalismo el asalto a las pensiones públicas y el papel que juega la familia y entorno en atemperar la necesidad del estallido revolucionario que cambie las actuales estructuras. Por ello y para España en la que ninguno de los sindicatos existentes están organizados en ninguna federación mundial de Pensionistas y Jubilados, aunque si lo estén en organizaciones regionales más o menos amplias, el 1º Congreso de la Unión Internacional Sindical de Pensionistas y Jubilados de la renacida y ya potente Federación Sindical Mundial es un hito importante e histórico y el único instrumento que recogerá sus reivindicaciones básicas y estratégicas.

Si para un país capitalista importante la masa de jubilados y pensionistas es determinante podemos imaginarnos la importancia que tendrá en países de todo el mundo, algunos de ellos clave en sus respectivas zonas de influencia. La lucha en torno a un programa sindical único, unitario y político de estos millones de trabajadores es un objetivo estratégico mundial de primera magnitud.

Dar más datos sobre la importancia sindical y política de este 1º Congreso es una ofensa a la inteligencia y por ello es necesario felicitar, felicitándonos, a la dirección de la FSM por convocar un Congreso en este tiempo tan oportuno, aunque sea con enormes dificultades, siguiendo las ideas leninistas de osadía, oportunidad, temporalidad y organización.

Por todo ello y por más elementos que la obligada brevedad del artículo impone sería bueno, conveniente y necesario también divulgar y apoyar, según nuestras posibilidades, este 1º Congreso Mundial de Pensionistas y Jubilados a celebrar en Barcelona en fechas al principio señaladas.

Parmenides