Compartir

De nuevo las trabajadoras de las Residencias de Bizkaia siguen con sus justas reivindicaciones laborales por las calles de los pueblos y ciudades de la provincia hasta el 31 de Octubre de 2017.

Desde que comenzase este conflicto obrero el verano pasado de 2016, las auxiliares, gerocultoras, trabajadoras de la limpieza y cocineras llevan ya un total de más de 300 días de Huelga, que sigue acrecentando la lucha de clases en el País Vasco, destacando el valor de género en estas movilizaciones al ser mayoritariamente mujeres en las plantillas de este sector de servicios.

Por más que el Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Bizkaia (PNV+PSE) siguen intentando desviar la atención en los medios de comunicación, vendiendo un modelo de Basque Country Way of Life, más conocido como el “Oasis Vasco”, donde todo es una bella Arcadia Feliz con su museo Guggenheim en la Capital Vip de Bilbao y Roca Dragón en la ermita de San Juan de Gaztelugatxe en lo que se conocía hasta ahora como la Costa de Bermeo; la realidad de nuestro entorno es la agudización de los conflictos laborales donde el Movimiento Obrero de la zona tiene mucho que decir todavía, tras décadas de sufrimiento con las consecuencias de la famosa Reconversión Industrial y las diversas traiciones sindicales destacándose en ciertos períodos sobre todo UGT y CC.OO. 

Las trabajadoras de las Residencias de Bizkaia siguen apostando fuerte en sus manifestaciones, que han sido todo un éxito en todo el periodo vacacional, siendo uno de los puntos más fuertes las demostraciones de fuerza de la marea verde de las afiliadas a ELA en plenas Fiestas de la Semana Grande de Bilbao a finales de agosto. Hay que destacar una vez más la apatía de LAB al respecto, y el abandono y no participación de los otros dos sindicatos ya mencionados poco más arriba. 

Las tres patronales: Gesca, Elbe y Lares, siguen en su tesitura de no negociar nada con las obreras de los geriátricos (Ratios, sueldos, etc). Estas actitudes decimonónicas del empresariado vasco, se complementan con el comportamiento despótico y prepotente de sus correas de transmisión en el mundo político como es el caso del señor diputado foral Unai Rementería que sigue obviando y negando la existencia de la lucha obrera de más de 5.000 operarias, que siguen en la calle a pesar del 90% de mínimos que se han exigido para continuar la huelga en los últimos meses. 

Las huelguistas con sus lemas: “Porque somos mujeres y nadie nos escucha”, “Erresidentziak Borrokan”, “Rementería no más mentiras” , cantando versiones del Resistiré, y del Vals del Obrero, anuncian un otoño igual de reivindicativo que estos meses pasados, con marchas, columnas o visitas a localidades como Mundaka, donde fue alcalde y reside el ya citado burukide. Ellas lo tienen muy claro, como hemos podido comprobar de primera mano desde el PCPE en las Asambleas de trabajadoras, y seguirán hasta la victoria final como hicieran los mineros y las mujeres de estos en Gran Bretaña entre 1984 y 1985 de la mano del líder comunista Arthur Scargill. (Precisamente una de sus denuncias más importantes es señalar que su sueldo no es un complemento con el de sus parejas, como señalan desde la parte empresarial con todas los prejuicios machistas que lleva implícito).

Toda una situación esperpéntica que desde el PCPE llevamos denunciando desde los tiempos de “Nuevo Rumbo” en la década de los ochenta del siglo XX, y que en este siglo XXI, desde el “Unidad y Lucha” en pleno centenario de la Revolución de Octubre , seguimos recordando que el proletariado existe en todos los pueblos del mundo, como nos ocurre en Euskadi, donde ya se plantean otros cierres como el de Fagor con más de 300 empleados, o la antigua General Eléctrica que deslocaliza su factoría de Ortuella huyendo directamente a Francia, dejando a más de 250 familias sin empleo ni vida. También hay que mencionar la quiebra histórica de La Naval de Sestao y el futuro incierto de los 250 trabajadores de CEL de la zona de Encartaciones.

Desde Euskal Herria seguiremos informando de todas estas luchas obreras como siempre hemos hecho desde hace décadas desde el PCPE y su Juventud, cuyos cuadros siempre han estado en los conflictos laborales en primera línea tanto por convicción, como por conciencia y origen de clase; siendo la Huelga de Residencias en Bizkaia, uno de los movimientos en el que más de cerca estamos viviendo, así como colaborando en todo lo que nos piden estas valientes trabajadoras. De nuevo con fuerza y con coraje como bien gritan todos los días:

Erresidentziak Borrokan!! La Naval ez itxi!!

El pequeño Maxím