Compartir

Arde el bosque y, el monte,  arden y arden, y ante esta situación de destrucción del medio natural nos deberíamos de preguntar, ¿ que es lo que motiva el que año tras año nuestros bosques, nuestros espacios protegidos, nuestras reservas naturales sean arrasados/as por el a veces  purificador fuego?. ¿ Podemos asegurar que detrás de esta situación de catástrofe medio ambiental, siempre esta el interés empresarial ? Sea por intereses urbanísticos, sea por intereses agrícolas  u otras algunas formas de aprovechar el resultado de lo que el fuego ocasionó, ante esta pregunta solemos responder sin hacer reflexión alguna y la respuesta es siempre, SI , es la mano del empresario o corporación capitalista de turno que pretende construir urbanizaciones o instalar alguna sección industrial, en otras ocasiones culpamos al interés del agricultor de la comarca que con afán de expandir su cultivo pretende que se  recalifique el suelo y deje de tener la consideración de  protegido.

En alguna de las ocasiones podemos asegurar  que con estas afirmaciones o denuncias  hemos dado en la diana, y digo en alguna de las ocasiones que no en todas.

Ante las destrucción del medio que ocasiona el fuego, nuestra rabia ante tal catástrofe no nos debe cegar e impedirnos el que hagamos un análisis razonado y concienzudo de que motivos y qué razones puede haber tras un incendio.

Ya hemos dicho que somos conscientes que en ocasiones, mas de las deseadas,  el interés de algún criminal empresario, grande o mediano, es el que ocasiona que nuestros bosques y fauna perezcan bajo las llamas.

Pero también  profundizamos  en nuestra reflexión y no encontramos las razones que ocasionaron otros incendios en los que no están presentes las demandas especulativas  del algún interesado capitalista, pero sí esta mas que demostrado que fueron provocados por la mano del hombre. Y es en estos casos donde nos invaden las dudas, razonables dudas, de por que esta acción criminal se ha llevado a cabo, ¿ que fue lo que llevo  a este vecino o vecinos a quemar el entorno natural, qué razones motivan el que se llegue a tan  extrema visceralidad en contra de nuestra flora y fauna, en contra de la misma vida?... Y la respuesta no podrá ser  hallada  desde el análisis simplista  o infantil, no nos  permitirá  hallar las razones de tan nefasta actuación si tan solo limitamos nuestra observación al aspecto del  interés y beneficio especulativo. La respuesta la encontraremos en el   principal elemento de la razón de ser del capitalismo,  que no es otro que el carácter de propiedad del suelo, si es la situación de este en su forma jurídica de propiedad privada la que al igual que el interés del propietario capitalista interesado en la recalificacion, ocasiona el que nuestro vecino de yesca al bosque, esta acción está motivada  en muchas de las ocasiones por que  estos  suelos, que hasta no mucho eran de uso y disfrute general y, que por la creación  de una ley o la aplicación de la ya existente, pasaron a ser malditos cotos de caza, aún mas privados en su uso, claro esta. Otra de las razones es que en multitud de espacios naturales se han puesto ¨puertas¨ a los caminos y veredas, los  espacios que los vecinos hasta hace muy poco disfrutaba como un  lugar  colectivo y de libre transito, les han sido arrebatados, y han pasado a ser de uso exclusivo de los capitalistas en ocasiones foráneos, y de¨terratenientes¨ muchos de ellos con  un titulo nobiliario. Otro de los motivos es que  cuando el gobierno de turno hace una ampliación de la calificación de suelos de utilidad publica, esta es aplicada en la mayoría de las ocasiones a un conjunto de pequeñas y medianas parcelas, no afectando o alterando esta aplicación a las grandes propiedades. 

¿Se justifica el que prendamos fuego al bosque porque no nos dejan disfrutar de sus cosechas y fauna como hasta hace algún tiempo atrás? NO, esta acción es censurada y criminalizada por parte de casi todos nosotros.

Pero a la hora de criminalizar y censurar a estas personas y sus acciones debemos de hacer una reflexión, y hacernos otra pregunta, ¿ por que la forma de protesta o la acción para denunciar este estado de cosas, se lleva a cabo con tal violencia que dañamos o destruimos  nuestro espacio vital, e incluso ocasionamos la muerte de algún obrero en el desempeño de su trabajo de extinción del fuego.?

La respuesta a nuestra pregunta la encontraremos y está en la educación y cultura que el capitalismo ha impuesto como forma hegemónica. Principalmente una cultura de la propiedad privada que determina el lugar que ocupamos en el escalafón social, educación y cultura, en la  que la conciencia  predominante es la de carácter individual en nuestras aspiraciones, acciones y reivindicaciones.

Educación con la que se consigue que el individuo desde temprana edad, considere el medio cultural, ecológico y social como algo que debe ser de propiedad individual, privada.  

Y son estos rasgos sociológicos de la educación y cultura del capitalismo los que nos imposibilita el poder comprender que cuando atentamos contra el medio natural lo hacemos en contra de nosotros mismos y nuestros seres queridos.

Es el capitalismo con su anarquía social y política la que engendra la destrucción y miseria para el pueblo, es  la cultura del capitalismo gestionada por los gobiernos de la  burguesía, la que arrebata la conciencia colectiva al pueblo trabajador hasta conseguir que éste atente contra si mismo y sus intereses colectivos.

Hoy leíamos que la República de Cuba aumentaba su masa forestal en 464 000 hectáreas, demostración de que la abolición de la propiedad privada sobre el suelo posibilita no tan solo el mantener lo ya existentes,sino incluso su recuperación y  ampliación.

Juan J. Sánchez