Compartir

  1. Desde Caracas, díganos la situación real que se vive allí. ¿En qué momento está la correlación de fuerzas tras 69 muertos y 2 meses de protestas. ¿Cuáles son las perspectivas?

Las noticias e imágenes de Venezuela que actualmente se presentan en los medios de comunicación, es el escenario que vivimos desde el ascenso del Comandante Hugo Chávez a la presidencia en 1998. Es la lucha por el poder político entre el capital, transnacional y doméstico, y la aspiración anticapitalistas y soberana del pueblo venezolano. Recordemos las palabras de la ex secretaria de Estado de los EE.UU., Madeleine Albright, una semana antes de las elecciones presidenciales en 1998:”Nosotros no vamos a permitir que Chávez gane las elecciones!”.

Aunque el pueblo venezolano votó mayoritaria y democráticamente por Chávez, esta derrota de los EE.UU. trajo tras de sí el golpe de Estado en 2002, el sabotaje petrolero en 2003 y 2004 y la guerra económica financiera y amenazas militares todos los años posteriores. Esta lucha arreció después de la muerte de Chávez con nuevos y continuados intentos de golpes de Estado contra el Presidente democráticamente electo Nicolás Maduro. Todo este ataque multifacético contra el proceso político bolivariano, que el Partido Comunista de Venezuela (PCV) caracteriza como lucha por la Liberación Nacional, tiene un autor intelectual y material: el imperialismo estadounidense.

Adicionalmente están en desarrollo reacomodos y recomposición de la vieja oligarquía y grupos económicos en la derecha opositora, así como de otras fracciones de la vieja oligarquía y nuevos grupos económicos a lo interno del Gobierno, unos y otros defienden posiciones y procuran avanzar en la conquista de poder para usufructuar las inmensas riquezas de Venezuela.

Esta disputa está en función de la apropiación de los recursos provenientes de la renta petrolera y el extractivismo mineral, lo que genera una confrontación entre la burguesía tradicional, al servicio de la oposición contrarrevolucionaria y el imperialismo y nuevos grupos económicos construidos a la luz del poder político actual, no para construir el socialismo, sino para defender sus privilegios de clase.

Por otro lado en esa agudización de la lucha de clases la burguesía utiliza grupos paramilitares provenientes de Colombia y también Comandos terroristas mercenarios. Utilizan el foquismo como táctica con toda la violencia fascista que incluye asesinatos e linchamientos de ciudadanos. La escasez de alimentos del año pasado, provocado por la burguesía y las empresas transnacionales del imperialismo, está mayormente superado. Los supermercados hoy están llenos de mercancías. Adicionalmente el gobierno distribuye a las familias, que se inscriben en los Comités Locales de Abastecimiento y Producción CLAP, cajas de alimentos a precios muy bajos subvencionados. Pero hay escasez de ciertos medicamentos especializados donde la industria farmacéutica, altamente comprometido en el desarrollo del golpe de Estado, no los produce o no los distribuye regularmente.

Pero ahora el arma de la burguesía es la especulación criminal de precios para provocar un “descontento” en la población que se aprovecharía para acciones contrarrevolucionarias. Eso ha golpeado fuertemente el poder adquisitivo de la clase trabajadora y en cierta medida ha hecho retroceder algunos logros sociales alcanzados bajo Hugo Chávez en cuanto al acceso pleno de la población a bienes y servicios.

Como respuesta revolucionaria al golpismo, el PCV exige que tanto la producción como la distribución de los artículos de la primera necesidad estén bajo control de los trabajadores a través de los llamados Consejos Socialistas de Trabajadores, una de las banderas del PCV.

  1. Se ha denunciado que la oposición venezolana exporta su modelo de violencia al Estado español.

También se podría decir que el Estado español promueve y permite a la oposición venezolana acompañada por la derecha española realizar actos criminales, como las protestas violentas contra nuestras sedes diplomáticas, que deberían ser protegidas por el gobierno español según los acuerdos internacionales. También hostigan al personal diplomático y cualquier persona que “parece chavista”. Sin la complicidad del gobierno español estos desordenes vandálicos no serían posibles. Pero el proyecto político progresista bolivariano cuenta con una gran solidaridad popular en el mundo y también en España. Vemos como grupos de solidaridad, sindicatos y partidos, entre ellos el PCPE, se movilizan para proteger las instalaciones diplomáticas y para realizar eventos donde se analizan, mediante la información veraz, las causas de la actual crisis de forma crítica y constructiva. Queremos enviar a través del Camarada Carmelo Suarez, secretario general del PCPE, un profundo agradecimiento a toda la militancia por su ejemplar firmeza solidaria con el pueblo venezolano.

  1. ¿Cuál es la situación del PCV con relación a la legislación de Partidos políticos y en concreto el art. 25 de dicha ley?

Las últimas decisiones del Consejo Nacional Electoral CNE subrayan que el PCV se mantiene como partido legal, cumpliendo con el porcentaje de votación exigido a nivel nacional, y por eso no necesita recoger firmas para poder participar en procesos electorales venideros. Sin embargo esto no cambia nuestra posición principista de no entregar en ningún caso los datos de nuestra militancia a instituciones del Estado burgués.

  1. ¿Se avanza en los Consejos Socialistas de Trabajadores? ¿Qué nivel de desarrollo tienen?

La organización de la clase obrera para la lucha por el socialismo es una de los ejes fundamentales del PCV que lo realiza con el Frente Nacional de Lucha de la Clase Trabajadora FNLCT. Presentamos un proyecto de ley en el parlamento, el cual a pesar de la mayoría “socialista” del PSUV, nunca llegó a aprobarse. La lucha sigue exitosamente como bandera extra-parlamentaria. Avanza la creación de más y más Consejos, y aspiramos que con la propia dinámica política del momento se pueda acelerar este proceso.

  1. Esta próximo su XV Congreso ¿Cuáles son los ejes de los documentos tanto en la línea nacional como internacional? ¿Cuáles son los principales retos que abordan?

Celebramos nuestro Congreso bajo la consigna: “Por la liberación nacional y el socialismo, unidad revolucionaria obrero-campesina y popular”. Allí están contenidos los ejes del trabajo del Congreso.

El eje nacional incluye además: 1) Aplicar una nueva política económica revolucionaria, construyendo un modelo económico productivo de nuevo tipo, esencialmente en los órganos de poder popular.2) Nacionalizar la banca y todo el sistema financiero. 3) Ejercer el inmediato control de los procesos de producción, distribución y comercialización de los bienes y servicios fundamentales. 4) Convocar a todo el movimiento popular para la construcción de la Confederación de Órganos de Poder Popular, que asuman poderes efectivos de dirección y transformación del Estado burgués. Instaurar un sistema científico de planificación central participativa de la economía.5) Nacionalizar el comercio exterior y establecer la centralización estatal de las importaciones. 6) Reorganizar y disciplinar las finanzas públicas. 7) Implementar una política laboral que tienda a desarrollar las capacidades de lucha de organización y de conciencia clasista. Esas serían nuestras propuesta para avanzar en la Revolución.

El eje internacional incluye una ofensiva promoviendo la solidaridad con el actual gobierno democrático-popular de Venezuela, pero principalmente con el pueblo víctima de la violencia fascista, y con todas las causas justas de los pueblos del mundo, fortaleciendo la multipolaridad y las alianzas estratégicas antiimperialistas. También continuar la lucha contra la injerencia imperialista, fortaleciendo la denuncia internacional del intervencionismo en los asuntos de nuestro país; analizar la pertenencia de continuar siendo parte de instancias continentales o mundiales al servicio de la reacción imperialista; defender la soberanía e integridad territorial de la nación y, en consecuencia, no entregar en concesión ninguna porción del territorio nacional.

  1. ¿Cómo ve el PCV el campo de batalla desatado en torno al PCPE y la fracción que le montaron desde el exterior? ¿Estamos en un momento delicado del MCI y asistiendo a la antesala de una nueva ruptura?

Tenemos como principio de no inmiscuirnos en los asuntos internos de otros partidos hermanos. Defendemos la independencia y autonomía de cada partido. Recientemente, en el 2007, fuerzas externas motivaron a un grupo minoritario “menchevique” del Comité Central del PCV de intentar el asalto a la dirección del Partido, en total violación estatutaria. El objetivo era obvio: desmontar la estructura leninista de organización, negar la vanguardia de la clase obrera, debilitar con contrabandos de la ideología burguesa y reformista la fortaleza filosófica del Partido y crear un partido de masas “moderno” y policlasista. Al no lograrlo vino el intento liquidacionista, también con fuerte apoyo externo. Este episodio de la historia del PCV es ampliamente conocido. Aunque sentimos el “daño colateral” del enemigo, la mayoría “bolchevique” logró salir victorioso de este intento de la destrucción del PCV, que no fue el primero ni será el último. Siempre debemos estar en guardia frente al enemigo. Es obligatoria la vigilancia revolucionaria. No conocemos a fondo las causas de la actual batalla en torno al PCPE, que estudiaremos después de nuestro Congreso y esperamos que pronto la unidad sobre principios marxista-leninistas en el PCPE se imponga.

El PCV expresa siempre que haremos todo el esfuerzo necesario para fortalecer el Movimiento Comunista Internacional MCI.

  1. Explíquenos un poco qué es y qué objetivos tiene el recién constituido Frente Popular Antiimperialista y Antifascista.

Continúan los esfuerzos unitarios que persiguen sumar voluntades a favor de una solución revolucionaria a la crisis que atraviesa Venezuela, teniendo como eje central las mayorías populares.

Ante la compleja situación que vive América Latina, las organizaciones que integran el FPAA tienen claro que se exigen análisis acertados y acciones contundentes por parte de los revolucionarios, para frenar la ofensiva neoliberal, salir del reflujo y colocarse a la ofensiva de la lucha política y social con firmeza y metas claras, denunciando la corrupción, el entreguismo y el extractivismo como formas de profundizar la dependencia y atraso de nuestros países,

Resaltaron que en Venezuela la ofensiva de la derecha más reaccionaria ha llegado a niveles de violencia con rasgos fascistas, que busca propiciar las condiciones para una intervención imperialista directa, con respaldo de gobiernos de extrema derecha de la región que actúan como punta de lanza para la agresión ya en curso.

Como paso táctico, el FPAA expresó su posición consensuada y unitaria de participar en los debates sobre la Asamblea Nacional Constituyente, que se elige en julio, mediante la más amplia alianza social antiimperialista y antifascista , para que la constituyente tenga un carácter revolucionario.

Más allá de las limitaciones propias de este tipo de instituciones dentro del marco del Estado burgués, que se quiere destruir, consideramos que es una oportunidad para consolidar la organización de la clase obrera y popular.

  1. ¿Esa posición no difiere con alguna corriente en el MCI que haciendo una revisión interesada de la historia, crítica como errónea la posición de los frentes populares en la 1° mitad del siglo XX?.

Otra vez plegamos por la independencia de cada partido y su responsabilidad de elaborar la línea política, la estrategia y tácticas de lucha en su respectivo país para la toma del poder. Debemos recordarnos de las leyes de la dialéctica, y el actual avance y fortalecimiento de la extrema derecha y el fascismo, naturalmente exigen de nosotros un análisis profundo y la elaboración de una política que garantiza una correlación de fuerzas favorable para esta lucha. Seguramente en este momento pocos partidos comunistas pueden enfrentar solos esta lucha de forma exitosa. En Venezuela enfrentamos el sectarismo e impulsamos con fuerza la unidad. La profunda crisis capitalista política, económica y social en Venezuela demanda la más amplia unidad de las fuerzas revolucionarias y populares que garanticen una victoria sobre el imperialismo y el fascismo. Siempre será la tarea de los marxistas-leninistas aprender lo positivo de la historia y evitar los errores de otras épocas. “¡La Historia nos juzgará!”

  1. Vds. Trabajan por una salida a la crisis con un Gobierno Revolucionario Obrero y Popular ¿están dadas las condiciones objetivas y subjetivas que lo hagan posible?

 

Para el PCV no hay duda. La única forma de una salida a la crisis capitalista es la toma del poder por la clase obrera en unión con los campesinos y otros sectores populares y la instalación de un Gobierno Revolucionario Obrero-Campesina y popular. Estamos conscientes de la situación difícil y el reto de cambiar la correlación de fuerzas a favor de la revolución. Pero exactamente esa es la tarea de un partido marxista-leninista. Esperamos que el XV Congreso del PCV aporte líneas claras al respecto.

Lola Jiménez