Compartir

Todo el meollo de la acción práctica que demanda el leninismo es la dictadura proletaria; estando los problemas tácticos y organizativos reabsorbidos en la orientación y preparación hacia ese objetivo.

Que no es sólo estratégico, responde al centro de la concepción y acción del marxismo-leninismo. Pertenece, pues, a la exquisita coherencia de la teoría y práctica leninistas.

Grave es la situación que sufre la clase obrera, acrecentada hoy por la inacabable hambruna de explotación, de plusvalía, de los capitalistas. Ante ello, la unidad y la impostergable reconstrucción del sindicalismo clasista, pertenecen al orden del día.

Aspectos del movimiento sindical hoy:

- Sindicatos mayoritarios cooptados por el sistema. En su interior encontramos abundancia de corrupción a la vez que cada vez menos sindicalistas con posiciones y conciencia de clase.

- Numerosos sindicatos definidos como de clase -que describimos muy en general-, pues hay alguna excepción. En principio nos encontramos con una gran dispersión de pequeñas organizaciones, con poca y dificultosa relevancia (algunos son meros mandarinatos), salvo en ámbitos de actuación específicos y limitados; mantienen una abundante actividad y agitación en momentos de conflicto allí donde radican. Tras el conflicto -también en general-, sostienen primordialmente una actividad endogámica centrada en la estructura sindical respectiva y en manifestar -de manera interminable- su propia versión sobre el sindicalismo de clase, haciendo -así- casi imposible la unidad. Aspecto más diluido ocupa la actividad, cotidiana e intensiva, de agitación, organización y lucha de la clase en empresas y lugares de trabajo. La actividad política de los militantes y células del Partido también ha de dirigirse a revertir esta situación.

- Incipiente asentamiento, y todavía muy insuficiente implantación, de los CUOs1.

- La cada vez más difundida e intensa intervención directa del Partido entre la clase y las masas; que no es objeto de este artículo.

Avanzar hacia la unidad de la clase

La reconstrucción del sindicalismo clasista requiere la convergencia de todos los que se reclaman del mismo. El Partido debe buscar la más afinada y precisa dialéctica entre CUOs y otras estructuras de clase, teniendo en cuenta su asequible y realizable complementariedad

Para conseguirlo hay que tener en cuenta un principio, y algunas condiciones.

El primero consiste en que la reconstrucción del sindicalismo clasista sólo será posible por la lucha de la clase obrera y en base a sus mismísimas experiencias.

Las condiciones, entre otras, consisten:

- Por parte de todos los actores dispuestos a reconstruir el sindicalismo de clase, implicarse en realizar un sindicalismo socio-político, de solidaridad de clase, de unificación de conflictos y luchas, democrático, asambleario, internacionalista.

- Priorizar el trabajo cotidiano, continuo, en empresas y en ámbitos donde la clase queda concentrada o dispersada (por ej. la C.S.U de jubilados debe realizar su tarea sindical y de agitación en los círculos, locales, centros de pensionistas); fomentar la participación activa de la clase para conseguir sus reivindicaciones; potenciar y generalizar sus iniciativas y experiencias, sus fórmulas de acción…. Como tarea secundaria la permanencia en despachos y estructuras sindicales.

- CUOs (que no son ni pretenden ser un sindicato) impulsando, organizando y asentando la centralización y unidad de la clase en empresas, sectores y localidades. Han de ser, además de instrumentos y órganos de masas para la reivindicación sindical, núcleos organizados que fomentan, impulsan y organizan la lucha general contra la explotación capitalista y su sistema político de opresión.

- Células y militantes del Partido, acercando y centralizando la clase en torno al Partido.

La apuesta del partido por la reconstrucción del sindicalismo de clase, obliga a construir una delicada dialéctica entre el sindicalismo que también busca la reconstrucción del sindicalismo de clase y el organizado movimiento unitario (los CUOs), que pretendemos se levante en todo el país. Dialéctica no de obstrucción, enfrentamiento y rivalidad, ni enemiga ni antagonista, sino de subsidiaridad, complementariedad y convergencia.

Nuestra acción práctica -ya que organizamos para la dictadura proletaria-, consiste en potenciar el sindicalismo de clase y su reconstrucción desde todas las estructuras sindicales. A la vez, la acción unitaria clasista contra el capitalismo y por otra sociedad. Acción que hay que armar desde la empresa, sector y/o localidad. Desde todos los lugares posibles, muchos de los cuales sin acceso al sindicalismo tradicional y por múltiples reivindicaciones que escapan a su campo de actuación.

Lucha por la defensa de las pensiones

(Un paréntesis. Una de las agresiones más sentida por la inmensa mayoría de las masas populares, sin distinciones en su condición de estar en paro, trabajando, pensionista, jubilada, joven, viejo, etc. es la ya perpetrada contra jubilaciones y pensiones. Y la que todos sabemos que está al caer. Es posible que en la actualidad no haya un sentimiento unitario por agresión a las masas tan evidente y sentido como el ataque a las pensiones.

Hay que organizar el "contraataque". Y -es una opinión-, hay que hacerlo desde la empresa, centro de trabajo, sector, local, localidad, ……; donde se encuentre la clase. Por supuesto, desde todos los elementos que están por reconstruir el sindicalismo de clase. Se conseguiría avanzar en desarrollo de la conciencia de clase y políticamente en varios aspectos:

--Que sean las/os trabajadoras los que mantengan la propuesta, lo que permite agitar y organizar partiendo de la conciencia y estado de ánimo real de la clase en ese lugar concreto, facilitando la experiencia propia.

--Superar lo reivindicativo ceñido a lo estrictamente laboral en el ámbito empresarial o sectorial. Fraguar una lucha más de toda la clase.

--Ya que son los/as trabajadoras quienes plantean la reivindicación, permite la expansión de la misma. Por una parte, hacia las propias estructuras sindicales de la empresa -comité, sección sindical- o fuera de ella -ejecutiva provincial y federal, etc. Por otra, hacia otras empresas o barrios o pueblos.

--Se consiguen conatos, embriones y actos de unidad independientes de la pertenencia o no a sindicato alguno. Se potencia el sentimiento unitario.

--Agitar en torno a la agresión global a las pensiones es una oportunidad espléndida para explicar su íntima conexión con las pretensiones del capitalismo en crisis y las disposiciones obligatorias por la pertenencia del país a la imperialista unión europea y a su moneda. Por tanto, la necesidad de salir pitando de esas estructuras de opresión y dominación.)

En definitiva, orientar, dirigir la lucha y la organización para que la clase no sea un conglomerado de átomos individuales, para que adquiera conciencia de su valía como clase, sea "clase para sí", como primer paso para que pueda ejercer su hegemonía: la dictadura proletaria.

Julio Mínguez


1CUOs: Comités para la Unidad Obrera. Opción orientada a la superación del fraccionamiento sindical hoy en España www.unidad-obrera.org