Compartir

 

“30 años no son nada”, y es el tiempo en el cual los gobiernos del P(so)E no han hecho otra cosa que fugaces destellos (en el mejor de los casos) hacia la “ciudadanía”

Inmersos aún en los ecos del relevo al frente de la Jungla de Nandalucía, vamos a realizar una radiografía de la situación:

Con José Antonio Griñán como presidente no electo por segunda vez, (la primera vez lo puso Manuel Chávez y la segunda lo mantiene Diego Valderas), al que sustituye Susana Díaz, de una Comunidad que si bien no tiene codiciados recursos naturales, es rica en producción de recursos y productos de la tierra y el mar, con unas playas que son destino permanente, y una rica oferta de turismo interior.

Una tasa de desempleo del 35,79%, 1,44 millones, alcanzando el 66,49 % en desempleo juvenil (más de diez puntos sobre la media estatal). Por provincias Jaén supera el 40%, y Cádiz está en más del 39%. 464.500 familias tienen a todos sus miembros en desempleo, y en la mayoría no se percibe ningún ingreso.

“30 años no son nada”, y es el tiempo en el cual los gobiernos del P(so)e no han hecho otra cosa que fugaces destellos (en el mejor de los casos) hacia la “ciudadanía”. Defensores de los intereses de terratenientes y banqueros, consiguen todo lo que se proponen gracias a instituciones y organizaciones títeres.

La aparición en la escena del gobierno andaluz de los “rebeldes” de IU, tampoco ha supuesto un cambio. L@s emplead@s públicos han sufrido una mayor tasa de explotación, empeorando sus condiciones laborales y salariales. Mientras que la administración paralela, clientelar, se mantiene y pervive, usurpando competencias y recursos de la administración pública.

La denominación de Jungla viene dada por la falta de transparencia en el uso de recursos públicos, para poder proporcionar a sus allegados unas condiciones salariales (lo laboral adquiere una irrelevante condición) a costa de l@s andalucas/es.

Lo de Nandalucía, es porque Andalucía no les importa, ni tampoco l@s andaluces/as, ni sus problemas. Los intereses de Clase que defienden en el P(so)e-IU, no son los de la Clase Obrera. Son los intereses de los explotadores, son garantizar la Tasa de Ganancia. Es que la UE colabore pagando por propiedad y no por aprovechamiento de tierras, PAC. Es dificultar el acceso del campesinado a mantenerse mientras no puede trabajar, PER. Es inyectar dinero a empresas que no respetan lo firmado, que cierran, externalizan, deslocalizan e incluso envenenan nuestro suelo. Es ofrecer dinero público para que los especuladores inmobiliarios puedan mantener sus carteras de viviendas, (“alquiler joven”), en vez de preocuparse porque los jóvenes puedan acceder a un medio de vida digno. Es provocar el deterioro de lo público, en todos lo niveles, para poder justificar las inversiones en empresas externas. Es todo lo anterior y mucho más.

Que esto sea Socialismo no se lo creen ni ell@s, que esto sea Rebeldía tampoco. La opción es clara e inevitable: acabar con el Capitalismo y construir la Sociedad Socialista como etapa inferior del Comunismo. Esa sociedad será la del Empleo, a través de la nacionalización de los sectores estratégicos de la economía, la de la Educación, porque un pueblo culto es difícil de engañar, la de la Sanidad, donde lo primero sea el ser humano y después sea el dinero, la de la Cultura, en la que lo viejo dé paso a lo nuevo y el bien común sea el interés de to@s. Esta es la tarea con la que están comprometid@s l@s militantes comunistas, del PCPE, y del PCPA/PCPE en Andalucía.

En Socialismo, en Comunismo será; ¡Todo para la Clase Obrera!

Toni