Compartir

A veces los y las comunistas entramos al juego que nos impone la batalla ideológica librada por parte del capital, en lugar de desarrollar nuestra propia lucha en este terreno.

Es el caso del "pacifismo", la ideología burguesa ha conseguido que incluso aquellos que se declaran contra el capitalismo acaben abrazando una idea de paz sesgada, impuesta por la visión pequeñoburguesa, que rechaza toda violencia, todo ejército, toda guerra, sin tener en cuenta su carácter de clase, y lo que es más importante, a la vez que justifican intervenciones militares por intereses imperialistas, o simplemente ignoran la violencia sistémica, que es la explotación del trabajo como base del sistema capitalista.

No se puede aspirar a la paz, a una sociedad sin guerras, dentro del propio sistema capitalista y sin romper con él, ya que su base es la violencia, y las guerras imperialistas necesarias para el mantenimiento del sistema, sin éstas al capital le sería imposible contrarrestar los efectos y causas de sus crisis. Por tanto una lucha por la paz pasa por la destrucción del sistema capitalista, y como nos ha demostrado la historia, la clase dominante no va a retroceder ni un paso en su dominación, a no ser que se le haga retroceder con lucha revolucionaria, con todo lo que ello implica.

Ante este panorama los comunistas debemos desarrollar nuestro propio lenguaje y hacerlo valer frente a concepciones burguesas, y es que si algún movimiento ha luchado desde su mismo inicio por la paz, ese ha sido el movimiento comunista. Somos nosotros los que luchamos consecuentemente por una sociedad nueva, sin clases, sin opresión y por tanto sin sometimientos por la fuerza y sin guerras. Muchas veces decimos que los comunistas no somos pacifistas, y es cierto en el sentido de que no aceptamos el pacifismo burgués y defenderemos la sociedad socialista de cualquier tipo de agresión. Pero debemos llevar un paso más allá nuestra lucha ideológica y reclamarnos como pacifistas consecuentes, ya que luchamos por un mundo sin guerras, cosa distinta es que seamos conscientes de que el camino a recorrer no será un paseo pacífico precisamente, pero no porque nos apetezca a los que luchamos contra el capitalismo, y es que como dijo Marx en el Manifiesto Comunista, el proletariado no puede construir una nueva sociedad sin hacer saltar por los aires la vieja sociedad que se asienta sobre sus hombros.

Es por eso que los y las comunistas, el PCPE, reclamamos el desmantelamiento de las bases de la OTAN, por todo lo anteriormente dicho, y además porque desde el punto de vista táctico sería un gran avance para la lucha por el socialismo en nuestro país, ya que no debemos olvidar que si bien la principal tarea de las bases en nuestro territorio es servir de plataforma para las distintas guerras imperialistas que ejerce sobre todo EEUU, en un momento dado también serian puestas en marcha contra toda tentativa revolucionaria, contra toda desestabilización del status quo.

El avance de la agresión imperialista se ha plasmado ya con la conversión de la base de Morón en una avanzada permanente de intervención. Y desde finales de septiembre hasta principios de noviembre están programadas las más fuertes maniobras de la OTAN, la llamada "Trident Juncture 2015", que no tiene otro objetivo que probar la capacidad de la nueva "Fuerza de Muy Alta Disponibilidad" (VHRJTF en inglés), como preparación para sus intervenciones "humanitarias". Para ello y aunque los principales países que intervendrán en la maniobra sean el tridente España, Italia y Portugal, se verán involucrados "30 países aliados y socios de la OTAN, con 36 000 hombres, más de 60 navíos y 140 aviones de guerra, así como las industrias militares de 15 países que evaluarán qué otro tipo de armamento puede necesitar la alianza atlántica. En ese ejercicio de guerra, la OTAN implicará a más de 12 importantes organizaciones internacionales, agencias de ayuda humanitaria y organizaciones no gubernamentales. En «Trident Juncture 2015» «también participarán la Unión Europea y la Unión Africana» anuncia un comunicado oficial."

El PCPA-PCPE prepara, junto a otros grupos sociales y políticos, y precedida por una amplia tarea agitativa y de explicación, lo que esperamos sea una  gran manifestación de repulsa contra el imperialismo y sus planes con una marcha a la base de Morón antes de finalizar el año. Hay que acudir.

Por eso hoy más que nunca: fueras las bases de la OTAN, no al imperialismo, por la construcción de una sociedad en paz, luchemos por el socialismo-comunismo.

Eduardo Rodríguez