El 8 de mayo se reunía en Atenas, en la sede del Comité Central del Partido Comunista de Grecia (KKE), el Secretariado de la Iniciativa de Partidos Comunistas y Obreros de Europa (ICE). Asistieron, además del KKE, el PCPE, el KP de Turquía, el PC de Eslovaquia, el PC de Suecia, el Partido Socialista de Letonia y el PC de Italia.

Como las reuniones del Secretariado están abiertas a la participación de aquellos miembros de la Iniciativa que así lo deseen, participó también la URCF francesa.

En esta reunión no sólo se evaluaron las tareas llevadas a cabo desde la celebración de la última reunión de todos los partidos integrantes de la Iniciativa, que tuvo lugar en Bruselas en octubre de 2014, sino que además se trataron varios puntos encaminados a abordar desde una perspectiva conjunta diversos problemas que afectan hoy a la clase obrera y los pueblos de Europa.

El análisis general de la situación

En primer lugar, el Secretariado valoró que, más allá de las problemáticas específicas de cada país, que cada partido explicó y está abordando desde sus propias capacidades y enfoques, es particularmente importante tener claro que las fuerzas capitalistas están intentando superar la crisis a costa de la clase obrera y los sectores populares, de la mano de la intensificación de la agresividad de los monopolios, que necesitan imperiosamente lograr aumentar sus beneficios.

Esta situación conlleva, por una parte, una agudización de la competencia entre las potencias imperialistas que se ha concretado con mucha claridad en Ucrania, en Oriente Medio y en el Norte de África, generando importantes focos de inestabilidad y el sufrimiento y el desplazamiento de cientos de miles de personas.

Por otro lado, el Secretariado analizó que la grave situación que atraviesan la clase obrera y los pueblos de Europa está siendo aprovechada por las nuevas fuerzas de la socialdemocracia, como Syriza y PODEMOS, para fomentar ilusiones entre las masas y encauzar el malestar social derivado de las consecuencias de la crisis hacia nuevos escenarios de estabilidad capitalista.

El trabajo práctico a desarrollar

Pero el elemento característico de la Iniciativa Comunista Europea es que no se trata únicamente de un ámbito de discusión e intercambio de opiniones, sino que apuesta también por el traslado al terreno de la práctica de las conclusiones de esos debates. Así, de esta reunión han salido una serie de orientaciones para el trabajo práctico en el próximo período que van encaminadas no sólo a unificar parte de la actividad política comunista europea, sino también a impulsar el trabajo de la propia Iniciativa a nivel supraestatal.

Se acordó realizar, durante el segundo semestre del presente año, dos encuentros internacionales específicos: uno en la zona de los Balcanes para denunciar a la organización imperialista que es la OTAN, cuyas intervenciones militares, injerencias y campañas generan gran inestabilidad, desplazamientos de población y enorme violencia. El otro encuentro, con la sede todavía sin determinar, abordaría el papel de la Unión Europea, su naturaleza imperialista, el carácter de las políticas que impone y el enfoque de la lucha contra ella. Sin duda tales encuentros serán importantes para continuar afinando el análisis común y la propuesta de acciones políticas concretas.

Para el Secretariado de la ICE, existe un riesgo claro de guerra imperialista generalizada. Los acontecimientos en Siria, Libia o Irak, así como la situación en Ucrania, permiten ver cómo se van agudizando las contradicciones interimperialistas y, en cualquier momento, una chispa podría desatar una conflagración generalizada. De tal análisis se concluye que los partidos de la Iniciativa deben reforzar y desarrollar su actividad en este sentido, denunciando la guerra imperialista, el militarismo y toda injerencia, abierta o encubierta, en terceros países.

Específicamente, los acontecimientos en Ucrania están mostrando la apertura de un nuevo capítulo en la campaña anticomunista que se viene llevando a cabo bajo  los auspicios de la Unión Europea y de toda una serie de instituciones supuestamente académicas que dedican sus esfuerzos a equiparar al comunismo con el nazi-fascismo. La aprobación de la ley ucraniana que, a imitación de otras aprobadas en otros antiguos países socialistas europeos, prohíbe la utilización de símbolos comunistas y la difusión de las ideas comunistas, no es un ataque sólo contra los comunistas y los trabajadores de Ucrania, sino contra los de todos los países, por lo que tales ataques deben ser respondidos con firmeza por cada integrante de la Iniciativa.

La lucha ideológica es fundamental

En el terreno de la batalla ideológica contra el anticomunismo, el Secretariado acordó además la elaboración y publicación de unos materiales de explicación, dirigidos específicamente a los sectores más jóvenes de la clase obrera, del importante papel del movimiento comunista en la lucha antifascista, con el objetivo de desmontar las difamaciones que se están difundiendo por parte de los aparatos ideológicos capitalistas. La recuperación de la verdad histórica, la reivindicación de la contribución de los países socialistas, especialmente la URSS, a la Gran Victoria Antifascista de los Pueblos, no debe dejarse en un segundo plano.

Esta reflexión, compartida por todos los miembros del Secretariado, tiene particular importancia cuando se cumple el 70 aniversario de la derrota del nazi-fascismo. El Secretariado no sólo emitió una resolución al respecto, en las claves mencionadas anteriormente, sino que posteriormente, el 9 de mayo, las delegaciones participaron en un acto público organizado por el PC de Grecia en el municipio de Kesariani para conmemorar el aniversario y poner en valor el papel de los y las comunistas y la enorme contribución del socialismo a la derrota de la bestia fascista. Los partidos también participaron en un acto de homenaje a los 200 comunistas que fueron fusilados, durante la guerra, en la misma localidad.

A los acuerdos ya mencionados se suman algunos más vinculados a la situación de la educación pública, a la preocupación por cuestiones medioambientales o al compromiso de trabajar conjuntamente en la lucha contra el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP), lo cual demuestra que la Iniciativa Europea de Partidos Comunistas y Obreros mantiene el impulso con el que surgió en octubre de 2013.

No hay duda de que las fuerzas del oportunismo europeo, agrupadas en el Partido de la Izquierda Europea (PIE), están muy activas en la voluntad de capitalizar y fagocitar buena parte de las luchas que se están desarrollando en los diferentes países. Esa situación únicamente podrá alterarse si seguimos avanzando en la estrecha coordinación a nivel europeo, pero sobre todo si a nivel estatal, cada uno de los integrantes de la Iniciativa somos capaces de desarrollar una política apegada al terreno, de multiplicar nuestra capacidad organizativa y de movilización y si nos desarrollamos en los centros de trabajo, de modo que nuestros planteamientos y análisis lleguen efectivamente a sus destinatarios naturales, el conjunto de la clase obrera que hoy nuevamente está siendo conducida, en buena parte, a un callejón sin salida por parte de las fuerzas oportunistas.

En este sentido, el Secretariado emitió sendos comunicados de apoyo al PCPE y al KP (Turquía) en las batallas electorales de mayo y junio, en la senda del reforzamiento de las posiciones y la organización de los y las comunistas en cada país.

Á.G.