Compartir

La huelga que iniciaron a finales de marzo pasado las 8 trabajadoras de la cantina de la Universidad Miguel Hernández de Elx (UMH) ha marcado una senda de lucha por el respeto a su dignidad y condiciones laborales que constituye un valioso ejemplo para el resto de trabajadoras/es de los servicios privatizados/externalizados de la Universidad.

 

Tras una baja temeraria sobre una propuesta ya precaria por parte de la UMH, la nueva contrata, “Catering 45”, intentó rebajarles una hora diaria del contrato. Ante la advertencia de huelga por parte de las trabajadoras, la empresa temporalmente reculó pero ha vuelto a la carga: a unos intensísimos ritmos de trabajo se une la modificación “personalizada” de la jornada laboral, con ridículos tiempos de “descanso” de hasta 2 horas absolutamente desvinculados de las necesidades del servicio, con el objetivo de hacerla lo más incompatible y lesiva posible para su vida extralaboral de forma que, para una jornada de ocho horas, han de emplear hasta catorce desde que salen hasta que retornan a sus casas. Pretenden hacerles la vida literalmente imposible para que abandonen sus puestos después de, en algunos casos, 14 años de trabajo en una Universidad que cumple ahora 18 años.

Tras el período vacacional universitario, las trabajadoras se encuentran en un proceso de demandas judiciales. Si su problema no se soluciona están dispuestas a volver a la huelga. Nada volverá a ser como antes. Estas mujeres han comenzando a perder el miedo. Decidan lo que decidan, contarán siempre con el apoyo de la Sección Sindical de CCOO en la UMH así como con el de los Comités para la Unidad Obrera (CUO). Por la contratación directa por la Universidad de todas/os los trabajadores que desarrollan su actividad en la UMH: ¡Fuera las empresas de la Universidad!