Compartir

Los más de 60 obreros de la fundición Greyco, ubicada en San Felices de Buelna, continúan la lucha que comenzaron el pasado mes de diciembre con una huelga reclamando el pago de los salarios atrasados (la última nómina cobrada fue en el mes de noviembre) e inversiones de la empresa matriz, Frenos Iruña, en la planta de Greyco, que está en unas condiciones completamente insostenibles y muy peligrosas para los trabajadores por la humedad y goteras existentes.

 

A pesar de las cuantiosas ayudas públicas recibidas y de la bajada salarial que se impuso a los obreros cuando Frenos Iruña se hizo cargo de la fundición de Greyco hace pocos años, el objetivo empresarial es la descapitalización de Greyco y su posterior cierre o venta, aduciendo pérdidas de la planta a pesar de que el conjunto del grupo empresarial tiene beneficios. La producción de piezas que se realiza en Greyco se trasladará a alguna empresa subcontratada, probablemente de algún país donde las condiciones de explotación sean más favorables para el capital.

Un nuevo ejemplo de cómo el capital se financia con dinero público para después anteponer sus beneficios a los puestos de trabajo y el futuro de las familias trabajadoras.

Pese al tiempo transcurrido y a la falta de noticias positivas, los trabajadores de Greyco mantienen su combatividad y su huelga, así como participando en diversas movilizaciones, tanto en Los Corrales y San Felices de Buelna, como recientemente en la manifestación del 1 de mayo en Santander.