Compartir

Hola, soy una trabajadora riojana y me gustaría denunciar brevemente en este periódico las condiciones laborales que durante una semana (hasta que me marché) tuve que sufrir en el bar “Sociedad Casino”, sito en Bañares (La Rioja).

Trataron de imponerme un horario de 08:00 a 16:00, y de 17:30 a 23:00 horas, de lunes a domingo, y sin días libres durante los primeros 15 días; impedimento de salir a la calle (hablaban de estar en “régimen de interna”); me informaron que el sueldo sería, horas extras incluidas, cercano a los 700 euros; y ni tan siquiera me dieron a firmar un contrato, alegando cada vez que lo pedía, que “estaba en la gestoría”.

A pesar de que algún cliente del bar me aconsejó que me marchara de allá porque “no iba a cobrar”, acepté durante una semana esas condiciones, porque necesitaba el dinero.

Después he sabido que varias trabajadoras, que estuvieron allá tanto antes como después de mí, están sufriendo parecidas condiciones de esclavitud.

Lo denuncio ahora porque estos días ha salido la sentencia del juicio, y desgraciadamente, lo he perdido “por falta de pruebas”. ¿Cómo aportar pruebas cuando ni tan siquiera me dieron un contrato a firmar?

Así está la “justicia” en este país, que favorece a explotadores como los dueños de este establecimiento, cuyos nombres son Mariano Marcos y Antonia Ferreras.

Ya sé que muchos trabajadores y muchas trabajadoras sufrimos parecidas o incluso peores condiciones laborales, pero animo con este escrito a que se denuncie y, sobre todo, se pelee por unas condiciones de trabajo dignas para vivir.

Gracias por su atención.

Lucía