Compartir

Más de 200 asistentes en las cuatro ediciones de Torrelavega, Zaragoza, Madrid y Las Palmas de Gran Canaria.

Entre la última semana de Julio y la primera de Agosto, los Colectivos de Jóvenes Comunistas hemos llevado a cabo nuestra vigésimo cuarta edición de la Escuela Central de Formación. Organizada esta vez en cuatro sedes distintas a lo largo y ancho del Estado (Las Palmas de Gran Canaria, Madrid, Zaragoza y Torrelavega) para adecuarse a nuestro desarrollo organizativo, la Escuela ha acogido a más de doscientos jóvenes decididas y decididos a avanzar constantemente en su formación como comunistas.

La Escuela “Trifón Medrano” ha venido a suponer el colofón a nuestro Plan Central de Formación, desarrollado durante el curso político 2012/2013. Éste ha supuesto una planificación y desarrollo colectivo hacia el firme compromiso de interiorizar la doctrina del marxismo-leninismo por parte de toda la militancia. Desde el estudio de sus bases fundamentales (la Economía Política, el Materialismo Dialéctico e Histórico y la Teoría del Socialismo Científico) pretendemos aportar un punto de vista clasista y revolucionario al estudio de la realidad en la que nos movemos, con el objetivo de transformarla, en un tiempo de predominio del eclecticismo y el reformismo subsidiario a la ideología dominante.

En esta dirección la Escuela Central ha supuesto un gran refuerzo para la militancia. A través de cuatro días de intenso análisis y debate colectivo de temas cardinales para la lucha de clases (desde el papel del Estado en la historia, las vías de la burguesía para recuperar sus ganancias, la Estrategia revolucionaria de las y los comunistas, etc.)  hemos podido asentar y avanzar en las múltiples temáticas abordadas en el Plan Central de Formación. Gracias a la inestimable aportación de numerosos cuadros, tanto del Partido como de la Juventud, que han participado en la elaboración de las ponencias, así como de cada militante de base que se ha preparado para la escuela con todas las herramientas de las que dispone para aportar al debate todo lo que estaba de su mano, la Escuela ha mostrado un notable progreso en la formación de la militancia. Progreso que habrá de verse reflejado en un crecimiento cuantitativo y cualitativo de nuestros cuadros a todos los niveles, en un refuerzo organizativo que consolide nuestra actividad en todo el Estado, en una mayor elevación y cohesión ideológica entre nuestras filas, con una mayor capacidad de análisis, así como para incentivar el estudio individual de las obras fundamentales del socialismo científico.

Pero al mismo tiempo, también habrá de servirnos para pertrecharnos de una sólida teoría que nos permita avanzar en nuestra actividad práctica entre las masas, de manera que podamos hacer efectiva la necesaria fusión entre el socialismo científico y las masas oprimidas.

El deber de toda persona revolucionaria con su desarrollo teórico es también una exigencia para dirigirnos a las masas. Sin teoría revolucionaria no hay movimiento revolucionario. La necesidad de desarrollar una praxis revolucionaria, que aúne teoría y práctica, cobra más vigencia aún en un momento en el que la ruptura con el capitalismo se torna cada vez más en una necesidad ineludible para el Pueblo trabajador. El desarrollo teórico nos permite analizar mejor cada problemática particular de nuestro centro de estudios, trabajo, etc. Analizar su nexo con la contradicción capital-trabajo, y desde una perspectiva de clases explicárselo a nuestras compañeras y compañeros, al mismo tiempo que aportamos propuestas concretas para cada caso particular. Nos permite hacerlo, del mismo modo, sin perder de vista nuestro objetivo principal, la Revolución Socialista, sin perdernos en las vicisitudes cotidianas. Nos permite elevar la conciencia revolucionaria entre las masas, sometiendo a una crítica constante pero pedagógica todas las concepciones propias de la ideología dominante que arrastren (y arrastremos).

El desarrollo teórico, nos permite, al fin y al cabo, elevar la práctica militante a una práctica revolucionaria, y este es el firme compromiso que los Colectivos de Jóvenes Comunistas refrendamos una vez más en esta XXIV edición de nuestra Escuela Central.