Compartir

Vera Ivánovna Zasúlich, nació el 27 de julio/8 de agosto de 1849, en la provincia de Smolensk, era la cuarta hija de una familia de la baja nobleza rural, con escasos recursos. Cuando tenía tres años su padre falleció y su madre la envió, junto a dos de sus hermanas, a casa de unos familiares en la que tuvo la oportunidad de formarse e incluso aprender alemán y francés.

En 1866 se trasladó a Moscú para continuar su formación como institutriz y allí entró en contacto con los círculos revolucionarios, conoció a Serguéi Necháyev el cual, durante su exilio, la utilizó como intermediaria de su correspondencia; como consecuencia fue arrestada y encarcelada, sin juicio, durante dos años. Esto hizo que se planteara la necesidad de involucrarse totalmente en el movimiento revolucionario.

Tras ser juzgada, en 1871, fue absuelta y liberada, para ser detenida pocos días después y ser deportada a la provincia de Tver sin apenas dinero ni ropa. En el verano de 1872 fue de nuevo arrestada acusada de distribuir literatura prohibida a algunos estudiantes y exiliada a la provincia de Kostromá. En diciembre de 1873, fue trasladada a Járkov, donde quedó bajo vigilancia policial. A finales de 1875 se le permitió regresar a Penza y más tarde a la capital. Durante su estancia de catorce meses en el sur de Rusia en esta década, se dedicó a extender la conciencia revolucionaria entre el campesinado.

Se trasladó a San Petersburgo en diciembre de 1876, allí se unió a la recién creada Zemliá i Volia, para la que trabajó como tipógrafa. Durante una visita a su hermana y su cuñado en Penza, se enteró, en julio de 1877, del azotamiento de Alekséi Bogoliúbov en los calabozos de San Petersburgo. Su reacción a la noticia la llevaría a la fama internacional ya que, con el pretexto de solicitar un certificado de buena conducta, entró en el despacho del gobernador, el general Trépov, y le disparó, hiriéndole en la pelvis. En el juicio, que se celebró con jurado, consiguió salir absuelta gracias a la defensa de su abogado, que presentó su caso como un intento de justicia contra la arbitrariedad de la administración. Al día siguiente de la absolución acudieron a detenerla pero ella se había exiliado a Suiza.

En 1880 se convirtió al marxismo y en 1883fue miembro fundador del Grupo para la Emancipación del Trabajo, una agrupación marxista dedicada a la redacción y traducción de obras socialistas gracias a la cual mantuvo correspondencia con Karl Marx y Friedrich Engels. 

En 1889 siguió a Plejánov a su exilio en Francia tras ser expulsado de Suiza y pasó en aquel país los cinco años siguientes. En 1894 los dos fueron expulsados de Francia y pasaron a Gran Bretaña donde Vera permaneció hasta la primavera de 1897, volviendo nuevamente a Suiza. No regresó definitivamente a Rusia hasta la amnistía de 1905, aunque realizó dos viajes clandestinos, uno en 1879 y otro en 1899. Falleció de tuberculosis el 8 de mayo de 1919, en Petrogrado [hoy San Petersburgo]. 

Ilu Ordoñez