Compartir

El pasado 1 de marzo las y los Bomberos Forestales volvieron a las calles de Madrid en una nueva Marea de Fuego con una consigna y reivindicación clara, el reconocimiento de la categoría de BOMBEROS FORESTALES 5932.

 

Son decenas de heridos y muertos, jugándose la vida en cada intervención para mantener vivo el patrimonio natural de este país y la salvaguarda de aquellas familias que viven fuera de las ciudades.

A día de hoy la categoría no existe, muchos/as son eventuales o fijos discontinuos, como tampoco existe una unificación de criterios, plan de formación y actuaciones, etc. Esta claro que para el capital, la obtención de más y más beneficios no tiene fin, ya sea destruyendo el entorno natural o privatizando sectores necesarios para cubrir las necesidades de la sociedad. Es por ello que únicamente las BRIF (Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales) son las que trabajan directamente para el Estado, pero a través de la famosa empresa publica Tragsa (bien conocida por usarse de rompehuelgas en Madrid capital o Parla). El resto de empresas se reparten el “pastel”, dejando a su suerte a los y las compañeras.

Tenemos la convicción de que la principal reivindicación se conquistará, pues es imprescindible que este sector que realiza un servicio esencial para el pueblo trabajador, se unifique, se organice y finalmente se les pueda llamar BOMBEROS FORESTALES y así, y solo así, nacionalizarlo para garantizar las condiciones de trabajadores/as y mantener el entorno natural y ponerlo al servicio de la clase obrera y el pueblo.