Compartir

  • Los CJC denunciamos el proceso clasista de privatización y llamamos a los estudiantes a celebrar asambleas y crear asociaciones estudiantiles allá donde no las haya; a la juventud más consciente a unirse a la lucha

El pasado día 30 de enero el consejo de ministros aprobaba la nueva estructura de estudios universitarios conocida como 3+2 (grado y máster). La Juventud Comunista no puede sino denunciar este nuevo plan, esta nueva forma de recortar las posibilidades de formación y estudio para la gran mayoría del estudiantado.

Avanza sin descanso el proceso de privatización paulatina de la educación pública en general, y de los estudios universitarios en particular. Esta nueva medida, que reduce a tres años el grado y aumenta a dos el máster, es un paso más dado por el gobierno en este camino marcado tiempo atrás por la Unión Europea. El campo público se reduce y el título de grado queda en agua de borrajas si no se completa con un título de máster. Este aumento de los años de máster obligatorio, sumado a sus enormes precios (65 euros de media por crédito, lo que supone unos 2.000 euros anuales), convierte la educación superior en algo inaccesible para los hijos e hijas de las familias trabajadoras.

Los organismos europeos marcan el camino, el gobierno-títere lo recorre y son los empresarios y banqueros los que manejan los hilos. Este decreto, junto al alto precio de las tasas y la continua reducción de becas, se traduce en la expulsión de miles de estudiantes incapaces de pagar los altos costes de la formación universitaria. La oligarquía necesita mano de obra barata y beneficios a través de la liberalización de los sectores públicos, y el 3+2 está hecho a la medida de sus necesidades.

Existe, no obstante, una forma de parar todo esto, de defender nuestro derecho a estudiar, y por ello la Juventud Comunista llamamos a celebrar en cada centro de estudios asambleas, reuniones y a constituir asociaciones. La Juventud Comunista llamamos a prepararse, a que el estudiantado obrero y de extracción popular de la universidad, de los institutos y de la FP se organice contra las medidas que le atacan directamente.

El estudiantado debe convertir cada centro de estudios en una barricada contra los recortes y en una fortaleza en defensa de la educación pública. En esta lucha los CJC estaremos presentes, en primera línea de batalla y animamos al estudiantado más consciente a unirse a la lucha.

No podemos dejar que nos pasen por encima. El camino que ellos quieren caminar solo lo pueden hacer pisoteándonos. Porque queremos estudiar, nuestra respuesta debe ser con nuestras herramientas: la organización, la unidad y la lucha por una educación hecha a nuestra medida y no a la de las empresas, por una educación al servicio del pueblo trabajador.

En este sentido, desde hace semanas se va fraguando una huelga estudiantil para el día 26 de febrero a nivel estatal. Los CJC animamos a secundar esta convocatoria de huelga, a vaciar las aulas para luchar, antes de que nos echen por no poder pagar nuestra educación.

Así pues ¡Hay que prepararse, unidos y organizados, para combatir el 3+2!

¡El 26 de febrero huelga estudiantil en todas las aulas!

¡Unidos somos fuertes, organizados invencibles!