Compartir

Almería es la provincia de España y de la UE con mas m2 de invernaderos, con 40.000 hectáreas aproximadamente, esta súper producción de agricultura intensiva genera un volumen de negocio de 300.000 millones de euros por campaña. Estos datos económicos contrastan con la situación de sobreexplotación a la que someten los empresarios agrícolas a los diferentes colectivos de trabajadores de los que depende dicha producción, obreros sin los que esta estructura económica no se podría mantener.

No nos centraremos en esta ocasión en analizar la situación de sobreexplotación que padecen los más de 80.000 jornaleros, de los cuales más del 60 % son inmigrantes, son sometidos a condiciones de trabajo de semiesclavitud.

Analizamos en esta ocasión las condiciones en las que desarrollan su actividad laboral el personal encargado del manipulado, -selección y envasado de hortalizas- compuesto en su mayoría de mujeres.

En esta labor se emplea aproximadamente a 20.000 trabajadoras, hay que situar que las empresas dedicadas al proceso de selección y envasado, son en gran numero propiedad directa de agricultores constituidos en cooperativas, otra parte está en manos de empresarios de la exportación que compaginan esta actividad con la titularidad de grandes explotaciones agrícolas.

Unos y otros someten a las/os trabajadoras/es a condiciones laborales inherentes a la lógica aplicación de la explotación capitalista.

Ante el panorama de crisis estructural del capitalismo, los empresarios agrícolas y exportadores de verduras y hortalizas aplican drásticos recortes a los derechos de este colectivo, derechos arrebatados al patrón durante años de lucha de clase.

Con la intención en algunos casos de mantener y, en la mayor de las veces, hacer crecer la tasa de beneficios empresariales, en el ultimo convenio laboral firmado después de meses de luchas en los que se llevaron a cabo por parte de los trabajadores varias huelgas, se firma este convenio por parte de las cúpulas sindicales, traicionando la posición mayoritaria que revindicaba mejores condiciones, un convenio totalmente favorable a la patronal.

Los salarios, que ya de por sí eran bajos, no se aumentaban desde 2010, subirán entre 0,04 y 0,13 € por hora entre 2013 y 2015, sin efectos retroactivos. ¡Las horas extras y el plus de transporte no suben ni siquiera un céntimo!

La antigüedad desaparece y se consolida en un complemento personal invariable, en este punto se pierde una conquista muy importante que representaba entre 15 y 114 € por mes, esto fue cambiado por las cúpulas sindicales por nada. La estabilidad laboral sufrió un grave retroceso. Se ha pasado de necesitar dos campañas seguidas para que se considere fijas/os-discontinuos a tener ahora que lograr tres campañas y con un mínimo de 120 días en cada una, la patronal ya con anterioridad al acuerdo de convenio, mantenía unas pautas de contratación que no daban lugar a que casi ninguna trabajadora mantuviese el trabajo dos campañas consecutivas, a estas se les emplea con la modalidad del contrato "hasta fin de campaña", sujeto a condiciones de carácter meteorológico, etc., menos podrán conseguir hoy las tres.

Pero ni este convenio totalmente a su favor satisface los intereses egoístas y la codicia criminal de la patronal agrícola y exportadora, hoy miles de mujeres y hombres jóvenes están trabajando en condiciones de semiesclavitud, los ritmos de trabajo son sobrehumanos, se obliga a trabajar mas de 12 horas diarias, ninguna hora se computa como extra, se obliga a trabajar festivos, no perciben ningún plus por trasporte o nocturnidad.

Esta es la realidad que vive este colectivo mientras los partidos del sistema -PSOE e IU históricamente y Podemos, Ganemos, etc., como alternativa a los anteriormente mencionados-, realizan un trabajo al servicio de la patronal desviando la orientación de clase en las reivindicaciones de los obreros, elaborando y practicando una línea política dirigida a gestionar los intereses del capital, siempre en contra de los intereses de la case obrera.

Hacemos un llamamiento al proletariado agrícola y a toda la clase obrera a organizarse en los Comités para la Unidad Obrera -CUO-. Estructura superadora de la división a la que hoy están sometidos, y sufren los obreros. Unidad necesaria para derrotar al enemigo en común: el capitalismo.

El Partido Comunista del Pueblo Andaluz/PCPE, lucha incansablemente para organizar a la Clase Obrera, para dotarla de conciencia de clase y que se organice y luche por sus intereses inmediatos y por el Socialismo-Comunismo. Para que rompa las cadenas que la atan a la explotación capitalista y luche por la toma del Poder Obrero y Popular. SI TODO LO PRODUCIMOS TODO LO DECIDIMOS.

Juan J. Sánchez