Compartir

La dirección del Festival, que tiene lugar en La Habana entre los días 4 y 14 de este mes de diciembre, ha decidido dedicarlo este año al Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, fallecido a los 87 años la pasada primavera. El escritor colombiano fue un entusiasta del evento cinematográfico habanero y ello desde sus primeras ediciones, siendo elegido desde 1985 presidente de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano. Gabo tuvo siempre una buena relación con el 7º Arte, fue uno de los fundadores de la conocida Escuela de Cine de San Antonio de los Baños en la provincia de la Habana y son abundantes las adaptaciones cinematográficas de varias de sus novelas.

El Festival exhibirá algunos documentales relacionados a su vida y obra entre los que se encuentra Buscando a Gabo (Colombia) de Luís Fernando “Pacho” Bottia, Gabriel García Márquez: La escritura embrujada (Colombia, Francia, Italia) de Ives Billon y Mauricio Martínez-Cavard y Cien años de soledad (Estados Unidos) del realizador Holly Aylett. Otros cineastas serán también homenajeados en esta edición del Festival entre los que se hallan el austriaco Ulrich Seidl, “observador implacable de los rincones más oscuros de la naturaleza humana” y el uruguayo Mario Handler, documentalista comprometido y docente universitario. Además se exhibirán retrospectivas del cineasta norteamericano Eugene Jarecki realizador de Por qué luchamos, el haitiano Raoul Peck autor de Lumumba y del argentino Jorge Cedrón director de Por los senderos del Libertador, entre otros filmes. Ya en lo referente a las películas en competición por los Premios Coral, cuyo objetivo es “contribuir, a partir de su significación y de sus valores artísticos, al enriquecimiento y reafirmación de la identidad cultural latinoamericana y caribeña”, el Festival convoca a Concursos de Ficción, Documental y Animación, Operas Primas, Guiones Inéditos y Carteles. Organizándose además encuentros y seminarios, así como la posibilidad de visionar una amplia y representativa muestra de cine contemporáneo procedente del resto del mundo. Entre la que se incluye una interesante Muestra de Cine Español.

Por su parte Iván Giroud, director del Festival en sustitución de Alfredo Guevara fallecido en 2013, ha precisado en rueda de prensa que el fundador del certamen cinematográfico cubano en 1979 y Gabriel García Márquez “están muy unidos en la vida y en la historia del Nuevo Cine Latinoamericano, ambos, aseguró Giroud, fueron quizá sus dos columnas más sólidas”.

Resumiendo diríamos que después de más de treinta años, el Festival no es sólo uno de los acontecimientos más importantes de la vida cultural cubana, con una participación anual que sobrepasa los 500.000 espectadores, sino que constituye también uno de los certámenes artísticos más amplios y representativos de todo el panorama cinematográfico de América Latina. Un Festival que, como muestra su cartel anunciador, galopa en los grandes espacios culturales latinoamericano y caribeño a lomos de un corcel imparable por revolucionario.

Rosebud