Compartir

En julio del año pasado desde este órgano del Partido Comunista de los Pueblos de España se ponía de manifiesto cómo se está llevando a cabo la privatización de los servicios públicos. En aquel momento se denunciaba que, en el ámbito de la Seguridad Social, los números de atención telefónica habían dejado de ser gratuitos.

 

Desde entonces la privatización y el desmantelamiento de los servicios públicos continúa como si fuera lo más normal del mundo (claro que así es, en una sociedad capitalista). Y, esto es lo que nos encontramos en cuanto volvemos de las vacaciones, si es que las hemos podido disfrutar, en una época en la que millones de trabajadores y de trabajadoras no tienen empleo o en la que, en el mejor de los casos, tienen un contrato temporal o tienen que realizar cada vez más horas extraordinarias sin retribución.

Y esta realidad no se la inventa ni la exagera el Partido Comunista de los Pueblos de España, sino que se descubre leyendo el Boletín Oficial del Estado, en el que, a diario, se publican datos como los siguientes: BOE de 30 de agosto: la Tesorería General de la Seguridad Social está dispuesta a gastarse 990.000 euros en la contratación de 817 tabletas Windows 8.1 para el proyecto de movilidad de la Gerencia de Informática de la Seguridad Social. (Mientras tanto, sigue sin devolverse a los empleados públicos de la Seguridad Social la paga extraordinaria que se suprimió en diciembre de 2012).

Y ya es mejor no leer el BOE del 4 de septiembre en el que aparecen multitud de anuncios de licitación: - para contratar el servicio de mantenimiento de los productos software Cast Application Intelligence Platform o de la herramienta software InterAct de gestión del servicio al usuario final o de los servicios de actualización y mantenimiento del software CA Willy Introscope o de la realización del suministro e instalación de las baterías de continuidad de 5 equipos de alimentación interrumpida o de la contratación del servicio de actualización y soporte de los productos software Rochade, instalados en la Gerencia de Informática de la Seguridad Social, por importe neto de 181.603,75 euros, de 208.800 euros, de 232.049,10 euros, de 350.000 euros y de 99.173 euros, respectivamente; - así como para contratar el servicio de mantenimiento del software multiplataforma de datos NEON Shadow Direct o de los productos SuperOptimizer/Cics, Performance, del Planificador Distribuido y del soporte de las licencias Blade Logic y Support o del software del servidor de mensajes SMS, de una licencia del producto Derdack Message XSP y del sistema de mensajería SMS (Derdack), con destino a la misma Gerencia, por importe de 223.917,84 euros, de 255.901,94 euros y de 103.320,69 euros, respectivamente; - y, para la realización del servicio de mantenimiento de los productos software control ciclo de vida (SERENA) por importe de 353.195,89 euros.

Y el 11 de septiembre se publicó el anuncio para la realización del servicio de mantenimiento de equipos informáticos de la Seguridad Social, por importe de 11.722.204,41 euros.

Es curioso que cuando el trabajador y la trabajadora adquieren conciencia de clase se empiezan a cuestionar quién distribuye el dinero público, con qué finalidad, a quién beneficia, ¿es posible que en la era de la informática no se puedan crear puestos de trabajo en la Seguridad Social para realizar esas funciones de mantenimiento, en vez de dárselas a empresas privadas?

Con la misma finalidad, en julio del año pasado advertíamos que, en los últimos años, la Intervención General de la Seguridad Social contrata empresas privadas para realizar sus tareas. Pues, otra vez, en el BOE de 29 de julio de 2014 se declara la insuficiencia de medios de la Intervención General del Estado, para poder justificar que se sigan contratando empresas privadas de auditoría.

Ya entonces, como ahora, nos preguntamos ¿Alguien cree que las empresas privadas participan en un expediente de contratación con la Administración Pública, para que le adjudiquen un contrato, sin obtener beneficios económicos?

De ahí que la clase obrera ha de seguir luchando por el socialismo, con medios de producción socializados, en una sociedad donde los servicios básicos estén garantizados.

¡TODO PARA LA CLASE OBRERA!

Ignacio Pastor