Compartir

Con esta celebración, el 3 de octubre, se inician las actividades que culminarán en igual fecha de 2.015, con los importantes actos de 70 aniversario que se realizarán en los 5 continentes en que la FSM tiene sindicatos afiliados. (Ver los detalles en http://www.wftucentral.org/?language=es).

 

69 años combatiendo contra el capitalismo y el imperialismo, organizando la coordinación del sindicalismo de clase en 130 países. Han sido años difíciles fundamentalmente cuando abandonaron a la FSM los sindicatos de los ex países que construían el socialismo.

Pero la FSM está recuperando la fuerza que tuvo desde su fundación en París el 3-10-1945. Nació sumando las fuerzas demostradas por los sindicatos de clase que acababan de participar en hacer posible la derrota del fascismo. Creció al calor de las importantes luchas que permitieron a la clase obrera ganar las 5 semanas de vacaciones anuales (Francia), la jubilación a los 60 años (bastantes países), los salarios con escala móvil –es decir con incremento automático en base a la inflación– (Italia), con la intervención obrera para evitar los accidentes laborales, con la negociación escalonada de los convenios (España), con el derecho universal a la salud y educación públicas y gratuitas, etc.

Estas conquistas no solo fueron posibles gracias a la lucha de la clase obrera dirigida por sindicalistas honestos, sino que también ayudaron a ello las normas laborales de la URSS y otros países socialistas a los que los capitalistas no querían dejar destacar en el buen trato a la clase obrera.

Para romper la unidad de los sindicatos de clase, la burguesía financió la CIOSL (Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres) y la CMT (Confederación Mundial de Trabajadores), que el año 2.006 se fusionaron creando la actual CSI (Confederación Sindical Internacional) que, desde posiciones de conciliación de clase, intenta arrebatar protagonismo a la FSM. Objetivo difícil para la CSI pues la FSM es una organización que rechaza los Pactos Sociales y que cada vez agrupa a más asalariados (ya hemos llegado a los 90 millones).

La CSI, dentro de la cual están CCOO y UGT, actúa coordinada con la CES (Confederación Europea de Sindicatos), y no esconde su apoyo al sistema burgués invitando a sus congresos a nuestro enemigo de clase, la patronal; a los dirigentes del capitalismo mundial del FMI (Fondo Monetario Internacional), del BM (Banco Mundial), y de la OMC (Organización Mundial del Comercio); a los dirigentes del imperialismo (el último ha sido el ministro alemán de exteriores). La CSI ha llegado a apoyar públicamente las acciones de la OTAN contra los pueblos expoliados de sus riquezas naturales (Afganistán, Irak, Siria, Mali, y Libia), a la vez que incorpora a su dirección sindical mundial a los dirigentes de Israel que ayudan al genocidio en Palestina.

Pero la CSI está perdiendo afiliación. En su reciente tercer Congreso (mayo de este año en Berlín) el tema central fue la necesidad y urgencia de ganar afiliados. Hacen cualquier cosa para ello. Yo mismo recibí el pasado junio, en los despachos de Ginebra de la OIT (Organización Internacional del Trabajo, que algún día deberemos denunciar con toda clase de datos desde estas páginas), la propuesta de afiliar a la CSI a los sindicatos de PyJ de la FSM (los de la nueva UIS, Unión Internacional de Sindicatos, que creamos en febrero de este año en Barcelona). Se nota que era la primera vez que me veían, por el grave error que realizaron.

Durante este año, hasta octubre de 2015, los lectores de Unidad y Lucha pueden organizar actos de información de lo que es hoy la FSM. A ellos acudiremos para hacer avanzar el sindicalismo de clase en todo el estado español.

Quim Boix

Consejo Presidencial de la FSM, Secretario General de la UIS de PyJ de la FSM