Compartir

El grupo ACS forma la principal compañía de construcción y servicios del IBEX 35. En el año 2013 obtuvo unos beneficios netos de más de 700 millones de euros. Ello no le impide aumentar la explotación sobre los trabajadores y trabajadoras de sus empresas, sino más bien se explica por esto mismo.

La compañía que preside Florentino Pérez sobrevive de parasitar el sudor de sus empleados. La empresa Urbaser, de este mismo grupo, concesionaria entre otros del servicio de limpieza en Lugo, pretendía seguir cobrando un presupuesto similar del Concello, a la vez que reducía la calidad del servicio y los derechos laborales de la plantilla. Pretendía, hasta que empleados y empleadas de la empresa se propusieron pararles los pies.

La huelga que comenzaron se prolongó durante 59 días, en los que tuvieron que lidiar con amenazas, demandas, chantajes (como ofrecer mejoras a la plantilla si aceptaban el despido del Comité de Huelga) o juego sucio de la empresa y el Concello con medidas como exigir servicios mínimos del 100% o traer personal de otras localidades.

La lucha constante de estos/as trabajadores/as consiguió hacer retroceder a la empresa, que no sólo se vio obligada a retirar las demandas y cancelar los planes de despido, sino también a conceder varias mejoras salariales. Esta victoria de la clase trabajadora significa también una victoria de toda la sociedad lucense, que mantendrá un servicio de limpieza digno en sus calles.