Compartir

Tras la decisión del Tribunal Supremo de desestimar los recursos contra el decreto que autorizaba la realización de prospecciones petrolíferas en aguas del archipiélago canario, y que el Ministerio de Medio Ambiente diera por bueno el informe de impacto medioambiental presentado por la multinacional Repsol, ésta y su mejor empleado, el ministro Soria, están llevando a cabo una cínica campaña a través de los medios de comunicación sobre las bondades y enormes beneficios sociales y económicos que tanto las prospecciones como la extracción del petróleo traerán para Canarias.

Así todos los mecanismos del Estado (aparato judicial, político y medios de comunicación) se han desplegado para servir, entera y fielmente, a los intereses del capital monopólico, que representa REPSOL, comprometidos con perpetrar contra Canarias un enorme atentado a su futuro.

Este ataque frontal contra los intereses de los sectores populares y la clase trabajadora, tiene como núcleo la expropiación de recursos naturales por parte de un monopolio privado, por tanto la lucha debe ser fundamentalmente anti monopolista y antioligárquica, que requiere un frente de alianzas claramente anticapitalista, donde la posición obrera este nítidamente expresada y organizada.

Este es el papel que el PCPC ha asumido y que está desarrollando con distintas acciones y contra la posición oportunista de la burguesía canaria, con CC-PSOE al frente, que intenta hegemonizar y rentabilizar la protesta electoralmente, reforzando la posición de Paulino Rivero y coloca el referéndum “para que el pueblo decida”, reduciendo el discurso a una dicotomía gobierno PP-Canarias, logrando así situar la organización y el discurso en su terreno. Y dando cierto protagonismo organizativo, discursivo y mediático, al movimiento ecologista y sectores nacionalistas, reservándose así el componente político.

La clase obrera canaria y los sectores populares, que viven cotidianamente la dureza de las medidas antiobreras que el Gobierno canario pone en práctica en la actual crisis capitalista, deben emprender una lucha decidida, decisiva, contra las prospecciones petrolíferas, y una política de insumisión a las estrategias de ese bloque burgués.

El futuro de Canarias está en manos de las trabajadoras y trabajadores y de los sectores populares, debemos destruir el modelo dependiente consolidado por la burguesía y el caciquismo, e iniciar la construcción de una nueva sociedad en equilibrio con la naturaleza, y donde la clase trabajadora sea protagonista. Estas clases parasitarias están dispuestas a cualquier cosa antes que reconocer su derrota histórica y dar cualquier tipo de facilidad al avance de la clase obrera.

Desde el PCPC creemos que hay que elevar la lucha política del pueblo canario, incrementando la movilización y la organización popular, aumentando la conciencia anticapitalista y de clase, intensificando la lucha, contra las prospecciones, contra el gran capital, contra el PP, PSOE y Coalición Canaria. Sólo a través de la organización popular en contra las multinacionales y el capitalismo decadente e imperialista que nos imponen, lograremos parar este enorme atentado económico, ecológico y social que el Gobierno está decidido a perpetrar contra Canarias, sólo así alcanzaremos la victoria.