Compartir

El reino de Marruecos responde con más violación de los DDHH y la UE lo legitima.

En el marco del Día Internacional de los Derechos Humanos, el pasado 10 de diciembre el colectivo de activistas por la libertad del Sáhara Occidental, SaharAcciones, se trasladó a la capital –El Aaiún- con el objetivo de participar en la primera manifestación conjunta de canarios/as y saharauis. En esta ocasión, como en otras anteriores en las que también ha participado SaharAcciones, la lucha estaba centrada en la denuncia de las terribles condiciones de vida y de la sistemática violación de los derechos humanos a las que el conjunto del pueblo saharaui está sometido por parte del reino de Marruecos, en complicidad con el gobierno español y la Unión Europea. A ello se le suma el enorme expolio que supone para ese pueblo el reciente acuerdo pesquero firmado entre la UE (la real, la UE de los monopolios y las invasiones imperialistas) y Marruecos, por el cual se profundiza en el robo de los recursos naturales al pueblo del Sáhara y se legitima la ocupación de su territorio por parte de Marruecos. Un informe conocido recientemente del Consejo Económico y Social marroquí, señala que el 79 por ciento de las capturas de recursos pesqueros realizadas por Marruecos lo son en las aguas territoriales del Sahara Occidental. Tal y como uno de los activistas declaró, la participación en la manifestación tenía también como objetivo denunciar y rechazar, junto al pueblo saharaui, este tratado pesquero que esquilma los recursos de la R.A.S.D, único interlocutor legítimo para este y cualesquiera otros acuerdos. Al respecto, no dejan lugar a dudas las declaraciones de Mohamed Sidati, Ministro Delegado para Europa sobre Acuerdo de Pesca UE-Marruecos, Miembro del Secretariado Nacional del Frente POLISARIO: “el Sahara Occidental sigue siendo considerado por las Naciones Unidas como un Territorio No Autónomo pendiente de descolonización. De acuerdo al Dictamen del Tribunal Internacional de Justicia de 1975 y a la opinión legal del Secretario Adjunto de la ONU para Asuntos Jurídicos de 2002, Marruecos no ejerce ninguna soberanía ni administración sobre el Sahara Occidental, y es sencillamente una potencia ocupante del territorio. En tanto que potencia ocupante, Marruecos, por tanto, no tiene derecho alguno a firmar acuerdos con terceros relativos a los recursos del Sahara Occidental sobre los cuales, únicamente, el pueblo saharaui tiene soberanía permanente. A fortiori, pensamos, por consiguiente, que es inaceptable que la Unión Europea firmase un acuerdo de pesca con Marruecos que incluye las aguas territoriales saharauis”.

Las manifestaciones pacíficas de los/as saharauis tienen siempre una respuesta violenta y asesina por parte de la policía y el ejército marroquíes. En esta ocasión el modus operandi fue aplicado a rajatabla. Al poco de haberse iniciado la manifestación, la policía, que había desplegado ya un enorme dispositivo, irrumpió en ella apartando a los/as activistas canarios/as del resto de los manifestantes y lo hizo al modo tradicional: golpeando, arrastrando por el suelo, pateando y arrancando a varios de los activistas las camisetas en las que llevaban escritas consignas exigiendo la independencia del Sáhara y la libertad de los presos políticos. En un ejercicio de manipulación, práctica habitual del gobierno marroquí, la policía emitió un comunicado en el que se acusaba a los/as miembros de SaharAcciones de ir desnudos por las calle de El Aaiún a modo de provocación. La policía, así lo declaró con el mayor cinismo, buscaba proteger a los activistas de alguna posible agresión por parte de los/as saharauis y marroquíes. Sin embargo, existen fotografías y grabaciones en vídeo (aparte de la propia historia sobre la ocupación militar del Sáhara por Marruecos) que desmontan esta gigantesca mentira y en las que se puede ver con toda claridad cómo la policía los despoja de sus camisetas mientras les agrede brutalmente, antes de conducir a 7 de ellos/as en furgón a la comisaría en la que permanecieron durante 4 horas. Durante ese tiempo, en el cual continuaron las vejaciones, estuvieron sin conocer el paradero de otro acompañante canario, negándoles además el derecho a llamar a la embajada española y al consulado. Es necesario aclarar que mientras todo esto sucedía, la manifestación continuaba en medio de los violentos ataques que la policía de paisano y uniformada lanzaban contra los manifestantes saharauis en la Avenida Smara y los barrios Maatalla y Casa Piedra del El Aaiún, contabilizándose cientos de heridos/as de gravedad, que se suman a los miles de hombres y mujeres que en el Sáhara son violadas, torturados/as, encarcelados/as y condenados a cadenas perpetuas, como ocurría recientemente, en juicios militares ilegales.

En las horas transcurridas de los hechos que aquí se relatan, organizaciones de solidaridad con el Sáhara, así como estudiantiles y juveniles, manifestaron su apoyo a los/as activistas, quienes finalmente regresaron a Canarias el 12 de diciembre donde fueron recibidos en el aeropuerto por amigos/as, familiares y activistas. El PCPC-CJC exigió plenas garantías para los miembros de SaharAcciones, exhortando a la Misión de la ONU para el Sahara Occidental (MINURSO) a asumir la defensa de los derechos humanos en el territorio ocupado y exigió que España de cumplimiento al proceso de descolonización, tal y como indica el derecho internacional, que debe ir necesariamente acompañado de la retirada de las tropas y la población de ocupación marroquí del Sahara a fin de que el pueblo saharaui logre definitivamente su independencia.

Desde estas líneas del UyL, nos solidarizamos con la justa lucha del pueblo saharaui por su independencia -negada desde hace cuarenta años-, así como señalamos a España, anterior potencia colonial, y a la UE como instrumentos del capital monopolista plenamente interesado en mantener el statu quo, haciendo del sometimiento por la fuerza su herramienta indispensable para el saqueo, como así lo evidencia el tratado pesquero por el que Marruecos recibirá cuarenta millones de euros por dar “su” permiso a la  UE para pescar en aguas del Sáhara Occidental, a pesar de que el derecho internacional prohíba a Marruecos vender los recursos legítimamente saharauis.

El camino de los pueblos hacia su emancipación continuará a pesar de las represiones, pues como los/as activistas declararon, cada agresión no hace sino revalidar y fortalecer la solidaridad internacionalista que une a todos los pueblos del mundo.

Corresponsalía de Canarias para UyL