Compartir

 

Hace treinta años, el 25 de octubre del 1983, el presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan, con la activa participación de los aliados de la región del Caribe, la Republica Dominicana, Barbados y Jamaica, en particular, decide la invasión de Granada (una pequeña isla del Caribe) con más de 8000 soldados de fuerzas de tierra, mar y aire.

Las tropas estadounidenses martirizaron la isla por diversas semanas, sorprendido por una dura e inesperada resistencia del ejército revolucionario del pueblo granadino y de 1000 cubanos que estaban allí para construir el aeropuerto internacional de la isla. El asalto inicial se produce el 25 de octubre de 1983, y estaba constituido por cerca de 1200 soldados, pero encontraron una dura e inesperada resistencia por parte del ejército de Granada. Los intensos combates continuaron por diversos días, pero después de que la fuerza de invasión creciese a 8000 militares, los defensores sucumbieron y tuvieron que huir a la montaña.

Los ocho mil marines y los 353 caribeños de las Fuerzas de Paz del Caribe, aliados de los Estados Unidos, tuvieron la pérdida de 19 militares y 116 heridos, 25 cubanos fueron asesinados, 59 fueron heridos y 638 capturados. Las Fuerzas granadinas perdieron 45 soldados y 358 civiles heridos, 24 fueron asesinados, muchos de los cuales en el bombardeo al hospital psiquiátrico de Granada. Así, aplastado en sangre, el intento Popular Revolucionario, dirigido por Maurice Bishop, líder hoy en los corazones y las memorias de Granada, que había iniciado cuatro años antes; y después de treinta años, el pueblo de Granada está todavía a la espera de muchas respuestas.

Breves señas históricas.

En 1969, Maurice Bishop vuelve a Granada después de haber estudiado derecho en Inglaterra. Poco después contribuye a formar el Movimiento para las asambleas del pueblo (MAP) y el Movimiento para el avance de la Comunidad (MACE). En 1973 estas organizaciones se fusionaron en una sola fuerza sobre la base de la defensa de lo social, de la lucha por el derecho a la educación y la liberación nacional, formando el Movimiento Nueva Joya (MNJ). En 1979 se produjo la amenaza de un intento de asesinar al líder del Movimiento de Nueva Joya, mientras él estaba fuera del país. Eric Gairy entonces primer ministro, con el apoyo y el respaldo de los Estados Unidos, duramente criticado por las elecciones de 1976, y con signos evidentes de enfermedad mental, estaba llevando al país a la crisis económica y social. En 1979, el MNJ con un golpe de Estado incruento destituye a Eric Gairy, que estaba en ese momento fuera del país. Fue suspendida la Constitución y se constituyó el Gobierno Popular Revolucionario colocando a Bishop como Primer Ministro de Granada.

El 13 de marzo 1979, Maurice Bishop y el MNJ ocuparon la estación de radio en el país, con un fuerte y desplegado apoyo del pueblo, el MNJ tomó el control del resto del país. Influenciado por las ideas de Fidel Castro, Che Guevara y Daniel Ortega, el gobierno revolucionario inició el establecimiento de los consejos populares de Granada. La Unión Soviética y Cuba apoyaron inmediatamente al nuevo gobierno revolucionario, abasteciéndole ayuda económica y materiales; con esto, se decidió construir una nueva pista de aterrizaje para mejorar el desarrollo del turismo.

El nuevo gobierno comenzó a nacionalizar las pocas industrias del país, iniciando una reforma del estado progresista, para satisfacer las necesidades de un pueblo reducido al hambre y la miseria. Para combatir el analfabetismo, estableció la escuela obligatoria y comenzó a iniciar una serie de proyectos de modernización del pequeño estado de Granada, que comprendían la construcción de nuevos hoteles y centros turísticos, la construcción de un nuevo aeropuerto internacional en el extremo sur de la isla y una modernización de la producción y procesamiento de cultivos agrícolas como las bananas, caña de azúcar, cacao y especias.

El 19 de junio 1980 durante un evento popular en Saint Georges, una bomba estalló en medio de la multitud causando dos muertos y decenas de heridos, Bishop acusó abiertamente a la CIA y el imperialismo de EEUU de este atentado criminal para detener el proceso revolucionario granadino; pocos meses más tarde hubo otro intento de eliminar físicamente a los dirigentes del país, con una bomba colocada debajo de la tribuna durante otra manifestación popular.

En marzo de 1983 hubo grandes maniobras militares de la Marina de los EE.UU. en el Mar Caribe con helicópteros y aviones que en varias ocasiones violaron el espacio aéreo de Granada, mientras que 6 buques con miles de soldados se encontraban a menos de 100 millas de la costa Granadina.

A inicios del mes de octubre de 1983, hubo un enfrentamiento interno en la dirección del MNJ, en particular, entre el ministro Bernard Coard, el general Hudson Austin comandante del ejército, por un lado, y Bishop y otros líderes en el otro, sobre las estrategias y las perspectivas de la revolución Granadina, que se saldó con que el mismo Bishop y otros ministros fueran puestos bajo arresto domiciliario por la facción de Coard. Las detenciones de los líderes, muy populares entre su pueblo, desestabilizó el país, lo que provocó disturbios y desorden en toda la isla. El 19 de octubre, los sectores populares leales a Bishop, aproximadamente unos 30.000 marcharon a Fort Rupert, sede de la nueva junta militar e incluso la prisión donde permanecían los detenidos para forzar la liberación de su líder y llevarlo hasta el triunfo. Inmediatamente después aparecieron carros blindados y camiones militares que secuestraron a Bishop, su compañera embarazada Jacqueline Creft y varios miembros de su gobierno, que luego fueron ejecutados por un pelotón de fusilamiento. En la feroz represión más de 100 civiles, muchos de ellos niños, perdieron la vida en una masacre.

El lugar del fusilamiento de Maurice Bishop en Fort Rupert, todavía se puede observar los agujeros que produjeron los proyectiles.

El golpe de estado había establecido el poder a una junta militar encabezada por el General de Ejército Hudson Austin, con el nuevo CMR (Consejo Militar de la Revolución), que sustituirá al NJM ahora disuelta. El resto del país traumatizado, confuso.

En la población se extendió un sentimiento de traición por parte de los líderes de la revolución.

El gobierno de EEUU en esos cuatro años de la Revolución se había opuesto y amenazado a Bishop y al Partido de Nueva Joya, acusando de tener instalaciones en Granada para convertirse en un puesto militar de la Unión Soviética, y aprovechó inmediatamente la situación de caos para ocupar la isla. A través de la llamada Operación Furia Urgente, invadió Granada, la isla caribeña que tenía una población de 91.000 personas, situado a unos 160 km al norte de Venezuela, y aprovechando la excusa del sangriento golpe de Estado, en algunas semanas no obstante se produjo una valerosa resistencia, con razón de las fuerzas revolucionarias y populares, consiguiendo así que Granada estuviese en la órbita de influencia de EEUU.

Bernard Coard, Phyllis Coard, Selwyn Strachan, John Ventour, Liam James y Keith Roberts, fueron detenidos el 31 de octubre 1983. Los líderes del golpe de Estado fueron sometidos a juicio en agosto de 1986. Junto con otros 13 fueron condenados a muerte. Esta sentencia fue conmutada a cadena perpetua en 1991.

El 2 de noviembre de 1983, la Asamblea General de la ONU con 108 votos a favor y 9 en contra, aprobó una resolución de profunda desaprobación de la armada EEUU, pidiendo la retirada de sus tropas.

Más tarde se formó un nuevo gobierno civil, designado y elegido por las autoridades militares de Estados Unidos, presidido por Herbert Blaize.

Pero treinta años después todavía hay respuestas insatisfechas de los acontecimientos relativos a la masacre en Fort Rupert; por ejemplo, ¿quién dio la orden de disparar contra civiles desarmados y los niños? ¿Quién dio la orden de la ejecución de Maurice Bishop y miembros de su gobierno? ¿Dónde fueron llevados los cadáveres de las personas asesinadas el 19 de octubre de 1983, y por qué no fueron entregados a un depósito de cadáveres para permitir a los parientes reconocer y saber quiénes son sus seres queridos? Cada país y estado no escatima algún esfuerzo por recuperar a sus muertos en zonas de conflicto, o al menos permitir que sean identificados y se les da un entierro apropiado, a menudo incluso después de muchas décadas por los acontecimientos ocurridos. El pueblo de Granada, con el compromiso de la "Fundación Maurice Bishop y de los mártires caídos ", pregunta y tiene todavía esta exigencia.

En los últimos años, diecisiete personas - incluyendo Coard y General Austin - que fueron encarcelados por el asesinato en Fort Rupert, fueron liberadas de la prisión de Granada. Coard ahora vive en Jamaica. Algunos de sus compañeros de prisión, incluyendo Austin, fueron utilizados por el Gobierno de Granada.

Pero nunca han respondido a las numerosas preguntas y dudas que aún permanecen oscuras sobre los acontecimientos que condujeron a la masacre en Fort Rupert.

El 25 de octubre es un día festivo en Granada para recordar el inicio de la "misión de rescate" (como Reagan apodó la invasión) de Granada. Los que aún lloran a las víctimas de esa masacre están exigiendo que el 19 de octubre sea declarado "Día de los Mártires " y que se convierta en un día para recordar, ya que hay algunas familias todavía que tienen que enterrar a sus muertos.

Esto continúa pidiendo la Fundación Bishop y de los mártires granadinos.

¿Quién era Maurice Bishop?

Maurice Bishop nació en Aruba (Antillas Holandesas), el 29 de mayo de 1944; en Londres donde estudiaba entró en contacto con el Poder Negro y las ideas de los líderes negros como Malcolm X, Martin Luther King y Kwame Nkrumah. Regresó a Granada en 1970, donde inició su actividad como abogado en el que ya se notaba el compromiso político. En 1973 se convirtió en jefe del partido MNJ (Movimiento Nueva Joya). Elegido, entró en el parlamento y por varios años ocupó el cargo de jefe de la oposición contra el gobierno del primer ministro Eric Gayri y su partido, el GULP (Partido Laborista Unido de Granada), con el proceso revolucionario de 1979.

Bishop, a treinta años después de su muerte, sigue siendo muy querido y recordado por el pueblo granadino, de hecho, numerosos son los reconocimientos de admiración a distancia de los años, como los "murales" dispersos por toda la isla, que representa su rostro o escritos que lo glorifican. En su honor, el Aeropuerto Internacional de Pointe Salines de Granada, fuertemente querido por Bishop, lleva hoy su nombre.


En el patio de ninguno, de Maurice Bishop, abril de 1983

Queridos hermanas y hermanos por la libertad de Granada

Hoy, un mes después de la histórica revolución de nuestro pueblo, hay paz, calma y tranquilidad en nuestro país. De hecho, ha habido una enorme caída en la tasa de criminalidad gracias a nuestra revolución. Algunos residentes extranjeros en Levera Bathway se sienten tan seguros hoy que han recomendado al Comisario de la Policía de que podría cerrar la estación de policía en esa zona. Un número inusualmente alto de los turistas por un período fuera de temporada están actualmente disfrutando de la belleza de nuestra tierra y la calidez de nuestra gente, y esto es así a pesar de que tuvimos una revolución, y que una posible y real amenaza de una invasión mercenaria, se cierne sobre nuestro país.

Por esto queremos que el pueblo de Granada y el Caribe tenga en cuenta que si los turistas comienzan a tener miedo y a dejar el país, o a dejar de venir a nuestro país, entonces deberán entender que esto ha ocurrido después de las amenazas producidas por el embajador de los Estados Unidos con respecto a la seguridad de nuestra industria turística. El embajador, el Sr. Frank Ortiz, en su última visita a Granada hace unos días, que sutilmente hizo hincapié en la evidente importancia del turismo en nuestro país. El embajador después advirtió que si seguimos hablando acerca de lo que él llama "invasiones mercenarias de ejércitos fantasmas" podríamos perder todos nuestros turistas... Al final de nuestra discusión, el martes, el embajador me entregó una declaración escrita a máquina con las instrucciones de su gobierno, para ser entregado a nosotros. La parte más importante de esa declaración se lee, y cito: “... Incluso si nuestro gobierno reconoce sus preocupaciones por las acusaciones de un contragolpe es posible, pero también cree que no sería en el mejor interés de Granada volver a pedir asistencia de un país como Cuba para prevenir este tipo de ataque. Veríamos con desagrado cualquier tendencia por parte de Granada para estrechar lazos con Cuba”.

Es bien conocido a nivel internacional, que todos los países independientes tienen derecho pleno, libre y sin obstáculos para llevar a cabo sus propios asuntos internos. Por lo tanto no reconocemos ningún derecho de los Estados Unidos de América a instruirnos con quién podemos desarrollar relaciones y con quién no podemos.

Desde el primer día de la revolución, siempre hemos tratado de tener y desarrollar relaciones estrechas y amistosas con los Estados Unidos, así como con Canadá, Gran Bretaña, y todos nuestros vecinos en el Caribe, ingleses, franceses, holandeses y de habla española; y tenemos la intención de continuar realizando esfuerzos para mejorar estas relaciones. Pero no hay que malinterpretar nuestra amistad y apertura, como una excusa para usar la arrogancia y la intromisión en nuestros asuntos, y nadie, por grande y poderoso que sea, se le permitirá dictar al Gobierno y al pueblo de Granada con quién podemos tener relaciones de amistad, y qué tipo de relaciones debemos tener con otros países.

No hemos pasado 28 años de lucha contra el Gairynismo (por Gayri el político precedente, ndt), y sobre todo en los últimos seis años de terror por conquistar nuestra libertad, para abandonar y hacerse uno esclavo o criado de cualquier otro país, no importa que sea grande y poderoso.

Rechazamos totalmente la tesis del embajador estadounidense, de que podríamos invitar a los cubanos a venir en nuestra ayuda, sólo después de que los mercenarios hayan intervenido y nos hayan atacado. Francamente, y con el máximo respeto, un argumento más ridículo apenas puede ser imaginado. Es como pedirle a un hombre que espere hasta que su casa se incendie, antes de irse a comprar un extintor ¡No!, ¡tenemos intención de dotarnos del extintor antes de que el fuego comience! Y si el gobierno cubano está dispuesto a ofrecer ayuda, estaríamos más que felices de recibirla.

Hermanas y hermanos, esto que hemos construido es un proceso independiente. Nuestra revolución fue una revolución popular, no un golpe de estado, y era y no es en algún modo, un movimiento minoritario.

Somos un país pequeño , somos un país pobre , con una población mayoritariamente de origen africano, son parte del Tercer Mundo, explotados , y debemos necesariamente tener una participación en la búsqueda de la creación de un nuevo orden económico internacional , que pueda ayudar a garantizar la justicia económica para los pueblos oprimidos y explotados del mundo, y para asegurar que los recursos se utilizan en beneficio de todos los pueblos del mundo , y no para una minoría de especuladores . Nuestro objetivo, por lo tanto, es unir todas las fuerzas y organizaciones, y cooperar con todos los países que nos ayuden a ser más independiente y más en el control de nuestros recursos. En este sentido, ninguno que comprenda la realidad de hoy, puede cuestionar seriamente nuestro derecho a desarrollar relaciones de cooperación con varios países.

Granada es un país soberano e independiente, aunque un pequeño punto en el mapa del mundo, y esperamos que todos los países respeten rigurosamente nuestra independencia, como nosotros respetaremos a ellos. Ningún país tiene el derecho de decirnos qué hacer o cómo hacer funcionar nuestro país o quién puede ser o no ser amigos. Desde luego, nosotros no pretendemos indicara otro país que hacer.

Nosotros no estamos en el patio trasero de nadie, y seguramente no estamos a la venta. Cualquiera que piense que puede intimidarnos o amenazarnos no tiene claramente algún conocimiento, idea, o indicio de lo que estamos hechos. Ellos claramente no tienen idea de las tremendas luchas que nuestro pueblo ha sufrido en los últimos siete años. Aunque sea pequeño y pobre, estamos orgullosos y decididos. Preferimos dar la vida antes de comprometer, vender o traicionar a nuestra soberanía, nuestra independencia, nuestra integridad, nuestra determinación y el derecho de nuestro pueblo al progreso de la autodeterminación nacional y social

¡Viva la revolución! ¡Viva Granada libre!

Maurice Bishop

Editado por Enrico Vigna, octubre 2013


Tomado de: http://www.comunistisinistrapopolare.com/2013/10/22/grenada-ottobre-1993-ottobre-2013-memoria-di-una-invasione/

Traducción para UyL: Adrián villanueva