Compartir

 

El llamamiento del frente sindical común a la huelga general del 13 de febrero fue seguido masivamente. Hace tiempo que no se veía una movilización de tal envergadura. Raoul Hedebouw, portavoz del PTB: “Vengan de Bruselas, sean flamencos o valones, han hablado con una sola voz: la del mundo del trabajo. La expresión "sin trabajadores, no hay riqueza" se ha demostrado vívidamente en todo el país. Es el momento de que estas riquezas les sean devueltas.»

Trabajadores metalúrgicos, petroquímicos, empleados de grandes almacenes, trabajadoras a domicilio, empleados de lavanderías, guarderías, transporte público, puertos y aeropuertos, sectores comerciales y no comerciales, servicios y producción, empresas privadas y públicas, grandes y pequeñas, de Ostende a Arlon, de Amberes a Hainaut.... El 13 de febrero, los trabajadores hablaron con una sola voz en todo el país. "Ya no podemos llegar a fin de mes. Pagamos cada vez más por la energía y por los productos de consumo. ¿Y qué proponen el gobierno y la patronal? ¡Un aumento salarial máximo del 0,8% para los próximos dos años!»

"Estamos dejándonos la salud por migajas"

"1500 euros netos (por mes) a tiempo completo, sin apenas personal, con ritmos agotadores, procedimientos cronometrados, con desindexación salarial y ya ni sé cuándo fue nuestro último aumento real...", dice Sonia, auxiliar de enfermería en un hogar de ancianos dirigido por la multinacional Orpea. "Esto no es normal. Mis compañeras y yo estamos dejándonos la salud por migajas.”

La lista de testimonios que hemos recibido es larga y en la misma dirección. El poder adquisitivo está en el centro de las preocupaciones de mucha gente. ¿Por qué un aumento salarial del 0,8% en dos años, cuando los beneficios se duplicaron el año pasado? ¿Por qué un 0,8% cuando los impuestos y las facturas se acumulan? Estas fueron las preguntas que surgieron numerosos piquetes a lo largo del país. En los sectores con salarios más bajos (lavandería, limpieza, conductores...), los empleados exigen un salario mínimo de 14 euros por hora.

"La presión en el trabajo es cada vez mayor", explica Fatiha, una trabajadora de Swissport. Tenemos que limpiar aviones con cada vez menos gente en un tiempo cada vez más corto. Aspirar, limpiar, recoger la suciedad, asegurarse de que todo está limpio, descargar equipos, toallitas, bandejas, cargar otras nuevas.... Todo en 45 minutos. Antes, teníamos el doble de tiempo. Pero ya se acabó. Hay que ser "competitivos", nos dice la dirección. Si no perderemos los contratos y habrá despidos." Y, continúa: “La jornada es tan dura que algunos sufren contracturas musculares en medio del trabajo y tienen que ser evacuados de la pista en ambulancia. ¿Y el gobierno nos quita los créditos a tiempo a los 55 y nuestras pensiones anticipadas? No sé cómo vamos a resistir.»

El PTB visita 600 piquetes y defiende el poder adquisitivo

Raoul Hedebouw, portavoz del PTB, reacciona: "El poder adquisitivo, la presión en el trabajo y sobre la jubilación: este es el cóctel que enfurece al mundo del trabajo en todo el país y en todos los sectores. Los empresarios y el gobierno ni siquiera muestran el más mínimo respeto por quienes hacen que el país funcione. Hay que invertir esta lógica. En primer lugar, para que sea posible lograr aumentos salariales. Nuestro departamento de investigación calculó que hay margen para un aumento salarial interprofesional de al menos un 3%.»

Por supuesto, el PTB no ha dejado de mostrar activamente su solidaridad con los huelguistas del país. No menos de 600 piquetes recibieron una visita de las delegaciones de apoyo del partido de izquierdas. "La presencia sobre el terreno y el apoyo activo a la lucha social están en nuestro ADN", explica Raoul Hedebouw. Si la energía mostrada hoy en los distintos piquetes continúa expresándose en las próximas semanas, el gobierno y los empresarios se verán obligados a recular. Es hora de que estas riquezas sean devueltas a quienes las producen, tanto para aumentar los salarios y el poder adquisitivo como para la jubilación, de modo que se pueda respirar un poco más relajadamente después de toda una vida de duro trabajo.»

Movilización también por el clima

El día después de la huelga general, los estudiantes de secundaria belgas se declararon en huelga y se manifestaron por sexto jueves consecutivo por el clima. Eran 15 000 acompañados de miles de estudiantes universitarios y de los colegios. La organización estudiantil del PTB, Comac, escribe en su página web: "El debate social sobre el tipo de transición ecológica que queremos está en todos los sitios. Todo el mundo habla de ello y espera que el Gobierno se ponga por fin manos a la obra, después de tantos años con una política climática deplorable. Y eso es gracias a la gente joven.»

Peter Mertens, Presidente del PTB explica: "Esta generación está pidiendo el fin del bla, bla, bla, y que se hagan cosas en la práctica. Necesitamos inversiones públicas masivas y una política que haga pagar a los grandes contaminadores y no a los trabajadores. Un nuevo viento sopla en Bélgica: el de la revolución climática social.»

Que los chalecos se unan

Los políticos de derechas intentan oponer el clima al poder adquisitivo. Quieren que creamos que "más clima" equivale a "menos poder adquisitivo". De hecho, están aterrorizados ante la perspectiva de que el movimiento por la justicia social y la justicia climática unan y desafíen a los únicos responsables de la pobreza social y climática: las multinacionales y las grandes corporaciones. Cuya única razón de ser es el beneficio. No el bienestar, la salud o el clima.

Y tienen razón al tener miedo. Porque en la lucha la gente se encuentra, se liberan las energías, se crea el cemento y las líneas comienzan a moverse. El movimiento de los chalecos amarillos y la movilización sindical han llevado el debate sobre la justicia social al movimiento climático. Y a la inversa, la movilización climática conduce a una nueva toma de conciencia en el mundo del trabajo.

Como expresaba Peter Mertens en la recepción de Año Nuevo del PTB: "La primavera social será calurosa. Y lo sabemos: no nos regalarán nada. Los chalecos amarillos lo saben. Han estado en la calle durante meses. En los institutos lo saben. Están en la calle todos los jueves. Los sindicatos lo saben. Pronto volverán a las calles. Chalecos amarillos, chalecos verdes, chalecos rojos: ¡todos juntos! Queremos oxígeno para el planeta, oxígeno para el país, oxígeno para las familias.»

Partido de los Trabajadores de Bélgica (PTB), 14 de febrero de 2019