Compartir

Recientemente, la Dirección General de Transporte de la Región de Murcia ha anunciado la restitución de la línea 61 de autobús (ahora línea 26B), que volverá a dotar de transporte público a los vecinos de las zonas más rurales del municipio de Murcia como son las pedanías de Aljucer, San Ginés y El Palmar, después de estar más de 6 años desprovistos de este servicio público esencial.

El comienzo de esta travesía tiene lugar en 2012, después de que el precio del billete de la línea 61 hubiera subido repentinamente de 1,10 € a 2,15 €, llegando a ser el más caro de todo el Estado. Con ello, el número de usuarios se resintió, lo que se convirtió en el pretexto que la Consejería de Fomento utilizó para suprimir esta línea a la vez que lo hacía con otras tantas. A raíz de ello, las protestas vecinales se pusieron en marcha en 2013. Cortes de carretera, concentraciones semanales e irrupciones en la junta municipal. Todo esto sumado al trabajo conjunto con otros colectivos vecinales en lucha, una sucesión de promesas electorales incumplidas y cambios en la alcaldía de las pedanías afectadas (cambios de PP a PSOE) tras las elecciones municipales. A finales de 2016, se crea una comisión de transporte público en el ayuntamiento que no consigue avances de ningún tipo, arrastrando con ello a los vecinos a la desmovilización temporal.

Saltamos ahora hasta marzo de 2018, cuando comienzan a aparecer anuncios de LAT -concesionaria del transporte público en la ciudad de Murcia- avisando de la inminente supresión de la línea 18, que vino a cubrir a la desaparecida línea 61. Una línea de baja utilidad, con poca frecuencia de paso y escasa cobertura respecto al anterior trayecto, pero que era la única vía de transporte al centro de la ciudad desde esas zonas de la huerta. Los vecinos ven no solo cómo se aleja la reposición de la anterior ruta, sino que desaparece la única conexión existente. Llegamos así al día 14 de marzo, cuando la junta municipal de Aljucer convoca una asamblea vecinal. Aquí, los vecinos se dan cuenta de que la alcaldesa y el resto de representantes políticos no tienen otra intención que ponerles zancadillas, desmovilizarlos e instrumentalizarlos.

Esta experiencia supuso un punto de inflexión. Los vecinos más movilizados comprendíamos que era imprescindible dotarnos de una organización estable y autónoma que nos permitiera llevar la iniciativa en esta reivindicación. Por tanto, el siguiente paso fue constituir a nivel formal la Plataforma Vecinal por la Recuperación de la Línea 61, integrada por todos los vecinos afectados, para que estos tomaran las decisiones de forma asamblearia de ahí en adelante. A raíz de la reunión elaboramos un manifiesto y el día 8 de junio, bajo el lema “Recuperación Línea 61. El transporte público no es un negocio, es un servicio”, llevamos a cabo una manifestación que mantuvo cortada la circulación en la Carretera de El Palmar durante toda la tarde. En los días previos estuvimos colocando carteles informativos en los comercios de Aljucer y San Ginés. Fue la primera acción de este tipo que se hacía en los últimos cinco años y el balance fue positivo.

Las semanas se suceden y, tras grandes esfuerzos y numerosas acciones de protesta, recibimos una respuesta positiva: la Dirección de Transporte nos pidió una propuesta. Con la inestimable ayuda de varios trabajadores de la empresa LAT, la asamblea vecinal aprueba una propuesta de rutas y horarios para la línea de autobús. Después, en solo una semana se lograron 1.322 firmas de vecinos que apoyaban las reivindicaciones de nuestra plataforma, y la entrega de las mismas se produjo el 11 de octubre. Esto supuso una demostración de fuerza en toda regla que puso de manifiesto la capacidad de movilización que había desarrollado la plataforma.

Tras varias acciones más, el 21 de diciembre tuvimos nuestra línea restituida con la propuesta que habíamos hecho a la Dirección de Transportes. Todo esto ha sido propiciado por las movilizaciones, reivindicaciones y organización vecinal. Orgullosos por el esfuerzo y la lucha llevada a cabo de manera infatigable durante mucho tiempo.

José Enrique Ruiz Saura

Miembro de la Plataforma Vecinal por la Recuperación de la Línea 61