“...Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos” (Evangelio según San Mateo 16, 13-20).

A partir de esta sentencia de Jesús hecho Cristo, la Iglesia Católica ha legitimado la construcción de lo que a lo largo de la historia ha sido una herramienta de opresión del pueblo, pivotado en el poder papal (Pedro) que por mandato divino, ha ejercitado el liderazgo político del Vaticano.

 

 Brigada cubana con 52 doctores y enfermeros llega a Milán, Italia, para brindar  su apoyo en la batalla contra la COVID-19. Foto: Consulado de Cuba en Milán. 

En la lucha que el conjunto de países está llevando a cabo, para combatir el Covid-19, una vez más sobresale el trabajo de la República de Cuba. Desde el primer momento Cuba es parte esencial en la solución de esta pandemia. En Venezuela, Nicaragua, Surinam, Granada, Jamaica, Italia y Belice ya están trabajando profesionales del Contingente Internacionalista "Henry Reeve". Nada de esto hubiera sido posible sin la victoriosa Revolución Cubana, con Fidel Castro, que puso en el centro de sus preocupaciones a las personas. Por primera vez en su historia los cubanos, conocieron verdaderamente los derechos humanos, los de verdad, no la rancia propaganda de la que somos víctimas en los países capitalistas.

Ante la crisis sanitaria actual y las distintas medidas que la gestión burguesa de la crisis viene realizando, y que ya han sido analizadas por el PCPE, la Redacción de Unidad y Lucha saca este número del mes de abril en versión digital, ante las dificultades que opone el confinamiento para su distribución y con el objetivo de que se difunda lo más ampliamente posible entre los distintos sectores de la clase obrera y el pueblo trabajador.

Descargar aquí: UyL nº 382 Abril 2020

The Telegraph hacía saltar las alarmas en la Casa Real cuando sacó la noticia que ya todos sospechábamos: el rey emérito Juan Carlos I es beneficiario de dos sociedades opacas llamadas Zagatka y Lucum. En Zagatka, su hijo y dos hijas son beneficiarios. En Lucum está confirmado que Felipe VI es segundo beneficiario, es decir, heredero tras el fallecimiento del emérito.

Zagatka, con sede en Liechtenstein, es una fundación con 10 millones de euros que le pagaba viajes en jet privado y en la que aparece anotado como origen de los fondos una comisión por la venta del Banco Zaragozano al Barclays Bank. Lucum, con sede en Panamá y cuenta en el banco suizo Mirabaud, tiene 100 millones de euros que en estos momentos son investigados por el fiscal helvético Yves Bertossa ya que se sospecha que proceden de comisiones de la construcción del AVE a La Meca.

Es difícil abstraerse de la propaganda. Todos los massmedia están en manos del gran capital.

La primera consigna de la pandemia fue acusar a China y minusvalorar el peligro de la epidemia. Al estilo de los hilillos de plastilina del Prestige, nos convencieron (me incluyo) del simple catarro, una gripe un poco más fuerte. Dentro de unos meses oiremos a nuestros inefables periodistas seguir hablando del virus chino, cuando no se sabe de dónde viene la cepa principal, igual que pasó con las armas de destrucción masiva de Irak, aquellas que cuando hasta la CNN decía que no estaban, los medios de comunicación de nuestro entorno seguían buscando.

En estos días aciagos que vivimos en las últimas semanas se ha puesto más de manifiesto que nunca de qué manera afronta cada país, y por tanto cada modelo socioeconómico, la pandemia del coronavirus Covid-19.

Con todos los matices posibles, el mundo del siglo XXI sigue dividido en dos bloques socioeconómicos diferenciados, no valen las teorías alternativas por mucho que algunos se empeñen en inventarlas, solo existe el bloque capitalista-imperialista y el bloque que transita hacia el modelo socialista-comunista, no hay tercera vía socialdemócrata ni capitalismo con rostro humano.

Declaración del Secretariado Político del CC

El Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE), expresa su solidaridad y apoyo a la República Bolivariana de Venezuela y al conjunto del “Bravo Pueblo Bolivariano” ante esta nueva agresión del imperialismo de los Estados Unidos de Norteamérica.

En estos tiempos de cibermilitancia obligatoria debido a una pandemia que está dejando al desnudo la inmoralidad, incapacidad y senilidad de un capitalismo en descomposición, oportunistas y reformistas de todo cuño “hacen su agosto” en primavera al calor del tiempo que les otorga un confinamiento a buen seguro con el estómago lleno. Hemos de reconocer que en este terreno nos llevan cierta ventaja quienes, sin necesidad de emergencias sanitarias, hacen del ordenador, el teclado y la conexión de alta velocidad sus únicas herramientas “de lucha”. En cambio, en condiciones normales las y los militantes de las organizaciones revolucionarias y, en especial, la militancia comunista, debemos compatibilizar esas tareas con el apoyo a un piquete a las 6 de la mañana, el reparto de propaganda a la puerta de una fábrica o empresa de transporte en el turno de noche, la concentración en apoyo a la Venezuela Bolivariana o el trabajo en los sindicatos reformistas combatiendo a la patronal y a la burocracia interna.

Venezuela, también afectado por el coronavirus, enfrenta la pandemia bajo condiciones aún más precarias como resultado de las medidas coercitivas económicas unilaterales, criminales e inhumanas.

No es el único país. La alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, reclamó el martes (24.03) que sean atenuadas o suspendidas las sanciones económicas impuestas a países como Venezuela, Irán, Cuba o Corea del Norte, Siria en este período de pandemia, “tanto por razones de salud pública como para reforzar los derechos y defender las vidas de millones de personas en esos países. En un contexto de pandemia mundial, las medidas que obstaculizan la atención médica en cualquier país incrementan el riesgo que todos afrontamos”.

Subcategorías

ESTO SON LOS DETALLES DE LA CATEGORÍA "Actualidad"