A todos aquellos y aquellas que hacen seguimiento de las noticias y comunicados del PCPE, a todos y todas los que nos consideran el Partido  referente de la clase obrera, el Partido para la revolución , o simplemente nos siguen porque  buscan  la verdad de las decisiones política que nos afectan a todos:

En primer lugar queremos agradeceros el interés por el proyecto comunista en España  e informaros que nuestras redes han sufrido en los últimos días un sabotaje de origen interno que nos ha dificultado la comunicación.

Los y las   comunistas respondemos con la agilidad propia de quienes nos forjamos en el trabajo en cualquier circunstancia, por eso hoy decimos que ya mantenemos el control de nuestros medios digitales y progresivamente iremos recuperando la normalidad en el flujo de información que mantenemos con todos vosotros y vosotras.

Por último, los/las comunistas, los revolucionarios no somos derrotados virtualmente, pues quienes entienden su vida partidaria como una intervención priorizada en la vía virtual tienen un corto recorrido político.

El PCPE tiene la fortaleza que le da su práctica de construir entre las masas el partido para liberar a la clase obrera.

Venceremos estas dificultades y las que puedan venir.

Saludos comunistas

(continúa)

Ponérselo difícil.

Hoy mismo leemos que el ilustrísimo ratero Sr. Rato, ex ministro, cobraba por despachar una conferencia 50.000 €. Gracias a eso nos ha podido defraudar una considerable cantidad de millones. Sigue en su casa, sin problema. Ojalá falte poco para que el PP. le rinda el mismo homenaje que a Rita, otra preclara descuidera.

Estos ejemplos, Rato y Rita, muestran el régimen político vigente. Por más que quiera disfrazarse, evidencia su servicio a una clase específica, en su beneficio y en el de sus mayordomos y criados. Muestran también que la clase del capital desde cualquier ángulo está en permanente posición bélica contra la clase trabajadora. Sin descanso.

Por ejemplo, consideremos un asunto de actualidad política: los presupuestos generales del estado (pge). Demostración plena de política económica al servicio de una clase determinada. Basta contemplar la partida destinada a los intereses de la deuda, "lograda" en base a la adquisición de morralla bancaria y rescatar bancos de la quiebra.

Además, una vertiente de la situación política actual respecto a los pge reclama atención, pues muestra una relativa dificultad de la oligarquía para conservar intacta su dominación (dictadura de clase). Se encuentra obligada a cambiar elementos de sus formas de gobierno para que nada cambie.

Según los datos de las distintas administraciones del Estado, durante el pasado año 2016, casi 24.000.000 de turistas visitaron el País Valencià, de ellos, 7.460.000 fueron extranjeros.

Esta es la cabecera triunfante de cualquier artículo de la prensa del régimen, tras cerrar el año 2016 en lo referente al turismo en el País Valencià. Sin embargo, la realidad de nuestro sistema actual, el capitalismo, esconde tras de sí algunos apuntes importantes que cabría recordar cada vez que pensemos en ese imaginario colectivo fabricado por el aparato de propaganda del sistema, en el que se nos reitera que estamos saliendo de la crisis y que el turismo y sus cifras son unos de esos indicadores.

La benévola sentencia del llamado caso de las tarjetas black de Bankia, condena a José Antonio Moral Santín a 4 años de prisión por el expolio de 456.522€ de la entidad financiera de la que durante un buen número de años fue consejero en representación de Izquierda Unida.  Un veredicto profundamente clasista en el que, una vez más, la justicia burguesa vuelve a pasar la mano por encima de quienes por todo lo saqueado durante años aprovechándose de su responsabilidad política, solo pagarían su culpa devolviendo la totalidad de lo robado y pudriéndose en la cárcel hasta el fin de sus miserables días  

Difícil será, como demuestra el caso Noos, que cumplan su condena, pero por ladrones y por el aprovechamiento ilícito de su cargo público, el mencionado Moral Santín y todos sus colegas de banquillo, lo único que merecen es arder eternamente  en el lago de brea hirviente que soñara Dante Alighieri para este tipo de gente.

Hace unos meses nos bombardearon a bombo y platillo por las tierras vascas de la nueva película que se estaba grabando por las calles céntricas de Bilbao: Gernika.

 

El calculadamente ambiguo lema “OTAN de entrada NO” del PSOE en 1981 dejó claro el valor de los compromisos de la socialdemocracia con el pueblo. Tras año y medio del gobierno a la valenciana constatamos que ese desprecio es compartido por la nueva socialdemocracia representada por Compromís, gobernando en el Consell junto al PSOE; Podemos, apoyándoles desde las Cortes Valencianas; o Esquerra Unida, compartiendo Gobiernos locales con dichas formaciones políticas.

Al igual que no se puede tapar la Luna con un dedo, una mentira es una mentira, por mucho que se repita hasta la saciedad. Lejos de la engañosa propaganda gubernamental, el año 2017 se caracterizará por la continuidad de la crisis capitalista.

Uno de los mantras más repetidos en la denominada “izquierda” de este país es el pesar por la falta de unidad de esa misma “izquierda”. Pero tras ese lugar común, que sin embargo muchos hombres y mujeres trabajadores de este país repiten de manera honesta porque ansían derrotar a su enemigo de clase, se esconde la manipulación del oportunismo más ramplón que una vez más aspira a situar a la clase obrera y a los sectores populares de este país al servicio de intereses ajenos. En ese contexto no es extraño quien reivindique el frente popular que ganó las elecciones de 1936 como un referente histórico de ese otro frente que con tanta frecuencia nos quieren vender hoy los oportunistas, el frente contra el partido popular. Y está es, a fin de cuentas, una de las principales claves con las que el oportunismo trata de sembrar la tergiversación y manipulación con la que anular y desmovilizar la lucha de la clase obrera, cuando quieren dar el cambiazo y hacer pasar un frente de la clase obrera como fue el frente popular de 1936, por un frente desclasado contra un partido, que por miserable que pueda ser, su defensa del capitalismo no es única y exclusiva, la mayor parte de esa “izquierda” que reclama unidad par sí misma, defiende igualmente el capitalismo.

Hace poco hablábamos del aumento del gasto militar por la adquisición de nuevos y nada baratos juguetitos para el ministerio de la guerra, perdón, quise decir de defensa. Acabado 2016 podemos cuantificar realmente ese gasto del Estado español y el destino de una nada desdeñable cantidad de millones.

En 2015 se aprobaban los Presupuestos Generales del Estado para 2016, concretamente el gasto militar previsto era de 5.787,89 millones de euros, 0,35% más que el año anterior. Pero entre pitos, flautas, aviones, helicópteros y demás instrumentos de destrucción masiva, el gasto del Ministerio, se incrementó unos 1.000 millones más, hasta 6.899,22 millones. Y lo peor… Lo peor es que ese gasto es la punta del iceberg, permanecen ocultos y dispersos en otras partidas numerosos gastos militares.

Subcategorías

ESTO SON LOS DETALLES DE LA CATEGORÍA "Actualidad"