En el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria (LPGC) gobierna, en esta legislatura y en la anterior, el tripartito PSOE-PODEMOS-NC. La Concejalía de Urbanismo, en ambos períodos, la ejerce el podemita Javier Doreste.

El Muro de Berlín formó parte de la frontera interalemana desde el 13 de agosto de 1961 hasta el 9 de noviembre de 1989.

A la una del 13 de agosto de 1961 se cerraron las estaciones de metro y ferrocarril. Se empezó esa noche con el tendido de alambradas cruzando la ciudad, reforzadas con bloques de hormigón, ladrillos y cemento aplicados por operarios custodiados por soldados de la RDA. El muro, bordeado al Este por una tierra de nadie, medía 155 km (43 km dividían de norte a sur Berlín en dos y 112 aislaban el enclave de Berlín Oeste del territorio de la RDA).

El bloque socialista lo bautizó como “Muro de protección antifascista”, levantado para proteger a su población de elementos fascistas que conspiraban para evitar la voluntad popular de construir un estado socialista en la Alemania del Este. Para entenderlo debemos realizar un pequeño viaje a la historia de esos años y anteriores.

Con una tasa de aprobación de Donald Trump del 45 % en Diciembre del 2019, los “déficit gemelos” (comercial y fiscal) creciendo inconteniblemente al igual que la deuda pública y una amenaza de juicio político en su contra los consejeros y asesores de la Casa Blanca seguramente recomendaron al presidente que apele al tradicional recurso e inicie una guerra (o una operación militar de alto impacto) para recomponer su popularidad y situarlo en mejor posición para encarar las elecciones de Noviembre del corriente año.

Esta sería una plausible hipótesis para explicar el inmoral y sangriento atentado que acabó con la vida de Qassem Soleimani, ciertamente el general más importante de Irán. Washington informó oficialmente que la operación fue explícitamente ordenada por Trump, con la cobardía que es tradicional entre los ocupantes de la Casa Blanca, aficionados a arrojar bombas a miles de kilómetros de distancia de la Avenida Pennsylvania y de aniquilar enemigos o supuestos terroristas desde drones manejados por unos jóvenes moral y psicológicamente desquiciados desde algunas cuevas en Nevada. Esa misma prensa se encargó de presentar a la víctima como un desalmado terrorista que merecía morir de esa manera.

¡Damas y caballeros, ya llegó a la ciudad el Gran Circo del Clima! Durante las dos primeras semanas de diciembre Madrid instaló en el recinto ferial IFEMA un circo de los de antes, un espectáculo en cuyo escenario los payasos que van de listos pasan por encima de los que se presuponen tontos, un circo de esos en los que los animales maltratados por sus amos sufren y mueren tras las rejas de sus jaulas. Así fue, ese lamentable espectáculo se estableció en Madrid durante las dos primeras semanas de diciembre, tomando forma con el nombre de CUMBRE DEL CLIMA (COP25).

Hasta hace tan solo unas semanas se creyó que sería Chile, país designado tras la renuncia de Brasil, el lugar donde tendría lugar la Cumbre; sin embargo los organizadores, amedrentados por las luchas y protestas emprendidas allá por la clase trabajadora, acabaron por situar a Madrid como el lugar donde definitivamente tendría lugar esta pantomima climática.

La Isla supera a los países capitalistas avanzados, incluidos Gran Bretaña y Estados Unidos, que ha sometido a Cuba a un bloqueo económico punitivo de seis décadas.

El Índice de Desarrollo Sostenible (SDI), diseñado por el antropólogo y autor Dr. Jason Hickel, calcula sus resultados dividiendo el puntaje de "desarrollo humano" de una nación, obtenido al observar las estadísticas sobre la esperanza de vida, la salud y la educación, por su "exceso ecológico". la medida en que la huella de carbono per cápita excede los límites naturales de la Tierra.

Los países con un fuerte desarrollo humano y un impacto ambiental más bajo obtienen un puntaje alto, pero los países con menores expectativas de vida y tasas de alfabetización, así como aquellos que exceden los límites ecológicos, están marcados hacia abajo.

Vea en Cubadebate el video clip “Yo soy el punto cubano” dirigido por Alejandro Pérez y con la interpretación de David Blanco. La canción es una versión del tema de igual nombre, popularizada por la Celina González. La nueva propuesta musical es un regalo del Ministerio de Cultura por el 61 Aniversario del Triunfo de la Revolución.

En ella participan la Orquesta de Cámara de La Habana, el grupo Síntesis, Ernesto Blanco, Kamankola, estudiantes del Conservatorio Amadeo Roldán y el Coro Diminuto de Digna Guerra.

 

Publicado el 30 de diciembre 2019 en cubadebate.cu

Los dogmas son supuestas verdades incuestionables reveladas por Dios o por libros sagrados. Los dogmas implican no ver la realidad material, capan la creatividad y el pensar por uno mismo o una misma, suponen esquemas mentales que se aplican a la realidad. 

El marxismo es una ciencia social, un método crítico y revolucionario. Las categorías que estudia el marxismo (mercancía, valor, capital, clase obrera...) no están en ningún libro sagrado, están en la realidad. El científico marxista debe ser un buen observador y estudioso de la realidad material. Esas categorías las llevamos al plano de la teoría a través de la lógica dialéctica. 

Aún recuerdo las interesantes discusiones que solía mantener los viernes por la tarde con algunos compañeros y amigos en la cervecería Napargar de Pamplona. Aún recuerdo cómo María abogaba por la implantación de la renta básica universal (RBU) con objeto de salvar la pauperización de la clase trabajadora derivada de su creciente desempleo, fruto de la automatización de los procesos productivos. Sin embargo, pienso que, independientemente de otras implicaciones de carácter negativo de la RBU, esta no es una solución apropiada al mencionado problema derivado de la mecanización. En esta breve nota discuto por qué desde una perspectiva crítica.

Es habitual que la ideología dominante diseñe el rechazo a las leyes sociales del desarrollo histórico, a los hechos de las relaciones económicas y de poder que desbordan toda acción concreta e individual. El sistema se esfuerza en hacernos creer que la realidad es una suma de voluntades concretas, cuyo núcleo se reduce a una historia de pura moralina entre hombres buenos y malos. No es que nuestra dimensión moral no sea importante, al contrario, la toma de conciencia que nos compromete con la lucha histórica del proletariado es fundamentalmente un acto moral, pero sobre la conciencia de necesidades sociales históricamente determinadas que solo pueden ser trabajadas mediante la lucha de masas y la acción del partido.

Subcategorías

ESTO SON LOS DETALLES DE LA CATEGORÍA "Actualidad"