Pedro Sánchez ha propuesto a la Comisión europea la aplicación, a partir del 2020 y de forma progresiva, de la denominada “mochila austriaca”. Un plan de pensiones privado que se cobra de forma diferida.

No son “Fake News“, no son noticias falsas. No es invento de la derecha derechona con ánimo de restar electorado a la izquierda (en especial al PSOE). Es una propuesta seria, muy seria, tan seria que fue enviada al Consejo Europeo pocos días después de que Pedro Sánchez ganara las elecciones. El nombre del documento es: Programa de estabilidad 2019-2022[1] (las líneas económicas del futuro gobierno). En paralelo, también se envió el denominado Programa Nacional de Reformas [2] (las leyes y decretos que piensa aprobar el ejecutivo).

En estos documentos se definen las líneas fundamentales y algunas concreciones en temas como relaciones laborales, pensiones, recortes, previsión de déficit público, etc. Es la hoja de ruta del nuevo gobierno, que se pondrá en marcha con la bendición de la Comisión Europea. Nuestro país, no lo olvidemos, perdió su soberanía cuando Zapatero y las derechas, estatales y nacionalistas, modificaron la Constitución para asegurar el pago de la deuda.

 

La división de la clase obrera en sindicatos fue uno de los grandes aciertos del capitalismo, al conseguir que compitan entre ellos, por sus intereses, que algunas veces están por encima de la clase a la que dicen representar. En sus estatutos, algunos hablan de unidad, pero esa unidad solo la vemos en las altas direcciones para llegar a acuerdos con la patronal o el gobierno, no se da en las empresas. Cuando bajas, te encuentras, algunas veces, con mucha rivalidad sindical no exenta de odio y juego sucio en ocasiones, todo por obtener delegados, no mejoras para la clase obrera.

Las pensiones y los derechos de nuestros pensionistas y jubilados se defienden en la calle luchando contra los recortes y las privatizaciones. Es urgente un plan púbico de residencias para personas mayores y dependientes que deje de entregarle la salud y el bienestar de nuestros mayores y dependientes a las empresas.

Para defendernos como clase y lanzar una contundente contraofensiva en defensa de nuestros derechos laborales. Basta ya de pactos sociales y conciliación de clases que solo nos hacen retroceder. Todo lo ganamos luchando y todo lo perderemos si no luchamos unidos y conscientes de nuestro papel central en la sociedad. Si la clase trabajadora somos quienes todo lo producimos, tenemos derechos a decidirlo todo.

Ya habíamos asumido que los partidos políticos cuando se presentaban a las elecciones hicieran promesas al aire con la intención de recabar votos. Esas promesas una vez en instalados en los distintos gobiernos no se cumplían. Tampoco ahora.

Esa falta de ética política y de rendición de cuentas hacia quienes votamos es completamente inocente en comparativa con la práctica en boga consistente en mentir descaradamente, lo que los modernos llaman “fake news”, o manipular la realidad de los hechos, tergiversando perversamente la realidad, para que determinados planteamientos ideológicos sean asumidos por una masa enajenada gracias a los “mass media” y la desinformación generalizada.

 

El programa del PCPE es un llamado a la dignidad rebelde de nuestra juventud, a que plante cara y ponga fin a esta situación de exclusión social a la que es sometida. El capitalismo le niega el presente y el futuro a la juventud obrera y de los sectores populares, y ellos y ellas tienen la obligación de organizarse y luchar para defender sus derechos. Sufren la agresión del paro, la mercantilización de los estudios, la degradación de los barrios populares, el consumismo y la alienación constante que le imponen los monopolios de la comunicación y aun tienen, los monopolios y sus gobiernos, la desvergüenza y el cinismo de decir que son lo que más importa de la sociedad

 

UNA ESPAÑA REPUBLICANA Y SOCIALISTA, QUE SEA UNIÓN VOLUNTARIA DE PUEBLOS LIBRES

España transita, desde hace años, por una etapa que expresa el progresivo agotamiento del proyecto histórico de la burguesía para este país. Proyecto socialmente injusto, violento y reaccionario, sostenido por una alianza funcional de la burguesía con la Iglesia, monarquía y los cuerpos represivos a su servicio.

 

El capitalismo teje una tupida red de complicidad con el patriarcado para someter a las mujeres trabajadoras a una doble opresión. Levantemos un muro de resistencia frente al machismo secular que sigue azotando la realidad en todos los ámbitos de nuestra vida.

 

La avidez insaciable de recursos naturales que impone el consumismo capitalista, está llevando al Planeta al borde del colapso. No hay capitalismo verde; su existencia está en permanente contradicción con un desarrollo social y científico del medio ambiente al servicio del pueblo trabajador.

Subcategorías

ESTO SON LOS DETALLES DE LA CATEGORÍA "Actualidad"