Los colectivos de pensionistas se suman a las movilizaciones del 20 de Junio en defensa de la sanidad pública, universal y de calidad al servicio del pueblo trabajador.

Este viernes la representación sindical en la OSI Ezkerraldea-Enkarterri-Cruces (SATSE, ESK, ELA, UGT, SME, CCOO, LAB, SAE, UTESE) se ha concentrado para denunciar las carencias existentes en dicho centro hospitalario, que han cobrado más relevancia con la crisis del Covid-19.

La crisis sanitaria ha evidenciado las debilidades del sistema sanitario producidas por los recortes que se vienen produciendo silenciosamente desde hace décadas. Las denuncias sobre las deficiencias puestas de manifiesto durante la pandemia son relativas a las carencias de atención primaria, falta de personal que ha obligado a trabajar sin respetar los descansos del personal y a la adopción de medidas extraordinarias e improvisadas. Denuncian que se ha actuado tarde y mal, con continuos cambios de protocolos en vez de una gestión basada en personal especializado, sin criterios comunes y absolutamente presuntuosa, ignorando la experiencia china.

No han recibido el monárquico premio a la concordia, ¡ni falta que les hace!. Lo grave es que un Gobierno cuya composición (PSOE/Compromís/Unidas Podemos) se nos vende como favorable a los intereses de las/os trabajadoras/es, ataque frontalmente nuestras condiciones laborales. Más aún en un sector de vital importancia, ahora y siempre, para prevenir las temibles infecciones hospitalarias.

 

Ebhisa, empresa que gestiona la terminal de graneles sólidos del puerto de Gijón, presentó un ERTE a finales de marzo por razones técnicas y económicas con vigencia en el año 2020 y 2021; un ERTE unilateral planteado por la dirección de la empresa en la situación de crisis generada por la Covid-19.

El comité de empresa integrado por 9 representantes (ELA 6, CCOO 2, LAB 1) llamó a concentrarse en la mañana de este martes a las puertas del centro para exigir la sustitución de bajas, la recuperación de calendarios y una ratio que garantice un servicio de calidad. La reclamación de personal y una ratio suficiente viene de lejos, a la que se ha añadido la denuncia por las cargas de trabajo y la no cobertura de las bajas laborales y la denuncia ante la negativa de la empresa a flexibilizar los calendarios

Los y las pensionistas se concentraron este lunes en las capitales y otras localidades vascas entre medidas de distanciamiento social y con un recuerdo y reivindicaciones por los fallecimientos por coronavirus entre este segmento de la población. La semana pasada se evidenció la situación del colectivo y la manera dramática en la que ha sido diezmado, al hacerse públicos los datos sobre el descenso en el número de pensiones. Se constata que como consecuencia de la pandemia en Bizkaia hay en mayo 1.020 perceptores de pensiones menos, en Gipuzkoa 696 y en Araba 196. La tónica general ha sido esa en todos los lugares,

 

La denuncia de las políticas migratorias del Gobierno y la exigencia de la regularización de las personas indocumentadas fue el llamado que convocó a más de 5000 personas desde diversos puntos de la capital francesa hasta la Plaza de la República. Este sábado 30 de mayo, otra policía no menos violenta y racista que la de EE.UU. también se empleó a fondo contra todas ellas utilizando gases lacrimógenos y deteniendo a un centenar de manifestantes.

 

Ayer fue Nissan, hoy Renault anuncia “el despido de 15.000 trabajadores en los próximos tres años en su nuevo plan de reducción de gastos”. El comunicado de la multinacional expresa claramente "La estrategia de corrección del personal contempla como ejes la capacitación, la movilidad interna y los despidos voluntarios. En vigor durante tres años el plan afectará a casi 4.600 empleos en Francia, a los que se agregan más de 10.000 despidos en el resto del mundo". La reducción de empleo afectará en particular a cuatro plantas en Francia y suspenderá sus proyectos de ampliación de las fábricas en Marruecos y Rumanía. Además contempla reducir su capacidad de producción en Rusia, sus actividades mecánicas en Corea del Sur y la fabricación de cajas de cambios en Turquía. En total la eliminación del 8 % de su plantilla global.