André Malraux, novelista, aventurero y político francés nacido en Francia en 1901 en el seno de una familia acomodada, fue un personaje característico de la cultura francesa de la primera mitad del siglo XX en el que convergieron los elementos novelados del escritor, su compromiso político por la libertad y su deseo irrefrenable de aventura.

Hace 80 años del golpe de Estado de Franco y el comienzo de la contienda, la lucha contra el fascismo. Vamos a reivindicar la memoria de una militante comunista excepcional: Lina Odena. Existe un libro de viñetas sobre su vida combativa. Jorge García se encargó del guion y Carlos Maiques emprendió los dibujos de las historietas. Se basarán en testimonios recogidos de quienes la conocieron, fundamentalmente parten de la aportación bibliográfica de la obra de Manuel Moreno “Lina Odena. Lluita de Dona” que fue publicada en 2008.

Un texto puede ser un telegrama, una fotografía, un pictograma, un poema, un lienzo, una película, un objeto,un jeroglíco, un pergamino, una novela…sobre la semiótica existen infinidad de páginas escritas desde Barthes a Umberto Eco... Lotman hablaba de Semiosfera.

A pesar de que sea el centenario de su nacimiento hablaremos de los libros de Blas de Otero. Olvidado durante décadas. Supuso el viaje del ensimismamiento al nosotros. Dominó extraordinariamente tanto el soneto como el versículo. Aprendió de las obras maestras de los clásicos místicos del siglo XVI, del versolibrismo del siglo XX, así como de la maestría literaria de Miguel Hernández. En los años 50 pasó un tiempo en París. Viajó a la URSS y a China en 1960 y después residió en Cuba. A su regreso se comprometió en la lucha antifranquista.

La obra literaria de Nicolás Guillén representa la más elevada expresión de la cultura afrocubana. En esta ocasión hablaremos de los libros de Nancy Morejón: “Los ecos de la mujer afrocubana”. Comenzó muy joven con su libro “Mutismos” en 1962, que aparece durantelas grandes campañas de alfabetización, donde tuvieron un enorme protagonismo las mujeres. En 1967 aparece el libro “Richard trajo su flauta” en el que evoca a su abuela Ángela Domínguez”, los mitos ancestrales como Eleggua, memoria de los estribadores portuarios.

Zhou Enlai le propuso escribir sus memorias. Serían los testimonios de un destronado. Había sido entronizado como emperador de China a los dos años, rodeado de su corte de sirvientes, eunucos, concubinas en la Ciudad Prohibida. Había sido educado como Hijo de los Dioses, Hijo del Cielo. El imperio chino se caracterizaba por un régimen de servidumbre y de esclavitud, donde en las zonas costeras se había implantado una incipiente propiedad burguesa al calor de las potencias coloniales occidentales.