¡¡Resiste fuerte, resiste fuerte!!

¡¡Resiste fuerte, Euskalduna!!

“Eutsi Gogor!!” (Del grupo de rock vasco Hertzainak)

“-Es el momento de afrontar grandes obras.” (Unai Rementeria: Diputado Foral de Bizkaia)

Vivimos en una tierra de contrastes, donde los nuevos faraones del Gobierno Vasco y de la Diputación Foral de Bizkaia siguen realizando sus modernas construcciones para la posteridad con capital público al igual que hace treinta años.

Tras los pactos y acuerdos transversales, además de algunas que otras traiciones sindicales en  la 2ª Reconversión del sector naval entre  1987 y 1988, que comenzaron con  el cierre del astillero Olaveaga - Euskalduna, se crearon  las grandes corporaciones y sociedades urbanísticas del Bilbao Ría 2000 y Bilbao Metrópoli 30, donde con la llegada de las Olimpiadas y la Expo de 1992, se ponía en bandeja también la cabecera de la siderurgia integral de Altos Hornos de Vizcaya (AHV), con la pérdida de más de 20.000 empleos directos.

Los PGE 2017, un nuevo ataque a la clase obrera y el pueblo.

Los Presupuestos Generales del Estado  para 2017 (PGE) no han deparado grandes sorpresas. Marcados por el continuismo, sin salirse ni un ápice de lo marcado por la Unión Europea, suponen un mantenimiento de las políticas más agresivas en contra de los derechos de la clase obrera y las clases populares. Tampoco cabe esperar sorpresas en la actitud de las Comunidades Autónomas respecto a los mismos, independientemente del color político de los distintos gobiernos: los gobernados por la “izquierda” se quejarán y patalearán, pero sin adoptar medidas que realmente confronten con lo marcado por el la UE y el gobierno central.

Las novedades han venido únicamente por las peculiaridades en la tramitación, dado el fraccionamiento del Parlamento, habiendo requerido de ciertas concesiones a la muleta del gobierno (Ciudadanos), al PNV y a los partidos regionalistas canarios. La inestabilidad del gobierno Rajoy ha condicionado los presupuestos y forzado la negociación, resuelta felizmente para los intereses del gran capital.

Jesús Santrich es dirigente de las FARC-EP, miembro de su Estado Mayor Central y uno de los principales comandantes del Bloque Martín Caballero (Caribe), militante de la Unión Patriótica, a los 21 años ingresó a la guerrilla e integrante de la Comisión de Seguimiento, Impulso y verificación a la implementación (CSIVI) del acuerdo de paz. 

Está en huelga de hambre desde el 26 de junio, realiza esta entrevista a Unidad y Lucha cuando lleva 11 días de protesta. La huelga de hambre la realiza junto con más de 1.500 prisioneros y prisioneras de la insurgencia para exigir que se cumpla sin dilaciones la amnistía pactada en el acuerdo de Paz de La Habana.

Entre las iniciativas del PCPE para conmemorar el aniversario de la Revolución de Octubre,  se encuentra la edición de un libro recopilatorio denominado “100 años de la Revolución Socialista. 1917-2017”. Dentro de este interesante material, destaca la obra de Clara Zetkin “Recuerdos sobre Lenin”, en la que Zetkin narra diversas conversaciones con el principal dirigente de la Revolución Rusa, de un alto calado político.

En una de las conversaciones entre Zetkin y Uliánov, fechada en 1921, ambas debaten sobre la situación del Partido en Alemania y la táctica a aprobar por la Internacional en su tercer congreso. En estas conversaciones se aborda la situación de un destacado dirigente alemán, Paúl Levi, el cual había pasado a tener un papel destacado tras el asesinato de Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht. Levi había criticado con violencia las desviaciones izquierdistas del Partido, pero lo hizo  de forma inadecuada, haciendo públicas sus durísimas críticas, planteadas de un modo agresivo.

¿Cómo que en España no existe la pobreza? Quizás la muestra más brutal de esta realidad sean los 63.037 desahucios producidos en 2016. Que se suman a los más de 60.000 desahucios anuales (70.000 en 2012) producidos en los últimos 6 añosi. Es decir, registrados tenemos aproximadamente 370.257 en 6 años. Decimos aproximadamente ya que las cifras son muy complicadas de obtener de forma exacta, dado el ocultismo con los que los Juzgados dependientes del ministerio de Justicia mueven una escandalosa realidad.

Pasado un año de la celebración del X Congreso del PCPE -que se celebró los días 10, 11 y 12 de junio de 2016-, y con la perspectiva de los acontecimientos ocurridos desde entonces, es posible hacer una valoración que nos permita comprender claves fundamentales para la correcta interpretación de este hecho trascendental en la vida del Partido.

Clave 1.- El PCPE elabora su línea política como resultado de un proceso colectivo, que es la expresión máxima del centralismo democrático como regla rectora de la vida partidaria.

El X Congreso se convocó con una Carta de Normas que daba las máximas facilidades para la expresión de las posiciones políticas de la militancia del Partido. Todas las enmiendas aprobadas por las células, del orden de un millar, llegaron directamente al Plenario del X Congreso.

 

Más allá de los alarmantes  primeros números que se van haciendo públicos de la quiebra del Banco Popular que sitúan el agujero en torno a los 7.000 millones de euros y al hecho de que los días previos sus cajeros no entregaran efectivo por falta absoluta de liquidez, podemos hablar de los 35.000 millones de  exposición al riesgo del ladrillo que acumulaba en su balance o de para qué sirven los test de estrés del BCE o, incluso, de cómo es posible que hayan desaparecido en pocas semanas los  1.000 millones que valían sus acciones.  Podríamos hablar de todo ello y por mucho que afináramos nos sería muy difícil no repetir los datos que vamos conociendo  o los argumentos usados una y otra vez en la prensa.  Pero como, justamente eso es lo que no queremos hacer, hablaremos de las enseñanzas políticas que, en lo inmediato, nos ofrece la muerte de uno de los antiguos siete grandes de la banca española.

Unidad, Solidaridad y Lucha

Mosaico situado en el muro sur de la Casa del Profesor, Alexanderplatz, Berlín (República Democrática de Alemania, Walter Womacka, 1964).

Los CUO (Comités para la Unidad Obrera) no somos un sindicato pero sí desarrollamos acción sindical activa, pública y propia. No se persigue obtener ni representación sindical, ni liberaciones, tampoco subvenciones. Si las empresas se unen para arrebatarnos derechos, nosotras y nosotros debemos unirnos para impedírselo, y organizarnos para arrancarle a la patronal condiciones laborales que aseguren una vida digna para quienes todo lo producimos.

Ciertamente, existe la tendencia natural a considerar que, precisamente, esa es la razón de ser de los sindicatos de clase. Desafortunadamente para la mayoría de nosotras y nosotros, hoy, los sindicatos denominados representativos, en los diferentes niveles estatales, nacionalistas o corporativos, operan bajo una premisa que imposibilita una acción sindical efectiva. Es decir, se basan en acuerdos entre los sindicatos y las patronales, que para apropiarse de la riqueza que produce la clase obrera, reciben soporte legal de los gobiernos en el presente sistema económico capitalista.

“Nuestra vida de ahora y nuestra vida de mañana depende, en última instancia, de la eficacia con que trabajan los petroleros de Tiumén, los que abren túneles y tienden vías en el Ferrocarril Baikal – Amur, los que confeccionan en la fábrica Atommash los poderosos corazones de las futuras centrales atomoeléctricas, quienes siembran cuidadosamente el grano de trigo y de algodón en la tierra primaveral, del que se espera la cosecha de este año, quienes enseñan a nuestros niños y quienes velan por la salud del pueblo. En distintos sectores, en distintas condiciones, a veces incluso difíciles, laboran los soviéticos. Pero a todos ellos los une una cosa: la obra común del trabajo creador.”

*Yuri. v. ANDROPOV: Discursos y Artículos Escogidos.

Las palabras de Lenin: “¡Todo lo mejor para los niños!” se convirtieron en ley de la vida tras la Revolución de Octubre y la creación de la URSS. La preocupación por los niños y niñas y por su educación, era una de las tareas fundamentales de la sociedad soviética. Su mayor expresión fue la creación de “Artek” , que era un campamento sanatorial para los infantes de edad escolar fundado en 1925 en la Península de Crimea junto a la costa del Mar Negro.