Más allá de los alarmantes  primeros números que se van haciendo públicos de la quiebra del Banco Popular que sitúan el agujero en torno a los 7.000 millones de euros y al hecho de que los días previos sus cajeros no entregaran efectivo por falta absoluta de liquidez, podemos hablar de los 35.000 millones de  exposición al riesgo del ladrillo que acumulaba en su balance o de para qué sirven los test de estrés del BCE o, incluso, de cómo es posible que hayan desaparecido en pocas semanas los  1.000 millones que valían sus acciones.  Podríamos hablar de todo ello y por mucho que afináramos nos sería muy difícil no repetir los datos que vamos conociendo  o los argumentos usados una y otra vez en la prensa.  Pero como, justamente eso es lo que no queremos hacer, hablaremos de las enseñanzas políticas que, en lo inmediato, nos ofrece la muerte de uno de los antiguos siete grandes de la banca española.

Unidad, Solidaridad y Lucha

Mosaico situado en el muro sur de la Casa del Profesor, Alexanderplatz, Berlín (República Democrática de Alemania, Walter Womacka, 1964).

Los CUO (Comités para la Unidad Obrera) no somos un sindicato pero sí desarrollamos acción sindical activa, pública y propia. No se persigue obtener ni representación sindical, ni liberaciones, tampoco subvenciones. Si las empresas se unen para arrebatarnos derechos, nosotras y nosotros debemos unirnos para impedírselo, y organizarnos para arrancarle a la patronal condiciones laborales que aseguren una vida digna para quienes todo lo producimos.

Ciertamente, existe la tendencia natural a considerar que, precisamente, esa es la razón de ser de los sindicatos de clase. Desafortunadamente para la mayoría de nosotras y nosotros, hoy, los sindicatos denominados representativos, en los diferentes niveles estatales, nacionalistas o corporativos, operan bajo una premisa que imposibilita una acción sindical efectiva. Es decir, se basan en acuerdos entre los sindicatos y las patronales, que para apropiarse de la riqueza que produce la clase obrera, reciben soporte legal de los gobiernos en el presente sistema económico capitalista.

“Nuestra vida de ahora y nuestra vida de mañana depende, en última instancia, de la eficacia con que trabajan los petroleros de Tiumén, los que abren túneles y tienden vías en el Ferrocarril Baikal – Amur, los que confeccionan en la fábrica Atommash los poderosos corazones de las futuras centrales atomoeléctricas, quienes siembran cuidadosamente el grano de trigo y de algodón en la tierra primaveral, del que se espera la cosecha de este año, quienes enseñan a nuestros niños y quienes velan por la salud del pueblo. En distintos sectores, en distintas condiciones, a veces incluso difíciles, laboran los soviéticos. Pero a todos ellos los une una cosa: la obra común del trabajo creador.”

*Yuri. v. ANDROPOV: Discursos y Artículos Escogidos.

Las palabras de Lenin: “¡Todo lo mejor para los niños!” se convirtieron en ley de la vida tras la Revolución de Octubre y la creación de la URSS. La preocupación por los niños y niñas y por su educación, era una de las tareas fundamentales de la sociedad soviética. Su mayor expresión fue la creación de “Artek” , que era un campamento sanatorial para los infantes de edad escolar fundado en 1925 en la Península de Crimea junto a la costa del Mar Negro.

En el País Valenciano, donde tenemos un ejemplo de lo que la clase trabajadora podría esperar de un futurible gobierno central "de progreso", debemos destacar la complicidad del "Gobierno a la Valenciana", modelo para la “nueva política” y el reformismo en todo el Estado, con las políticas de recortes y privatización de la enseñanza pública impuestas tanto desde los diferentes gobiernos centrales como desde los anteriores Consells.

La lista de incumplimientos y seguidismos de las políticas del PP por parte del ejecutivo del Botànic en los dos años que llevan instalados en el gobierno, incluso en aspectos menores que no implicarían incremento del gasto, es larga: apenas han realizado un recorte cosmético en la concertación del bachillerato mientras la han incrementado en otros niveles educativos; excepto en 1er curso de primaria, el número de alumnas/os por aula permanece invariable; continúan realizándose en Julio los exámenes de recuperación, antes tan criticados por profesorado y sindicatos afines al actual gobierno; el inicio de curso a comienzos de septiembre ya no encuentra respuesta, pese a que intuimos que las temperaturas continúan siendo igualmente elevadas; el incremento de las horas de dedicación del profesorado de secundaria, así como los maestros de primaria que fueron suprimidos, todavía no se han revertido; y en las Universidades públicas valencianas el estudiantado paga exactamente las mismas tasas antiobreras que con el PP.

LA FRACCIÓN QUERÍA CONVERTIR AL PCPE, A TRAVÉS DE UNOS ESTATUTOS FALSOS, EN UNA ORGANIZACIÓN FIEL AL SISTEMA CAPITALISTA,

Accede aquí a los Estatutos falsos

Dos destacados miembros de la fracción    que se destapó el pasado día 23 de abril, Carlos Arribas y Estrella Alonso (ésta última abogada del despacho de Raúl Martínez Turrero, en León) en clara violación de los acuerdos del X Congreso, actuando a escondidas del Comité Central elegido en ese Congreso, registraron el pasado 19 de Abril en el Ministerio del Interior, unos falsos Estatutos del PCPE que nada tienen que ver con los Estatutos aprobados, de una forma ampliamente mayoritaria, por el Pleno del  X Congreso del PCPE.

Los Estatutos registrados trataban de convertir al PCPE en una organización fiel al sistema capitalista, totalmente ajena al proyecto revolucionario, y a la historia y a los mismos principios revolucionarios del PCPE.



Imagen icónica la suya, esta mujer es mucho más que un mito. La fuerza que desprende seguramente tiene mucho que ver con su profunda convicción revolucionaria y con  seguir  luchando tras  más de 50 años de vida política activa.  Lejana   la veinteañera  que  llamó la atención del mundo  en 1969    sobre  el apartheid y el estado fascista    de  Israel  y la situación de sufrimiento del pueblo palestino, pero   mantiene la determinación y dice que “hierro sólo se rompe con hierro”  para seguir defendiendo todas las formas de resistencia frente al ocupante.  Su mirada  es la de quien no claudica y se mantiene fiel a sus principios. Al lado de esta mujer,  a la que le debíamos una actividad a la altura  de la causa grande y noble que ella representa, sentimos que cualquier esfuerzo es poco en la causa del internacionalismo proletario.

Lola Jiménez.

P.- ¿Cual es su  actividad política  actualmente?

L. K.- Soy miembro de la dirección palestina y pertenezco al Buró Político del FPLP. Desarrollo tareas como responsable para los refugiados y  en la lucha por el derecho al retorno. Igualmente salgo en giras como esta para explicar lo que está pasando y nuestra causa. Al mismo tiempo por pertenecer al Consejo Nacional Palestino suelo formar parte de delegaciones  para el trabajo de los refugiados.

Trabajas dos horas a la semana, no estás en paro

El manejo de las cifras del empleo es uno de los recursos fundamentales de la demagogia de cualquier gobierno burgués. Pero, en tiempos de crisis y agotamiento histórico de la formación capitalista, la manipulación de la real situación de la clase obrera española llega a un descaro sin límites.

Se publican los resultados de la EPA (Encuesta de Población Activa) del cuarto trimestre de 2016 y el Gobierno del PP no para en autocomplacerse del “tremendo éxito de sus políticas de empleo”. Ahora hay una población activa con empleo de dieciocho millones y medio de trabajadores/as. La mejor cifra en mucho tiempo. Por tanto la conclusión: “es necesario seguir con estas políticas de empleo” y, por supuesto: “no tocar las últimas contrarreformas laborales”.

En el versallesco debate dentro del Parlamento burgués, ninguna de las fuerzas políticas con presencia en el mismo, parece encontrar argumentos para literalmente machacar estas demagógicas afirmaciones del Ministro de turno.

Resulta ya un clásico que, tanto la patronal como los diferentes Gobiernos de turno a su exclusivo servicio, justifiquen las sucesivas contrarreformas laborales con la promesa de una mayor creación de empleo si se eliminan “rigideces”, es decir, derechos laborales, sociales y salariales. Sin embargo, el capitalismo no funciona así. Especialmente en sus cada vez más frecuentes y profundos períodos de crisis, el capital tiende a destruir fuerzas productivas para incrementar sus tasas de ganancia. Comparando las horas efectivas semanales trabajadas en el cuarto trimestre de 2008 (679.587.500 horas) con las del mismo período del año 2016 (594.030.400 horas), constatamos una pérdida de un 12,6 % en el número de horas trabajadas mientras que el PIB del Estado español del último trimestre de 2016 ya ha superado en un 2,2% los niveles del mismo período del año 2008. Es decir, con 86 millones menos de horas trabajadas la productividad se ha incrementado en un 14,8%. Lo que en otro sistema podría liberar energías y capacidades para atender a la resolución de necesidades sociales, en el capitalista es el resultado del incremento de las tasas de explotación: despidos, extenuantes ritmos de trabajo, robo de horas trabajadas fuera de contrato… Las condiciones para el deterioro de la salud y la seguridad en el puesto de trabajo están servidas.

(…) Los historiadores burgueses prefieren no evocar la efeméride a que nos referimos y en los pocos casos que la alegan, presentan los sucesos que tuvieron lugar el 1 de mayo en la plaza de Haymarket, Chicago, como episodio completamente local e intrascendente.

Esto no es cierto. Los trabajadores del mundo entero celebran con amplitud esa notable fecha. Durante ya casi un siglo rinden tributo a la memoria de los obreros de Chicago, manifestando su solidaridad de clase el 1 de mayo de todos los años.

*Svetlana ASKOLDOVA: Centenario de los sucesos en Chicago.

Moscú: Ed. Agencia de Prensa Nóvosti, 1986.