Y la que llaman “pobreza energética” es una de sus armas más letales

Estamos en febrero (marzo cuando leas este artículo). Hace frío, nieva y hay heladas. Es invierno. Lo normal.

La “Pobreza Energética” se define como la incapacidad de los hogares para acceder a una cantidad de energía suficiente para la satisfacción de sus necesidades domésticas y/o la obligación de destinar una parte excesiva de sus ingresos a pagar la factura energética de su vivienda. El término fue introducido a comienzos de los 1990 por Brenda Boardman, profesora emérita del Instituto de Cambio Ambiental de la Universidad de Oxford. Posteriormente, a éste se añadieron nuevos términos, supuestamente para ampliar su significado, como “vulnerabilidad energética” o “desigualdad energética”.

La economista Miren Etxezarreta denuncia en El Intermedio que el sistema público de pensiones "tal y como está planteado ahora no hay ningún interés en que sea viable" y asegura que "no existe tal problema de las pensiones" ya que "separar el gasto de las pensiones del resto de gastos colectivos" del Estado es inviable. Apuesta por financiar las pensiones a través de los impuestos como el resto de gastos del Estado.

 

En 1910, durante II Conferencia Internacional de Mujeres que tuvo lugar en Copenhague, a propuesta de la socialista alemana Luise Zietz, se aprobó la resolución presentada por la camarada Clara Zetkin proclamando el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. La propuesta de Zetkin fue respaldada unánimemente por la conferencia a la que asistían más de 100 mujeres procedentes de 17 países.

“La lucha de emancipación de la mujer proletaria no puede ser una lucha similar a la que desarrolla la mujer burguesa contra el hombre de su clase; por el contrario, la suya es una lucha que va unida a la del hombre de su clase contra la clase de los capitalistas […] El objetivo final de su lucha no es la libre concurrencia con el hombre, sino la conquista del poder político por parte del proletariado. La mujer proletaria combate codo a codo con el hombre de su clase contra la sociedad capitalista […] Clara Zetkin.

 

Los pescadores canarios hemos tenido una relación histórica con el banco pesquero sahariano que se vio modificada por el abandono del Sahara Occidental en 1976 por el Estado Español, sin cumplir con sus obligaciones hacia el pueblo saharaui, permitiéndole ejercer su derecho a la autodeterminación.

Desde entonces hemos asistido a una sucesión de acuerdos pesqueros, entre España primero y la Unión Europea después, con Marruecos que han supuesto, para los pescadores canarios una progresiva expulsión de los caladeros, y para el pueblo saharaui ver como las riquezas de sus mares son saqueadas por unas prácticas pesqueras depredadoras desarrollados por poderosas flotas extranjeras, permitidas y alentadas por la administración ocupante marroquí.

En 2017 surge una iniciativa internacional cuya finalidad era convertir el 8 de marzo “Día Internacional de la Mujer Trabajadora” en una “Huelga General Feminista”, iniciativa que tuvo repercusiones y experiencias muy diversas en los distintos países.

Ahora, en 2018, se vuelve a retomar esta convocatoria, cuya génesis y gestación, se aleja, no sólo, de las organizaciones generales de la clase, sino de las organizaciones u organismos de mujeres con los que cuentan las organizaciones clasistas, lo que puede significar un retroceso en la lucha de las mujeres trabajadoras.

El origen y concreción de esta huelga, condicionado, incluso en su lema, como “huelga feminista” (confundiendo convocantes con destinatarias) es otro elemento a tener en cuenta, y muestra que, lo que podía haberse desarrollado de una manera positiva para mostrar la doble opresión de las mujeres, no consigue visualizar el papel de las mujeres en la producción y en la reproducción.

La Asociación de Amistad con Cuba “Miguel Hernández” de Alicante y Elche, ha enviado un contenedor cargado de materiales para paliar los daños producidos por el huracán “Irma” a su paso por Cuba. Este contenedor ha sido cargado por miembros de la Asociación el 27 de Febrero y saldrá el próximo 2 de Marzo desde el puerto de Valencia con destino al puerto del Mariel en Cuba y desde allí será llevado a la provincia de Matanzas donde el Poder Popular de la Provincia se encargará de distribuir los materiales según prioridades.

El 26 de diciembre de 2013 el BOE publicaba la Ley 23/20/2013, reguladora del Factor de Sostenibilidad y del Índice de Revalorización del Sistema de Pensiones de la Seguridad Social   

El Factor de Sostenibilidad se aplicará a las pensiones de jubilación del sistema de la Seguridad Social que se causen a partir del 1 de enero de 2019, decía. Queda por lo tanto un año para intentar parar con lucha esta medida tan criminal, injusta e inhumana. Como ha señalado Tomás Burgos, Secretario de Estado para la Seguridad Social : “Las pensiones bajarán desde el año 2019. El Gobierno establece fórmulas matemáticas de insuficiencia de recursos para establecer las cuantías de las pensiones desde 2019 y ya se podrá ver cuánto bajarán en el simulador de la seguridad social”.A buen entendedor con pocas palabras bastan.

KALIDA JARRAR, DIRIGENTE DE LA LUCHA DEL PUEBLO PALESTINO

Khalida Jarrar, de 54 años, es una importante dirigente del Frente Popular para la Liberación de Palestina y se la considera unas de las principales líderes del FPLP desde la detención y posterior condena de su Secretario General, Ahmad Saadat, en 2006.

Además es una reconocida abogada, feminista y activista por la liberación de los presos políticos palestinas. Desde 2006 es miembro del Parlamento Palestino (Consejo Legislativo Palestino, CLP), Presidenta de su Comité de Prisioneros y Vicepresidenta de la Junta Directiva de Addameer, Asociación de defensa de los Derechos Humanos y de Apoyo a los Presos.

LA REPRESIÓN ISRAELÍ CONTRA KHALIDA

Debido a su militancia en el FPLP y a su protagonismo en el movimiento de solidaridad con los presos y de denuncia de la brutal represión israelí, Khalida Jarrar ha sufrido repetidos ataques por parte de las fuerzas de ocupación israelíes.

El barrio de la Vega de San José pertenece al llamado Distrito del Cono Sur de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Se trata de un barrio obrero, construido en la pasada década de los setenta, para alojar en numerosos bloques de edificios a los miles de familias de clase trabajadora que llegaban principalmente de otros puntos de la isla a trabajar a la ciudad. Actualmente el barrio se caracteriza por un importante índice de desempleo, un segmento de sus habitantes situados en la marginalidad, así como importantes carencias en cuanto a infraestructuras sociales, deportivas y culturales. 

Aunque el Cono Sur tiene una importante tradición de movilización vecinal, una lucha del pasado reciente marca un antes y un después en su realidad organizativa: la lucha contra la militarización del barrio. A la Comandancia de la Guardia Civil que ya existía desde décadas atrás se sumó a partir de 2010 la intención por parte de las autoridades de colocar la sede del FRONTEX1 y sus antenas en el barrio. Aunque esta obra incumplía la normativa urbanística, se argumentaba el pretexto de la Seguridad del Estado, con lo que saltó la chispa que encendió la lucha de los vecinos por impedir esa nueva instalación militar en el barrio. Tras varios años de movilizaciones el conflicto se judicializa y concluye con la colocación de la infraestructura militar.