A pocas semanas del fin de ciclo que se abrió hace cuatro años con la deseada expulsión del PP de un gran número de ayuntamientos y gobiernos autónomos, nos encontramos ya en condiciones de hacer un balance más allá de las expectativas y suposiciones que ampliamente ocuparon miles de páginas, incluidas muchas de nuestro querido UyL.

Fue, la nunca suficientemente despreciada Rita Barberà quien, a la contra, mejor describió lo sucedido al escapársele eso de ¡qué hostia, coño, que hostia! ¡Qué alegría, leche, qué alegría! Eso es lo que sentimos quienes gozamos de la imagen cabizbaja y triste de los, hasta hacía unos minutos, prepotentes y corruptos sátrapas del PP que nos habían gobernado durante más de dos décadas. Esa fue la única ilusión del cambio, la de ver a la grúa municipal sacar del garaje del Ajuntament de València el coche que veinticuatro años antes había aparcado la Sra Barberà para sustituirlo por el coche oficial. Realmente esas fueron las únicas alegrías que nos brindaron ese día a quienes, como toda la militancia del PCPE, sabíamos que el “cambio” no iba a ir más lejos de lo que ya en 1982 nos enseñaron Felipe González y el PSOE que podía llegar el “cambio”.

 

Este 28 de Abril se inicia un amplio ciclo electoral con las Elecciones Generales y las autonómicas en el País Valencià y que finaliza el 26 de mayo con las elecciones municipales, autonómicas, en casi todo el estado, y las elecciones al Parlamento Europeo.

Un ciclo electoral que para nuestro Partido va de menor a mayor importancia y no es por el hecho de que el día 26 de mayo se concentren más citas electorales que el 28 de abril, sino por la relevancia que tienen para la denuncia de la miseria, la opresión y la explotación que sufre el pueblo trabajador las elecciones al Parlamento Europeo, frente a las Elecciones Generales españolas.

La Federación Sindical Mundial, en nombre de sus 97 millones de miembros en 130 países de los cinco continentes, saluda la conmemoración obrera del primero de mayo 2019 con el lema: ¡ La riqueza pertenece a quienes la producen !

Un año más, como venimos haciendo desde hace 129 años, la clase obrera volveremos a salir a las calles para exigir mejores condiciones laborales, pero sobre todo para reivindicarnos como la clase que todo lo produce y a la que le niega todo el senil sistema capitalista.  Su putrefacción ya no tiene nada positivo que ofrecernos y es urgente enviar a la burguesía al basurero de la Historia y construir el Poder Obrero, el Socialismo.

El 1º de Mayo es nuestro día desde que por  acuerdo del Congreso de la Segunda Internacional, celebrado en Paris en 1889, se estableciera como jornada de lucha reivindicativa y de homenaje a los Mártires de Chicago.  Sindicalistas anarquistas que fueron ejecutados en Estados Unidos  por participar en las jornadas de lucha por la consecución de la jornada laboral de ocho horas, que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de Mayo de 1886 y su punto álgido tres días más tarde, el 4 de Mayo, en la Revuelta de Haymarket.

Iª Guerra Mundial y la revolución espartaquista

El 28 de julio de 1914, cuando el Imperio austrohúngaro declaró la guerra a Serbia culpándola del asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria y su mujer el 28 de junio de aquel año en Sarajevo, comenzó la Primera Guerra Mundial. El Reichstag aprobó financiar la contienda con bonos de guerra, y todos los representantes socialdemócratas votaron a favor de la propuesta. Rosa Luxemburgo, que consideraba el conflicto mundial como una guerra imperialista, rompió con la socialdemocracia alemana y, junto con Karl Liebknecht, Clara Zetkin y Franz Mehring, creó el Grupo Internacional el 5 de agosto de 1914 que se convertiría posteriormente, el 1 de enero de 1916, en la Liga Espartaquista, trocada más tarde en el Partido Comunista de Alemania (KPD).

UNA POSICIÓN COMUNISTA ANTE LA PAC POST-2020

La necesidad de marcar una posición revolucionaria en cualquiera de los debates que afectan sustancialmente al desarrollo de la lucha de clases, obliga al Partido y al conjunto de las organizaciones hermanas europeas, ha marcar una posición en relación a la llamada PAC Post 2020. Sería una absoluta irresponsabilidad ausentarnos de una realidad que directa o indirectamente nos afecta a todos/as y que, inicialmente, cuenta para el periodo 2021-2027 con un presupuesto de 365.000.000€ (trescientos sesenta y cinco mil millones de euros con todos sus ceros).

Conozcamos, analicemos, debatamos y marquemos una posición que pueda posicionar al campesinado del lado de la clase obrera. No dejemos a los millones de campesinos/as y ganaderos/as de Europa sin esa referencia y en manos exclusiva de sus enemigos de clase.

DECLARACIÓN, APROBADA POR EL XIV PLENO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PCPE, SOBRE LA DERROTA DEL ATAQUE FRACCIONAL LIQUIDACIONISTA CONTRA NUESTRO PARTIDO

Madrid 30 y 31 de marzo de 2019

El XIV Pleno del Comité Central del PCPE; reunido en Madrid los días 30 y 31 de marzo de 2019, analizó el desenlace final  del ataque que una minoría del comité Central elegido en el X Congreso lanzó contra el Partido hace dos años, con ocasión de la celebración del V Pleno del Comité Central, operación en la que ese grupo trató de suplantar a los órganos de Dirección del PCPE, falsificando los acuerdos del Congreso, y los Estatutos aprobados por el mismo.

Como consecuencia de la batalla política del Partido en defensa de sus posiciones revolucionarias, el pasado día 4 de marzo esta situación quedó resuelta, reconociendo el grupo liquidador la falsedad de sus actuaciones ante el Registro de Partidos Políticos del Ministerio del Interior, en una declaración en la que  afirman y reconocen la nulidad de sus actuaciones, y que la legítima representación del PCPE está en este Comité Central y en su Secretario General, el camarada Carmelo Suárez. Con la suscripción de este documento se pone fin a las diversas acciones interpuestas por el Partido en estos dos años contra todos los actos de usurpación de las siglas del PCPE, actos que incluían la celebración de un falso XI Congreso del PCPE, que sus promotores han reconocido que carece de la más mínima legitimidad.

 

  1. UNA ESPAÑA REPUBLICANA Y SOCIALISTA, QUE SEA UNIÓN VOLUNTARIA DE PUEBLOS LIBRES

España transita, desde hace años, por una etapa que expresa el progresivo agotamiento del proyecto histórico de la burguesía para este país. Proyecto socialmente injusto, violento y reaccionario, sostenido por una alianza funcional de la burguesía con la Iglesia, monarquía y los cuerpos represivos a su servicio.

En los últimos años esa dominación burguesa, y su proyecto, hacen aguas por todos lados: corrupción, represión de las libertades, aumento incesante de la explotación de la clase obrera, misoginia y machismo, un paro que no baja de cifras millonarias, integrismo religioso, fascismo, etc.