Compartir

 

La unidad y la lucha de las trabajadoras de la conservera Cuca consigue parar el ERE y el cierre de la planta de Vilaxoán por el grupo Garavilla. La sentencia favorable del Juzgado de lo social  declarando nulo el ERE empresarial responde a varios meses de lucha  de estas compañeras por la defensa de sus puestos de trabajo, incluyendo guardias nocturnas para evitar el desmantelamiento de la empresa, enfrentando la presión y la violencia patronal y policial. Ellas denunciaron el balance económico positivo de la empresa, denunciaron la maniobra del grupo empresarial que sólo buscaba aumentar los beneficios  a costa de los puestos de trabajo y conquistaron el apoyo de todo el pueblo trabajador de Vilaxoán para su justa lucha. Hoy las compañeras recogen el fruto de su lucha tenaz y firme y permanecen en guardia frente a cualquiera de las formas del abuso patronal.