Compartir

 

Este 8 de julio, tras llevar ocho días en huelga de hambre reclamando la readmisión de los trabajadores Paco y David  de la fábrica viguesa de PSA – Citröen, Enrique y Miguel tuvieron que ser trasladados en ambulancia al Hospital General con síntomas evidentes de desnutrición. La lucha no acaba aquí, ya que otros dos compañeros, Manuel y Ernestina, tomaron el relevo en la huelga de hambre.

Además, todos los días, a las 13:00 se está llevando a cabo concentraciones delante de la puerta principal de la fábrica. Este jueves día 10 a las 11:30, tendrá lugar una manifestación por las calles de la ciudad, para seguir exigiendo la inmediata readmisión de los compañeros despedidos de una manera injustificada y sin precedentes.

La clase obrera unida jamás podrá ser derrotada, y no va ser esta la primera vez si marchamos conjuntamente. Es por eso que pedimos al conjunto de la clase trabajadora que acuda tanto a las concentraciones como a la manifestación, para luchar por la readmisión de los compañeros despedidos y en contra de la dura represión que sufre el conjunto de trabajadores y trabajadoras de la fábrica

¡Paco e David readmisión!

¡Que viva la lucha de la clase obrera!