Compartir

El próximo 25 de mayo millones de personas están llamadas a los comicios del Parlamento Europeo. La convocatoria de estas elecciones se da en un marco de una profunda crisis económica que ha sumido a la gran mayoría de los trabajadores, aquellas personas de clase obrera y extracción popular, en una situación de pobreza, desempleo, desahucios y salarios de hambre.

Los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC) nos queremos referir a unos de los sectories afectados, la juventud y, concretamente, a la juventud estudiante. Los ataques a ésta vienen orquestados desde años antes del estallido de la crisis y, precisamente, por indicación de la Unión Europea. Así, en 1998 se aprobó el Plan Bolonia que ha supuesto, la elitización, privatización y mercantilización de la Universidad Pública. Elitización por la que ya se cuentan por decenas de miles los alumnos expulsados de la universidad como consecuencia de la subida de tasas y la imposibilidad de compaginar vida académica y laboral. Privatización y mercantilización que ha supuesto regalar a las empresas privadas la gestión de las Universidades Públicas a través de la creación del Consejo Social; verdadero órgano de poder de las Universidades presidido por los altos ejecutivos de las principales multinacionales.

La LOMCE, también conocida como ''Ley Wert'', no es más que la adecuación del Plan Bolonia a las enseñanzas medias, y continuadora de este plan proveniente de la Unión Europea. Esta reforma educativa persigue separar desde temprana edad a aquellos alumnos que en un futuro serán explotadores o explotados. El mayor peso otorgado a la escuela privada demuestra, de nuevo, la finalidad privatizadora.

Por lo tanto, desde los Colectivos de Jóvenes Comunistas queremos aprovechar el marco de los comicios del 25 de mayo para referirnos una vez más a vosotros, a los jóvenes de extracción obrera y popular, receptores directos de las políticas anti-obreras de la Unión Europea que se concretan en el marco educativo con las cuestiones enumeradas, pero también en la multitud de anti-reformas laborales o iniciativas como la Garantía Juvenil, que preparan un mercado laboral cada vez más imposible para la juventud.

Defendemos, además, que todo este proceso no es consecuencia de la crisis económica sino que nace, se elabora y se aprueba con anterioridad, respondiendo al carácter de clase de la estructura de la UE, cuya finalidad no es otra más que situar en mejores condiciones a la burguesía; conseguir que los empresarios sean más ricos mientras que los trabajadores seamos, cada vez, más pobres.

No nos cabe duda que las medidas emanadas de la Unión Europea están teniendo especialmente devastadoras para los trabajadores y para la juventud de ciertos países (entre ellos España) pero tampoco podemos obviar que a las grandes empresas españolas, los monopolios y oligopolios, estas políticas les han sido rentables. Por ello, las políticas de la Unión Europea no son las políticas de Alemana o Francia como Estados, sino las políticas de la burguesía europea en general.

Concretamente, en el terreno educativo, los diversos ataques que hemos sufrido no son consecuencia del impago de la deuda pública, sino consecuencia de un desarrollado plan que se inició en 1998 con la puesta en marcha del proceso de Bolonia.

Por todo ello, tanto para los CJC como para el PCPE (Partido Comunista de los Pueblos de España) el objetivo es claro y lo decimos claramente: queremos la salida de la Unión Europea, así como del Euro y la OTAN. Es este un punto fundamental de nuestro programa, que nos distingue de otros “partidos de izquierda” que concurren el 25 de mayo a las elecciones. Un punto que marca la ruptura con el sistema capitalista y apuesta por la construcción del Socialismo. La salida de la Unión Europea es hoy una reivindicación que separa a aquellas organizaciones que rompen con el sistema actual y aquellas que pese a utilizar una retórica “de izquierdas”, diciéndonos que “podemos” cambiar la actual situación de miseria del pueblo trabajador dentro de la UE, no hacen sino engañar a la clase obrera y sectores populares y distraerles de sus reivindicaciones políticas más elementales para construir el sistema verdaderamente acorde a sus intereses, el Socialismo-Comunismo.

Aprovechamos el marco político que se presenta para las elecciones europeas el 25 de mayo para seguir difundiendo esta propuesta, para denunciar el carácter de la UE. Sin embargo, el trabajo de los comunistas no empieza con esta campaña electoral, ni termina el día de la votación, sino que continúa durante los días, semanas y meses siguientes para continuar nuestra labor política, que no es otra más que expulsar a la burguesía del poder, conquistar el Estado de los trabajadores y acabar con toda forma de explotación.

Te pedimos que el 25 de mayo, con tu voto, apoyes la salida de la UE, Euro y OTAN votando la candidatura del Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE).

¡EXISTE FUTURO PARA LA JUVENTUD Y SE CONSIGUE LUCHANDO!

¡POR LA SALIDA DE LA UE, EL EURO Y LA OTAN!

¡VOTA PCPE!