ÚLTIMOS EDITORIALES

Compartir

Editorial Mayo 2014

Cuando el potente aparato de reproducción ideológica de la burguesía activa todas sus baterías para -una vez más- tratar de engañar a la clase obrera, anunciándole el final de sus tribulaciones por la mejora de la situación económica, la organización de vanguardia del proletariado intensifica su trabajo de dirección política para evitar el engaño, y, así, continuar avanzando en el imprescindible proceso de organización y rearme de la clase obrera que la ponga en condiciones de lanzar una ofensiva de contraataque frente a la guerra generalizada que las clases dominantes desatan hoy contra ella.

La batalla más inmediata que se le presenta al proletariado de este país es la de la convocatoria de las Elecciones al Parlamento Europeo.

Como en toda batalla política, la burguesía desata una intensa campaña propagandística con el objetivo de mantener el control de la orientación de voto de la mayoría social y, así, legitimarse socialmente para un nuevo período de opresión y explotación de la clase obrera, y, con ello, mantener el proceso de acumulación de capital en el actual escenario de la crisis capitalista.

Si hay una consigna que unifica a las distintas variantes -comodines- de que dispone la burguesía con este objetivo, es ese tan repetido: “más Europa”.

Es un lema compartido tanto por la representación más genuina del capital monopolista -PP-PSOE-, como por los distintos oportunismos -IU-PODEMOS-, que se presentan con la refrescante propuesta de renovar el proyecto de la alianza imperialista europea.

Al capital monopolista le vale cualquiera de estas opciones políticas, aunque -evidentemente- tiene sus preferencias en sus referentes más tradicionales. Pero el pragmatismo de las clases dominantes les lleva a aceptar la hipótesis de que cualquiera de estas fuerzas pueda asumir su representación institucional en Bruselas. La hoja de ruta del imperialismo europeo no se vería seriamente alterada en uno u otro caso.

La propuesta comunista en esta batalla política es la única que no tiene encaje en el sistema capitalista. Esa opción está directamente excluida por la oligarquía europea. Ello supone un claro deslinde del mapa político, y de las posiciones de clase, de los intereses de la burguesía y de los intereses del proletariado.

El PCPE, compartiendo posiciones con los partidos comunistas integrados en la Iniciativa Comunista Europea, concurre a esta convocatoria electoral con una propuesta -clara y rotunda- que se concreta en: SALIDA del euro, de la UE y de la OTAN. Poder Obrero y Revolución Socialista.

Esta propuesta, claramente diferenciada de la subordinada actitud a la hegemonía imperialista de las distintas “izquierdas”, se sustenta en la diferente caracterización de la actual crisis capitalista, y en la posición ante el carácter de nuestra época, definida desde los análisis del comunismo científico como de transición del capitalismo al socialismo.

Este análisis y esta propuesta definen un programa y una política de alianzas concretas, que hacen imposible ninguna colaboración con las fuerzas políticas del bloque oportunista. Esa hipótesis constituiría una auténtica traición a la clase obrera, pues cada una de ellas -en sus distintas versiones- trabajan para las clases dominantes.

En este mes de mayo se dará un debate de gran trascendencia política para la clase obrera y los sectores populares. En ese debate el objetivo principal del Partido Comunista es el de hacer avanzar el pensamiento independiente de la clase obrera con respecto a las actuales clases dominantes.

Por ello la vinculación directa entre propiedad privada y explotación para la clase obrera, entre opresión de la mujer y reducción del precio de la fuerza de trabajo, entre dominación del capital monopolista y paro juvenil generalizado, entre concentración del capital y hambre para el pueblo, entre pugna interimperialista y guerra permanente, son conceptos sobre los que el PCPE realizará una intensa propaganda política con la clase obrera y los sectores populares, para sumar a las más amplias masas a nuestro programa político.

El PCPE debe avanzar en la mejora de sus resultados electorales, aunque para ello debemos dar un fuerte combate con las fuerzas reformistas que venden humo a la clase obrera. Un intenso trabajo militante es nuestra principal fortaleza frente a las dificultades que se nos situarán desde los distintos aparatos del Estado. También la rotunda claridad de nuestra propuesta política, sin compromisos ni claudicaciones, nos ayudará a conseguir un acercamiento a quienes en esta situación de crisis sufren terribles consecuencias para sus condiciones de vida y para su futuro.

Con el resultado obtenido la lucha seguirá al día siguiente, en un proceso de acumulación de fuerzas creciente.

Los tiempos que vivimos someterán a duras pruebas a las organizaciones revolucionarias, que tenemos el serio reto de mirar por encima del bosque, y acertar con nuestras previsiones sobre el próximo desarrollo de la lucha de clases. El agotamiento histórico del capitalismo, como sistema, es extremo. Su margen de maniobra es muy estrecho. Ello le está llevando a una situación desesperada que le hace intervenir con una violencia extrema por todo el planeta: tanto en Venezuela, como en Siria, en Ucrania, en República Centraofricana, en el Sáhara, en Sudán, …... Es imprescindible el avance urgente del movimiento comunista internacional, organizado sobre bases científicas. Es imprescindible el avance urgente del PCPE, para la revolución en nuestro país.

Por todo ello pedimos tu voto el 25M.