Compartir

Los/as trabajadores/as del lote 1 de limpieza de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (antes pertenecientes a la empresa MTI); que tras más de un mes de huelga indefinida obligaron al rectorado de la ULPGC a echar a la empresa MTI y que la nueva empresa CLECE aceptaras sus condiciones y subrogara a la plantilla, con el mes de julio a la vista, donde se abre otra vez el concurso para los cuatro lotes; probablemente tengan que volver a la lucha.

Antes de CLECE, en la lista de empresas finalistas en el concurso del lote 1, estaba RALONS (del explotador y aprendiz de cacique Miguel Ángel Ramírez) que trató de imponer condiciones, (despidos y prejubilaciones básicamente), que la plantilla unánimemente no aceptó. Hasta que no se abra el concurso y se sepan las condiciones del mismo no se podrá saber con certeza, pero es muy probable que el rectorado de la universidad trate de imponer las condiciones que las empresas no pudieron implantar, al menos en el lote 1. De ser esto así el conflicto no sólo se reabrirá en dicho lote, sino que habrá que extender el nivel de combatividad del mismo al resto. Los/as trabajadores/as, ahora de CLECE, son conscientes de ello y así nos lo hacen saber. La concesión de al menos dos de los lotes la tiene M. A. Ramírez, a quién el PCPC y los CJC en Gran Canaria le estamos haciendo una campaña de denuncia permanente precisamente por las condiciones de explotación a las que tiene sometidas a todas sus plantillas.

El trabajo en los lotes donde está RALONS se presenta arduo y difícil debido a las amenazas y coacciones a la que están sometidos/as los/as trabajadores/as, pero el PCPC, los CJC y también los CUO estaremos en esa lucha apoyando a la plantilla (antes de MTI) en su labor de concienciación con sus compañeros y compañeras del resto de los lotes.