DESTACADO

Compartir

El pasado febrero se avanzó el plan de movilidad de la ciudad de Salamanca, que conlleva la realización de un parking que costará caro a sus vecinos, y no sólo por el precio de las plazas (2,10€ la hora) sino porque su construcción destruiría parte del parque de la Alamedilla, y conlleva riesgos de inundaciones, como alguna vez ya sufrieron los vecinos.

Ante esto, la respuesta en las calles no tardó, cada jueves han tenido lugar una concentración y manifestación, y cada viernes una asamblea abierta a la que acudían vecinos individualmente, pequeños comerciantes y asociaciones de vecinos. Por su parte, el PCPE y los CJC han mostrado su apoyo a las reivindicaciones vecinales y han acudido a todas las convocatorias, ayudando en todo aquello que fuera posible.

Esta muestra de unidad y lucha continuada ha tenido sus frutos, logrando que el Alcalde replantee dónde se va a ubicar el parking, y contando con una comisión en la que esta plataforma tendrá voz y voto. Sin embargo, los vecinos tienen claro que sólo hay una opción: decir NO al parking, sobre lo que no negociaran ni pactarán nada.

Este 22 de abril vuelve a haber una asamblea para conocer lo debatido en la comisión y decidir continuar con las movilizaciones.

Desde el Partido (PCPE) y la Juventud Comunista (CJC) se indica la necesidad de tener claro que el único camino para conseguir esta victoria es luchar contra los orígenes de estos planes de movilidad que no siguen los intereses de la clase obrera, es decir, luchar contra el capitalismo que impone los intereses de unos pocos a la mayoría de la población. El barrio de Comuneros es otro ejemplo más del despertar de la conciencia obrera y popular contra los opresores.

Estrella Alonso Almazán