Compartir

En las últimas semanas el Ejército Árabe Sirio y las milicias han conseguido importantes victorias sobre las fuerzas mercenarias salafistas que iniciaron la cruenta guerra.

El ejército sirio está expulsando del territorio a las fuerzas terroristas, fundamentalmente en el norte y el occidente del país. La ciudad de Ras Al Ain, en la frontera turca ha sido liberada. En el oeste la liberación del castillo templario de Crac ha empujado a los mercenarios hacia territorio libanés. La ruta entre Damasco y Alepo (al norte, cerca de Turquía) también ha sido limpiada gracias a la liberación de la importante ciudad de Yabrud.

En resumen, todos los frentes presentan importantes avances, las diversas fracciones mercenarias, enfrentadas entre sí por el control de los recursos de la OTAN y las monarquías árabes son incapaces de contener el avance del Ejército Árabe sirio, las milicias populares y los aliados libaneses.

Las tropas mercenarias intentan responder con una ofensiva en la costa mediterránea siria, en las ciudades de Tartús y Latakia intentando conseguir establecer un corredor entre Turquía y el Líbano y controlando la zona marítima siria, rica en gas y petróleo.

En el frente sur los mercenarios controlan parte de la frontera de los Altos del Golán, frente a los territorios ocupados por la entidad sionista. El empuje combinado de las tropas sirias y las milicias libanesas de Hizbullah está poniendo en serios aprietos a los mercenarios. En los últimos días la aviación sionista realizó un ataque sobre territorio sirio, que sirvió de cobertura para un ataque mercenario a una prisión.

Hoy Israel sirve de retaguardia de las fuerzas mercenarias, el propio Primer ministro Benjamín Netanyahu visitó un hospital de los mercenarios en territorio ocupado por los sionistas y saludó efusivamente a los mercenarios de Al Qaeda que se recuperaban de sus heridas.

Ante el retroceso en todos los frentes de las distintas fracciones terroristas, Israel acude a su rescate, aumenta la tensión en la región, realiza ataques selectivos en territorio sirio y recientemente ha puesto en alerta a la fuerza aérea ante una posible orden de ataque a Siria y a Irán.

El polo imperialista atlantista está acentuando las agresiones en todo el mundo, instigando a que las pugnas interimperialistas tengan respuesta en lo militar. En el caso de la estratégica región de lo que los estrategas del Pentágono denominan el “gran oriente medio”, el eje atlantista-sionista junto a las monarquías feudales saudí y catarí tiene en Siria su principal objetivo, conscientes de que representa la antesala de Irán.

¿Serán capaces de iniciar una agresión contra Irán mientras el frente sirio les derrota? La barbarie imperialista no tiene límites, y está llevando al mundo a una guerra global, en el que las placas tectónicas de los distintos bloques están chocando. El peligro de una escalada que conduzca a una guerra global es real.

Los y las comunistas debemos mantener firme nuestras posiciones de confrontación con la OTAN, de rechazo a los conflictos interimperialistas y de solidaridad con los pueblos y estados independientes víctimas de las agresiones del imperialismo.

Ferrán Nieto