DESTACADO

Compartir

 

La Unión Europea, sus raíces en la Comunidad Europea del Carbón y el Acero (CECA), en la Comunidad Económica Europea (CEE) y su evolución desde el Acta Única Europea en 1987 y firma del tratado de Maastricht en 1992 es inseparable del conjunto de procesos sociales, políticos y económicos que nos muestra la actual fase del capitalismo. Esta unión, dirigida por las principales potencias al servicio de monopolios y grandes multinacionales con intereses económicos de gran calado en su construcción y gestión, se conforma desde su nacimiento de forma inequívoca en el polo imperialista europeo.

Para los jóvenes españoles la Unión Europea, su carácter y como afecta a diferentes aspectos de su vida, tales como los estudios y el trabajo, pasa por ser un tema muy recurrente y que precisa de una mayor insistencia en la clarificación por nuestra parte, intentado incidir en la correcta caracterización de la UE y de confrontación con las posiciones del oportunismo juvenil, representado en diferentes vertientes por organizaciones de todo tipo, tanto políticas como sindicales y sociales.

Ésta lucha contra el oportunismo juvenil debe ligarse al desarrollo de la lucha de clases para comprender cada momento y explicar a jóvenes estudiantes y trabajadores la realidad de nuestros análisis, la necesidad de la organización y el sentido y orientación de las luchas.

En estos tiempos, los ataques que se producen desde el capital, con la Unión Europea al frente se revelan con tanta fuerza contra los derechos de los jóvenes estudiantes y trabajadores que paso a paso van demostrando la justeza de las posiciones políticas de nuestro proyecto.

A día de hoy, las cifras de paro juvenil en la UE son alarmantes: 5,5 millones de jóvenes europeos se encuentran en situación de desempleo, con una tasa del 23,4%, situándose España a la cabeza –solo superada por Grecia- con un 56,1% y más de 900.000 jóvenes, una sexta parte del total de la unión.

En esta situación, el capitalismo intenta de forma desesperada gestionar su crisis con medidas que en nada benefician a la juventud estudiante y trabajadora, siendo buena muestra de ello el llamado “Plan de Garantía Juvenil”1, destinado a jóvenes menores de 25 años. Este plan consagra la explotación juvenil con prácticas no remuneradas en la modalidad de formación en el empleo, la precariedad laboral en la contratación y facilita por ejemplo la gestión en la colocación de las Empresas de Trabajo Temporal.

A nivel europeo, este plan se destapa como estrategia común de la Unión Europea, que a través de las burguesías de los respectivos estados miembro se coloca, en un claro interés de clase, del lado de los empresarios y sus intereses.

En este sentido, en los próximos días el comisario europeo de empleo y asuntos sociales László Andor, impartirá una conferencia en Bruselas en compañía de altos cargos de la UE y empresarios para mostrar la significación de la aplicación del citado plan y como contribuirá a ser el enésimo intento del capitalismo para remontar su tasa de beneficios, tocada desde el estallido de la crisis.

En definitiva, la mayoría de jóvenes de este país no tienen acceso al mercado laboral, engrosando las filas del paro y viéndose condenados a la creciente emigración o en el mejor de los casos, a aceptar trabajos donde la precariedad, los salarios de miseria y las condiciones abusivas marcan las modalidades de contratación.

A todos estos ataques se suman los que implican a los jóvenes estudiantes, contextualizados en un proceso de desmantelamiento de la educación pública tal como la conocimos y de búsqueda por parte de oligarquía de nuevos espacios para generar beneficios. Se constatan también crecientes dificultades en las condiciones de los estudiantes de primaria y secundaria de la UE, como el aumento de la ratio de alumnos por aula que no solo afecta a los jóvenes españoles.

En la universidad se producen ataques en los países de la UE, con el objetivo de reducir la calidad de la universidad pública frente a la privada, como pretexto en la apertura de la educación a grandes capitales privados para la gestión y obtención de beneficios, mostrando con toda su crudeza lo que significa el denominado Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) y la creciente implantación de la Estrategia Universidad 2015.

Por todo ello, para los jóvenes estudiantes y trabajadores del estado, la Unión Europea se manifiesta como una unión imperialista reaccionaria que condena –más si cabe- a la mísera, al paro y a la precariedad a los hijos e hijas de la clase obrera. La decidida lucha por la salida del € y de la UE debe de ir acompañada por el fortalecimiento de las organizaciones de clase, del Partido Comunista y de su Juventud, levantando respuestas a los ataques en clave de contraataque y poniendo de manifiesto que ésta salida debe pasar por el poder obrero. Y para avanzar en estas claves contribuiremos decididamente los jóvenes comunistas de este país.

Sócrates Fernández


1 Para más información del Plan de Garantía Juvenil: http://www.cjc.es/component/content/article/35-comunicados/194-la-juventud-comunista-ante-la-aprobacion-del-plan-de-garantia-juvenil