Compartir

Llevo días leyendo noticias sobre tu país y los peores análisis se han confirmado. Pese a que tu digas que no, las fascistas (principalmente Svodoba y Pravy Sektor) han estado, y siguen, a la vanguardia en la plaza Maidan, han atacado sedes del Partido Comunista, símbolos del pasado antifascista del país, etc. La cosa no ha quedado ahí, han iniciado el trámite de ilegalización del PC y persiguen y atacan a minorías étnicas y religiosas (hay videos de palizas y ataques mortales). Instituciones hebreas aconsejan precaución a los judíos del país por el miedo al auge del antisemitismo. Maidan repite la renovada consigna nazi “Ucrania ante todo” y el nuevo gobierno cuenta con reconocidos fascistas en sus filas. 

El pueblo ucraniano luchó con las armas contra el fascismo y tu propia familia participó en la resistencia antifascista. Antiguos oligarcas y fascistas se convierten hoy en los nuevos mitos fundacionales de la nación ucraniana. Estos “revolucionarios” intentan manipular la Historia, borrar el pasado soviético y antifascista y ensalzar a colaboradores nazis como Stepan Bandera. 

Ya sé que la situación del país era insostenible, tanto en lo social, como en lo económico, que Yanukovich favorecía los intereses comerciales e imperialistas de una burguesía a favor de Rusia y que nada hacía por el pueblo trabajador ucraniano. Pero ya te dije que las manifestaciones pro-occidente estaban dirigidas por la UE y los EEUU en favor de sus intereses, no en los derechos de la clase obrera. El conflicto real no es o Timoshenko (democracia) o dictadura (Yanukovich), ese es lo que nos quieren hacer creer los medios de comunicación y los de la plaza Maidan. La realidad es otra, una lucha interimperialista entre fracciones de la burguesía favorables a Rusia o la UE y los EEUU. La profunda crisis estructural del sistema hace de la entrada de Ucrania en la UE y la OTAN, un objetivo fundamental para ampliar mercados, controlar recursos energéticos como el gas, intimidar a Rusia, etc. Ya discutimos sobre el falso bienestar de la entrada en la UE. La Unión Europea no une países en armonía, sino que incorpora mercados y compra futuros esclavos. Eso lo conoces muy bien por la realidad española, porque tú también sufres la explotación. 

De momento, la partida cae del lado del imperialismo europeo y estadounidense y el golpe de Estado es una realidad. Los grupos fascistas y sus ideas nacionalistas, racistas y anticomunistas se extienden. El país ha quedado aún más dividido, en la parte occidental existe una mayoría a favor del nuevo gobierno y en el este y el sur, es al contrario. En el este y en el sur cada vez hay más manifestaciones antifascistas y contra el golpe de Estado. Lamentablemente parece que una guerra civil pueda ser inminente. 

Mis preguntas son las mismas que hace días, tras el nuevo gobierno EuroMaidan ¿la clase obrera ucraniana tendrá más derechos?, ¿controlará su propia industria y recursos naturales de manera democrática? No, asesores de los EEUU, la UE y el FMI ya piden reformas económicas inmediatas para “salvar” el país y sabes como yo que eso se traduce en peores condiciones laborales y sociales. ¿El pueblo ucraniano será soberano e independiente? No, la OTAN ha dicho que velará por su seguridad y Rusia ha puesto a sus tropas en estado de alerta. Te pregunto de nuevo, ¿se acabará la corrupción?, ¿se frenará la emigración masiva de trabajadores ucranianos a otros países?, sabes que no. Por tanto, ¿qué ha ganado el pueblo ucraniano con el EuroMaidan? Nada, el gobierno de profesionales y tecnócratas servirá los mismos intereses que el anterior, al capital. 

No paro de pensar si la situación que vive ahora Ucrania sería posible en el socialismo, si esto hubiera pasado cuando Ucrania vivía en armonía con otros pueblos soviéticos. Estabais orgullosos de vuestro pasado obrero y antifascista, de Koroliov y de sus grandes logros para la humanidad; del Sputnik, del primer hombre al espacio, de la primera cosmonauta…. No debes olvidar que en Ucrania se Templó el acero y el acorazado Potemkin y ese debe ser el camino. 

Saludos comunistas.