Compartir

Curioso es que una de las multinacionales que más ha utilizado el marketing a distintos niveles y de múltiples formas paralice en nuestro país toda su estrategia publicitaria. El cartel de “la fábrica de la alegría” lo quitó la primera semana de huelga por voluntad propia de la fábrica de Fuenlabrada. Pero no más sorprendente resulta que todo este marketing se sustituya por la cada vez mayor visualización de los trabajadores de las embotelladoras de Coca Cola en España. Y no para decir lo orgullosos que se sienten de trabajar en esa “gran familia” que Coca Cola dice ser. Los trabajadores de Coca Cola IberianPartners están en la calle luchando contra el ERE que lleva a cabo la compañía mediante el cual quiere despedir a más de 1200 trabajadores y cerrar las plantas de Madrid, Asturias, Alicante y Mallorca.

Que una empresa con más de 900 millones de euros de beneficios deje a más de 1200 familias en la calle (sin contar los empleos indirectos) es una buena muestra de hasta qué punto el capital lleva a cabo todo tipo de medidas contra los trabajadores para remontar sus beneficios. La respuesta de los trabajadores no se ha hecho esperar, y desde el mismo momento en que la empresa anunció el ERE,ellos/as anunciaron un calendario de movilizaciones que incluyó la huelga indefinida en algunas plantas y una semana de huelga en todas las factorías de España. Las protestas han incluido piquetes, concentraciones, manifestaciones, marchas, actos de boicot al consumo, etc., con una gran actividad de los/as trabajadores/as, que han dado ejemplo de la respuesta obrera que se tiene que dar ante cada ataque de la empresa.

De igual manera, los trabajadores de la multinacional Coca Cola en Colombia se han mantenido firmes ante los ataques de la patronal contra sus derechos labores y sindicales. Sabido es el empleo de fuerzas paramilitares con la connivencia del Estado colombiano contra los obreros de Coca Cola, amenazando y asesinando a los sindicalistas de SINALTRAINAL. Una multinacional que obtiene sus beneficios del sudor y sangre de los trabajadores, y que hará cuánto necesite para llevarlo a cabo, teniendo como único freno la lucha obrera organizada.

Actualmente, en el ERE que lleva a cabo la compañía en España, lo que más teme la empresa es la unidad de los trabajadores de todas sus plantas para defender sus derechos. Por ello, ha estructurado el ERE dividiendo a los trabajadores entre las plantas que van a cerrar y las que se quedan abiertas, prometiendo trabajo y mantenimiento de sus derechos a los trabajadores de las plantas que no van a “tocar”. Esto no es más que una aplicación patronal de la consabida fórmula del “divide y vencerás”. Por ello, es fundamental la planificación de una respuesta conjunta y más contundente de todos los trabajadores de Coca Cola IberianPartners España, para paralizar la producción de Coca Cola en todo el país hasta que se mantengan todos los puestos de trabajo y la empresa renuncie al cierre de las cuatro plantas que propone. Porque hoy son algunos compañeros los más afectados, pero mañana serán aquellos a los que les han prometido humo. Sólo la lucha obrera garantizará los derechos de los trabajadores.

Al cierre de esta edición nos encontramos con la firma unánime de todos los sindicatos a la no conformidad con el ERE. En los días siguientes la empresa tendrá que decidir cómo ejecuta el ERE, ya que legalmente tiene vía libre para seguir adelante debido a las últimas contrarreformas laborales, no necesitando el permiso de la Autoridad Laboral para llevarlo a cabo. Pero sabe que se encuentra ante unos/as trabajadores/as que no cesan en sus reivindicaciones porque comprenden que no es una cuestión de que la empresa les ofrezca una mayor o menor indemnización por el despido, una u otra recolocación, sino que saben que están defendiendo sus derechos como trabajadores/as y por tanto los derechos de toda la clase obrera de nuestro país.

Roberto Guijarro