Compartir

A finales del pasado año se llevó a cabo el cierre del museo CosmoCaixa en Alcobendas, Madrid.

Después de casi un año de movilización por parte de los trabajadores y trabajadoras, el señor Isidre Fainé y todo el patronato de la Caixa decidieron que, a pesar de no haber visto reducido su margen de beneficios en los últimos años, el museo ya no era rentable para su fundación.

 

En verano, la dirección decidió aplazar el cierre, lo que permitió el desmantelamiento paulatino de las instalaciones y la reducción de las actividades, así como una oportunidad para recuperar la falsa imagen solidaria que poseía la Fundación La Caixa.

Esto también proporcionó a los trabajadores y trabajadoras más tiempo para continuar su lucha, llevando sus reivindicaciones a la calle, movilizando a los sectores populares de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes a favor de la continuidad del museo y en defensa de los puestos de trabajo que pretendían destruir.

Finalmente, el 31 de diciembre Fainé y su patronato cerraron el museo CosmoCaixa de Alcobendas, con setenta y cinco puestos en la plantilla, entre los que se encontraban los y las subcontradas, el servicio de limpieza, la cafetería, etcétera.

Cada vez son más notables los beneficios que le reportan a la burguesía que los hijos e hijas de la clase obrera y sectores populares no tengan la posibilidad de acceder a estudios superiores ni tampoco a un mayor estudio de la cultura, puesto que esto ya no les supone suficiente beneficio.