Compartir

Éste es un libro que nace con el estigma. Su crítica radical a uno de los pilares del estado, acompañada de una contundente argumentación, conforman un producto que la cultura oficial no puede digerir y en consecuencia irá a parar al circuito del ninguneo. Es decir, que se leerá sólo en los estrechos márgenes de la disidencia y eso con suerte. Si la Pantoja saliera de autora contando sus desdichas, sucedería lo contrario, así es la cosa, qué le vamos a hacer.

“Gracias al secuestro de los órganos de poder, en Madrid se ha creado una trama de instituciones e intereses mediante la cual el complejo político-económico español gobierna el país desde la distancia y en su propio provecho”. Es lo que dice el editor en la contraportada y en esta sección, renunciado a explicarlo mejor proseguimos con la cita: “A lo largo de los siglos Madrid ha ido absorbiendo y monopolizando la política y la banca, las grandes empresas, las comunicaciones, los partidos y sindicatos, la universidad, la prensa, la investigación científica e incluso las artes, y ha creado la burocracia y las leyes que aseguran su dominio en todo el territorio, y que le permiten excomulgar a todo el que no acate su supremacía”.

Madrid aparece desnudo en esta obra, no como residencia del poder, sino como nudo gordiano del fracaso de España como nación y de su retraso respecto a Europa. “El entramado de dependencias, clientelismos e influencias que se negocian alrededor de la autoridad del Estado va tirando cada vez más fuerte de la soga que ata y ahoga a la economía española”. La izquierda cuenta con un repertorio muy limitado de herramientas de lucha. No dejemos encima que se oxiden, utilicémoslas.

Título: Madrid es una isla.

Autor: Óscar Pazos.

Sección: El declive histórico de España.